9 de abril de 2020
 
Actualizado 12/11/2016 9:47:46 +00:00 CET

Foo Fighters vuelven a España: sus 10 videoclips más chiflados y gamberros

FOO FIGHTERS
FACEBOOK FOO FIGHTERS

MADRID, 12 Nov. (EDIZIONES - David Gallardo) -

Los rumores de los días previos terminaban confirmándose este pasado jueves, cuando la organización del Mad Cool Festival anunció oficialmente la presencia de Foo Fighters en su próxima edición, a celebrar del 6 al 8 de julio en La Caja Mágica de Madrid.

La del Mad Cool es la segunda fecha confirmada de la gira europea que Dave Grohl y compañía harán durante el verano de 2017, por ahora no sabemos si presentando nuevo disco o sencillamente pegándose el gustazo de volver al viejo continente después de que su anterior gira se viera abruptamente cancelada hace un año por culpa de los atentados de París.

Para celebrar esta nueva visita del grupo estadounidense, vamos a repasar algunos de los videoclips más chiflados, hilarantes, descacharrantes, divertidos, chalados, dementes, gamberros y locos de Foo Fighters. Porque la última gran banda del rock americano tiene sentido del humor a mansalva y eso siempre está pero que muy bien.

WALK

Partiendo de la base de que todos hemos visto a Michael Douglas convertirse en una perfecta máquina de fustigar en la película 'Un Día de Furia', conviene admitir que el argumento de este videoclip no es más que una versión en la que hay detalles tan geniales como esa pegatina en la parte trasera de un coche en la que puede leerse el nombre de Coldplay, ante la cara de rechazo de un Dave Grohl a punto de estallar. Y efectivamente estalla y, a partir de ahí, la furia de Douglas queda en un juego de niños... más o menos.

LEARN TO FLY

De alguna manera deudor de películas como 'Aterriza como puedas', este clip para 'Learn to Fly' relata la demencia que se desata en el interior de un avión por culpa de una tripulación cuanto menos variopinta y liderada por un Dave Grohl un tanto afeminado, por decirlo así (el líder de Foo Fighters interpreta también otros papeles variados). Unas violentas turbulencias ponen el resto para que la banda termine pilotando la aeronave.

LOW

Dave Grohl y Jack Black encerrados en una habitación de hotel como un par de paletos norteamericanos cualesquiera. Grabaciones amateur de los chiquillos bailando, tirándose sobre la cama, haciendo monerías a la cámara, bebiendo, abrazándose, peleándose, reconciliándose, comiendo gusatinos, vistiéndose como mujeres, bebiendo aún más, perdiendo los papeles, llorando, arrastrándose hasta el aseo y vomitando. Así, hasta que llega la mañana siguiente para salvarles la vida.

EVERLONG

Dave Grohl con pinta de panoli de urbanización acomodada, soñando con ser un virulento punk que salva a la chica con una mano gigante con la que abofetea a dos villanos de aspecto ridículo. Una historia ya de por sí loca, hecha realidad con estética de dibujo animado de carne y hueso por el cineasta Michel Gondry en 1997. Y la banda termina tocando, claro, hay cosas que no pueden faltar.

LONG ROAD TO RUIN

Como si de un serial televisivo se tratase, Dave Grohl sufre y llora sin parar al sentirse rechazado por su amada y solo en la vida, a pesar de los gritos de adoración de las fans. Pero la estrella tiene su corazoncito magullado y el consuelo es un objetivo imposible, por lo que opta por una solución en plan 'Thelma & Louise'.

WHITE LIMO

Un patinador, un vendedor de marihuana y tres tipejos con ganas de fiesta van dándolo todo en el interior de una limusina conducida por el siempre añorado y recordado Lemmy Kilmister de Mötorhead. El ambiente es tan frenético, despreocupado e irresponsable que el único fin posible termina produciéndose con la adrenalina por las nubes. Y la limusina también.

BIG ME

Es posible que este sea el videoclip con más cantidad de sonrisas falsas (pero falsas de verdad, irónicamente) de la historia. Cualquier adversidad podrá ser vencida si sacas a relucir tus caramelos Footos en el momento adecuado. Son las píldoras del buen rollito definitivo, que evitan trifulcas de tráfico y llevan a un joven chaval a poder tocar con su banda favorita. De las trencitas de Dave Grohl mejor no decir nada.

MONKEY WRENCH

Un tipo normal intenta entrar a su apartamento pero no puede porque dentro está tocando una banda liderada por su doble. Los vecinos acuden al rescate, pero entonces constatan que todos sus dobles están dentro encerrados y no tienen intención de dejarles pasar. Tras una lucha a muerte con testosterona derrochada, entran y se encuentran la sala vacía, por lo que optan por tocar ellos mismos. ¿Una reflexión sobre la dualidad de la vida pública y privada de las estrellas del rock?

RESOLVE

Cualquier cosa puede suceder cuando entras a un restaurante de comida asiática y el camarero lleva tu misma camiseta de Motörhead y luce tu misma perilla. Eso no es muy normal, como tampoco lo es que los comensales engullan un pulpo entero a bocados, ni que en ese contexto termine habiendo hueco para una inocente historia romántica en el interior de un acuario.

I'LL STICK AROUND

Aparentemente estamos ante el videoclip clásico de una banda tocando su canción de turno, pero la cosa se complica cuando Dave Grohl empieza a comer piezas de ajedrez y después las escupe mientras canta. ¿Y qué demonios es la pelota alienígena esa que termina estallando después de pasar todo el vídeo atemorizando a los músicos? Serie z de manual.