Stevie Wonder y Ariana Grande homenajean a Aretha Franklin en su funeral

Stevie Wonder y Arianna Grande rinden homenaje a Aretha Franklin
REUTERS
Actualizado 01/09/2018 14:18:21 CET

MADRID, 1 Sep. (EDIZIONES) -

Dos semanas después del fallecimiento de Aretha Franklin a causa de un cáncer de páncreas, Detroit volvió a rendir homenaje a la reina del soul en su funeral. Al encuentro acudieron distintas figuras del mundo del espectáculo entre las que destacaron Stevie Wonder y Ariana Grande, quienes llenaron de melodías el acto religioso.

Durante toda la semana, su féretro estuvo expuesto en distintos emplazamientos, con un atuendo diferente cada día. No obstante, llegó la hora de decir adiós a una de las grandes voces de la música. Y como no podía ser de otra manera, la ceremonia fue una gran celebración de la lucha por los derechos civiles y de la música.

"La razón por la que estamos hoy aquí es por amor, por el amor que sentimos por esta mujer", expresó Wonder después de un soberbio solo de armónica. A continuación se puso a los mandos del órgano para hacer lo que mejor sabe: dar un espectáculo que muchos recordarán para siempre, incluida la reina del soul allá donde esté.

"Lo que debe suceder hoy, no solo en esta nación, sino en todo el mundo, es que tenemos que volver a amar... porque las vidas afroamericanas sí importan. Porque todas las vidas importan. Eso es lo que predicó Aretha a lo largo de su vida", subrayó el músico entre las versiones de The Lord's Prayer y As.

Por su parte, Grande subió al escenario para cantar, acompañada de un coro góspel, Natural Woman, una de las canciones más famosas y emotivas de Aretha. Ya a principios de agosto hizo lo mismo en el programa televisivo The Tonight Show, conducido por Jimmy Fallon, junto a The Roots. "Fue un honor haberla conocido", apuntilló la vocalista.

UNA LUCHADORA POR LOS DERECHOS HUMANOS

Si por algo se caracterizo Aretha fue, a parte de por sus grandes dotes para la música, por su férrea defensa de los derechos humanos. El encargado de recordar los bondadosos actos fue el reverendo Al Sharpton, quien criticó duramente a Donald Trump, presidente de Estados Unidos, por haber dicho en una ocasión que la cantante trabajó para él. "Aretha nunca recibió órdenes de nadie más que de Dios", espetó.