Actualizado 01/12/2014 17:22 CET

David Safier abandona la comedia para adentrarse en el Holocausto en '28 días'

El escritor David Safier
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El escritor alemán David Safier publicó en 2007 su primera novela, la comedia 'Maldito karma', un género en el que ha desarrollado la mayor parte de sus relatos hasta que este año, por primera vez, se ha atrevido a adentrarse en su pasado familiar para abordar uno de los pasajes del Holocausto: el levantamiento del Gueto de Varsovia.

   Bajo el título '28 días' (Seix Barral) --en alusión al tiempo en el que transcurrió la sublevación, entre el 19 de abril y el 16 de mayo de 1943-- el escritor intenta captar la "emoción" y las "experiencias" de aquel suceso, algo que a su juicio no se tiene en cuenta en la manera en la que se ha contado este momento histórico, según ha explicado este lunes durante un encuentro con los medios.

   En este sentido, ha señalado que precisamente su intención ha sido dirigirse a esas personas que no querían saber nada más del Holocausto porque "creen que ya han oído mucho" sobre este tema. Al mismo tiempo, ofrecer "una novela que te agarra y no te deja de emocionar".

   El personaje principal de esta novela es Mira, una joven de 16 años que plantea la pregunta: "¿Qué clase de persona quieres ser?". Tal y como ha indicado, durante le Holocausto vivió "lo mejor y lo peor" que puede mostrar el ser humano y hubo quien hizo "todo lo posible" por ayudar a los demás, quien "arriesgó" su vida, y quienes fueron capaces de alargar su propia vida "a costa de los otros".

   En este sentido, ha explicado que aunque "todos los judíos" fueron víctimas de los nacionalsocialistas, la gente reaccionó de manera diferente y, mientras que hubo maestros que no abandonaron a sus alumnos, ni siquiera cuando fueron trasladados a los campos de concentración, otros actuaron como policías de las SS que fueron capaces de llevar a los trenes a sus propios padres, ante la exigencia de llevar cada día a cinco nuevas personas.

BUSCAR EN SU PASADO

   La madre de Safier es alemana y vivió durante la guerra en Bremen. Su padre nació en Viena en el seno de una familia judía, estudió ingeniería en la universidad y tras ser detenido tuvo la suerte de ser liberado por un policía que "aún no llevaba la cruz gamada en el brazalete" y que permitió huir solo a unos pocos "para que no se notara".

   La experiencia de su padre ha sido decisiva en este libro, donde de hecho traslada sus "planteamientos" a través de las decisiones que toma Mira. En este volumen, el autor también profundiza con intensidad sobre un tema que despertó de manera más pronunciada su curiosidad cuando en 1993, con motivo del 30 aniversario del levantamiento, leyó un discurso en la catedral de Bremen.

   Safier ha afirmado que no forma parte de la "comunidad judía", que abandonó hace cerca de 20 años, y ha indicado que no ha crecido en "un ambiente especialmente religioso". Sin embargo, ha precisado que esto no se diferencia como si se hace con el cristiano que deja de serlo, motivo por el que les dice a sus hijos que tengan "cuidado", puesto que, según muestran las encuestas, el antisemitismo se sitúa entre 20 y el 30 por ciento.

   Aunque está convencido de que vive en un país "muchísimo mejor", siempre tiene estos porcentajes en la cabeza, puesto que cree que el ser humano es alguien que puede cometer actos violentos, y a pesar de que no se plantea esta cuestión de forma "sistemática", sino que tan solo son brotes, "hay gente que sí está dispuesta a utilizar la violencia".

   Además, recuerda que durante el nazismo muchos cristianos con algún abuelo judío fueron llevados a los campos de concentración. "Aunque uno diga que no es algo, viene alguien de fuera para asignártelo", ha dicho.