Actualizado 03/06/2007 12:44 CET

La UPV acoge una exposición de cómics españoles de los años 50 en los que se imaginaba cómo sería el nuevo milenio

VALENCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Politécnica de Valencia (UPV) exhibe hasta el 25 de julio una muestra de cómics españoles de los años 50 en el que sus autores imaginaban cómo sería la vida a partir del año 2000. Así, en viñetas de cómics como 'Red Dixon', 'Platillos Volantes', 'Átomo Kid' o 'Diego Valor' aparecen objetos impensables aún hoy día como sillones voladores o aparatos de teletransportación junto a otros, utópicos en la época pero habituales en la actualidad, como la vídeo-conferencia.

En estos cómics aparece un mundo "completamente imaginario, de sueño, que nada tenía que ver con la España de los años 40-50", la de la posguerra, "basado sobre todo en las mejoras tecnológicas", según explicó a Europa Press Televisión el técnico de Comunicación del Vicerrectorado de Cultura de la UPV, Carlos Ayats.

'Tecnología y Cómic: anticipación tecnológica en las historietas de los años 50' es una muestra comisariada por Jordi Ojeda y Francisco Solé que reúne 80 imágenes de las 500 que estos dos doctores en Ingeniería Industrial y amantes del cómic seleccionaron de entre 2.000 ejemplares que leyeron para la ocasión.

En la exposición pueden verse los cómics originales de la época, así como reproducciones en grande de viñetas representativas y fotografías de medios de locomoción de aquellos años, como el tranvía o el recordado 'Biscúter'. Pretenden mostrar cómo se veía el futuro a través del cómic hace 50 ó 60 años "a partir de algunos referentes que tenían, básicamente Flash Gordon", indicó Ayats.

Así, "vemos cosas que ellos imaginaban como utópico que ahora se han convertido en realidad" como las videoconferencias, aunque entonces conocidas con nombres como 'Espacio Visor Múltiple', 'Teleespacio' o 'Radiovisor', con otras que "no han evolucionado tanto", como sillones voladores dirigidos por la mente o naves espaciales "que no sabemos si se llegarán a ver", señaló Ayats.

En la muestra aparecen viñetas de obras como 'El mundo futuro', 'Kit-Boy', 'Vendaval', 'Kosman' o 'Hazañas de la juventud audaz', que se compraban en la época por 1.50 ó 3 pesetas, en las que pueden verse generadores de rayos magnéticos, una televisión sin mandos, aparatos particulares para vuelos espaciales o ultraparalizadores.

Es "muy curioso", según Ayats, "ver cómo veía el futuro la gente que estaba en un momento tecnológico bastante limitado". En este sentido, Ayats comentó cómo en aquella época "algo muy evolucionado es algo que tiene múltiples palancas" o que los robots "eran más malos cuanto menos se parecían a una persona".

El representante del Vicerrectorado indicó, asimismo, que el público que leía aquellos cómics tenía una "percepción distinta" del futuro y preferían imaginarlo "como una manera de huir del presente". Hoy en día, sin embargo, quien coge un cómic sobre el futuro quiere "reírse, disfrutar y desconectar de la realidad".

La UPV quiere seguir el ejemplo de estos 'visionarios' y ha convocado un certamen para que sus alumnos presenten proyectos relativos a cómo ven el mundo en el año 2050 a través del cómic y la tecnología. "Pueden hacer lo que quieran en el ámbito que quieran y premiaremos las ideas más divertidas, útiles y originales", explicó Ayats.