Publicado 02/06/2022 14:08

El sector de la música en vivo facturó 157,6 millones en 2021, un 13,7% más que en 2020 pero un 58,8% menos que en 2019

Archivo - Cartel del primer fin de semana del Primavera Sound 2022 de Barcelona
Archivo - Cartel del primer fin de semana del Primavera Sound 2022 de Barcelona - PRIMAVERA SOUND - Archivo

Un informe señala que 2022 ha arrancado con optimismo, pero con nuevas dificultades como la excesiva oferta y la inflación

   MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sector de la música en directo facturó 157,6 millones de euros en venta de entradas, una cifra similar a la de ocho años antes, lo que supone un 13,7% más que en 2020, el año de la crisis por la pandemia, cuyos meses previos al COVID-19 indicaban que podría haber sido año récord y que finalmente se cerró con solo 138,5 millones en ventas. Sin embargo, la facturación en 2021 fue un 58,8% inferior de los 382,5 millones que obtuvo el sector en 2019.

   Así lo pone de relieve el informe 'Impacto económico en la industria de la música en directo' de OBS Business School, dirigido por Albert Guivernau, profesor colaborador de la escuela, en el que se analiza el estado y la evolución de la industria de los festivales musicales en 2021 y las previsiones para el presente año.

   Según este informe, en diciembre de 2021 se batió el récord de recaudación (30 millones de euros) coincidiendo con la ampliación de aforo de los recintos y la eliminación de muchas de las restricciones sanitarias; además regresaron las grandes giras internacionales.

   Sin embargo, no todas las comunidades se están recuperando a igual velocidad, y algunas incluso disminuyeron su recaudación en 2021 con respecto al año anterior.

   Cataluña encabezó las ventas con 36,7 millones de euros, la comunidad que más aumentó entre 2020 y 2021 (+23,18%). Le siguieron Andalucía, con 26,1 millones de euros en venta de entradas, la Comunidad de Madrid con 21,8 millones y la Comunidad Valenciana con 11,9 millones. Pero hasta siete comunidades autónomas presentaron peores balances de ingresos en la música en vivo en 2021, entre ellas Andalucía y Madrid.

   El sector repuntó tímidamente en Málaga, uno de los focos culturales más pujantes de España, tras 2020, pero sigue aún muy lejos de las cifras prepandémicas. La provincia facturó en conciertos 5,2 millones de euros en 2021, un 3,1% más que en 2020, pero menos de la mitad de lo que recaudó en 2019 (11,7 millones).

   Según el informe de OBS, la relajación de las limitaciones a finales de 2021 se sintieron especialmente en los conciertos de Dani Martín, el artista que mejor funcionó en vivo con 127.766 asistentes en solo 11 conciertos, seguido por la gira de despedida de José Luis Perales (casi 112.0000 espectadores en 37 conciertos) y la de Aitana (unos 105.200 en 31 conciertos).

CÓMO SE PREVÉ 2022

   Después de dos años bajo mínimos, 2022 ha arrancado con optimismo, pero el sector debe afrontar nuevas dificultades como la excesiva oferta y competencia, lo que está provocando escasez de fechas disponibles en los espacios adecuados para celebrar festivales.

   Ante ello, los promotores siguen apostando a lo grande, buscan recintos más amplios para intentar multiplicar sus aforos e incluso crean sedes en nuevas ciudades, como el Sónar de Lisboa que ha reunido a 27.000 personas en su primera edición, o la futura sede del Primavera Sound en Madrid, destaca el informe.

   Otros obstáculos a los que se ha de enfrentar el sector este año es la subida de precios y la caída del poder adquisitivo del público por el incremento de la inflación. Aun así, los productores musicales confían en que lo peor ya pasó: "2022 es un año sin limitaciones de aforo y sin la obligación de estar sentados en los conciertos", afirman. Y destacan la fidelidad que ha demostrado el público de los principales festivales desde que estalló la pandemia en marzo de 2020, pues en algunos casos hasta el 90% de las personas que disponían de entrada la ha conservado.

   Los promotores coinciden en que este año la gente está más cautelosa y espera hasta el último momento para comprar su entrada. Desde la Asociación de Promotores Musicales (APM) advierten de un cóctel explosivo que tendrá su efecto en un futuro no muy lejano: la incertidumbre derivada del contexto geopolítico mundial y la inflación.

   Según indica el informe, en este 2022 parece que los festivales musicales volverán a celebrarse con niveles de público y cartel anteriores a la pandemia. En breve se podrá disfrutar del Primavera Sound de Barcelona (del 2 al 12 de junio) y el Sónar, en la misma ciudad del 16 al 18 de junio.