Actualizado 21/05/2007 22:32 CET

Grass denuncia el "acoso" y el "ajuste de cuentas" de Alemania tras confesar su relación con las SS en su último libro

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El Nobel de Literatura Günter Grass denunció hoy en España el "acoso" de la prensa alemana y de algunos sectores políticos y sociales tras la publicación de su autobiografía 'Pelando la Cebolla' en donde confiesa su incorporación a las Waffen SS del Tercer Reich de Hitler. "Querían un ajuste de cuentas y acallarme pero nunca imagine que mi libro iba a despertar tanto odio", reconoció el autor, quien se excusa en la "ignorancia" de la adolescencia y en la influencia de la propaganda nazi para justificar la "fascinación" que sufrió en su juventud por el nazismo.

"Nunca oculté mi relación con el nacionalsocialismo pero con esta obra llegó el momento de contarlo", explicó el autor, quien asegura que con la edad los hechos del pasado cobran más "fuerza" y "claridad" y los recuerdos se hacen más presentes que lo que ha ocurrido hace tres semanas.

Asimismo, reconoció que el proceso de memorizar los recuerdos de infancia puede ser "engañoso" porque se "embellece" o "mejora" o incluso se altera el orden de los hechos. Por ello ha centrado su último libro, que terminó de escribir, precisamente en Madrid en un estudio alquilado de la Plaza Mayor, en la reconstrucción de la memoria y en sus mecanismos de defensa.

TODA UNA VIDA

'Pelando la cebolla', publicado en España por Alfaguara, comienza los recuerdos de su niñez en Danzig, pasa por su incorporación a la Waffen SS, por su trabajo como minero sobre los escombros en la Alemania de posguerra y termina en su exilio en París, donde escribirá, una de sus obras cumbres, 'El tambor de hojalata'.

En una rueda de prensa a la que asistieron más de medio centenar de medios de comunicación, el autor alemán, quien cumplirá 80 años en octubre próximo, reveló su posición frente a la memoria histórica y al pasado y aseguró que "nada debe permanecer oculto. "Me consta que en España la Guerra Civil también está de actualidad y eso es bueno y necesario", indicó.

Recordó que sólo a partir de 1963 y después de los juicios de Núremberg se empezaron a conocer los detalles de lo sucedido durante la guerra y la invasión nazi pero lo que más le preocupa en no haberse hecho preguntas, muchas veces, cuando hubiera podido y debido hacerlas.

AGRADECER A ZAPATERO SU RETIRADA DE IRAK

Durante la rueda de prensa, Günter Grass también señaló su posición frente a la guerra de Irak, que describió como "injustificada" y "en contra del Derecho Internacional" y alabó la actitud de Zapatero y otros mandatarios por retirar las tropas de Irak: "Ustedes deberían agradecer a Zapatero el haberse traído a los soldados de Irak", indicó a los periodistas españoles.

Preguntado por si no era de esperar una actitud crítica por parte de la sociedad alemana y de algunos sectores políticos al conocer sus memorias, Grass señaló que no es su "deber devanarse los sesos pensando lo que van a decir mis enemigos". "Imagine una reacción en contra pero no tanto odio", confesó.

LA CONCIENCIA DE LA NACIÓN

En este sentido, reconoció que si antes era considerado como una "conciencia de la nación" ahora les "devolvía la pelota" y defendió su "derecho a expresarse y de ser activo políticamente". No obstante, destacó también la adhesión a su causa de muchos escritores extranjeros y de lectores jóvenes y ancianos alemanes, quienes gracias a su libro habían vuelto a hablar de la guerra. "He conseguido que se suelte la lengua en las familias", apuntó.

No obstante, advirtió que cuando se crece en el marco de una ideología fascista, uno se tiene que enfrentar después a la "nada" y "aprender las lecciones que se dan durante la democracia".

Por otra parte, criticó actitudes próximas a la "dictadura" en países como Polonia en donde se exigen confesiones de colaboración con el régimen soviético o en donde no hay una verdadera separación entre Iglesia y Estado.