Actualizado 27/11/2008 19:00 CET

Juan Marsé gana el Premio Cervantes 2008

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Juan Marsé, galardonado hoy con el Premio Cervantes 2008, nació en Barcelona un 8 de enero de 1933, como Juan Faneca Roca, pero al quedar huérfano de madre en el mismo parto fue adoptado por el matrimonio Marsé. Sus primeros años transcurren entre Barcelona y dos pueblos de la provincia de Tarragona donde vivían sus abuelos, Sant Jaume dels Domenys y Arboç del Penedés, como detalla en su página web oficial. Él mismo se ha definido en alguna ocasión como un escritor autodidacta, "un novelista catalán que escribe en castellano".

De niño fue un mal estudiante y pasaba el tiempo entre su escuela, el Colegio del Divino Maestro, y como cualquier otro niño, jugando en la calle y descubriendo los escenarios que más tarde conformarían su particular universo literario. A los 13 años consiguió su primer empleo: aprendiz de joyero.

Ya en los años 50 gracias a una amiga, Paulina Crusat, publicó sus primeros relatos en la revista 'Ínsula', dirigida por José Luis Cano. Mientras trabaja en el taller de joyería por las tardes se saca un dinero extra en la revista de cine 'Arcinema', gracias a la que descubre la vida bohemia. A instancias también de Crusat, manda un cuento al Premio Sésamo y lo gana.

PRIMERA NOVELA

Durante el servicio militar en Ceuta, a los 22 años, comenzó a planear su primera novela, 'Encerrados con un solo juguete'. La terminó en 1958, y la presentó al Premio Biblioteca Breve de Seix Barral, quedando finalista.

En los 60 y siguiendo el consejos de Jaime Gil de Biedma y Carlos Barral se fue a París, allí ejerció de 'garçon de laboratoire' en el Departamento de Bioquímica Celular del Institut Pasteur, tradujo guiones de películas franco-españolas y dio clases de español a Teresa, la hija del pianista Robert Casadesús, que prestaría su nombre a la más célebre de sus novelas.

En 1962 regresa de París y publica su segunda novela, 'Esta cara de la luna', hoy repudiada por su autor y descolgada del catálogo de sus obras completas y comienza su relación con el PCE.

Luego regresó a Barcelona y publicó 'Últimas tardes con Teresa', Premio Biblioteca Breve en 1965. Instalado en su vocación de novelista, abandonó el taller y la redacción de 'Arcinema' y se casó con Joaquina Hoyas. En estos años se gana la vida escribiendo publicidad, solapas para algunos libros de Editorial Planeta y diálogos cinematográficos junto a su gran amigo Juan García Hortelano. En 1970 es redactor jefe de la revista 'Bocaccio'.

'SI TE DICEN QUE CAÍ'

En los 70 publica sin excesivo éxito 'La oscura historia de la prima Montse', novela que descubriría las claves del universo literario que ha seguido cultivando hasta la fecha, y comienza una novela en la que se propone rescatar su infancia. 'Si te dicen que caí' se convertirá en su otra gran obra de madurez. Censurada en España, Marsé se ve obligado a publicarla en México, donde recibirá el Premio Internacional de Novela.

En 1974, comienza a publicar en la recién estrenada revista 'Por favor' una columna de retratos literarios de personajes de actualidad: actrices, políticos, damas y damiselas de sociedad que tendrán un gran éxito.

A finales de los 70 realiza algunos trabajos para el cine -frecuentemente con Jaime Camino-, que el escritor define como "rigurosamente alimenticios y sin el menor interés artístico".

PREMIO PLANETA

En 1978, con 'La muchacha de las bragas de oro' gana el Premio Planeta y con él varios miles de lectores. Luego continúa alimentando su sugerente visión de la Barcelona de la posguerra con 'Un día volveré' (1982) y 'Ronda del Guinardó' (1984).

Ese mismo año sufre un infarto que hace necesaria una complicada intervención quirúrgica. Sin embargo, a los dos años volverá a publicar, esta vez una colección de relatos bajo el título de 'Teniente Bravo' (1986).

La década de los 90 supuso la consagración definitiva del escritor barcelonés con la recepción de numerosos galardones literarios. En 1990 fue destacado con el premio Ateneo de Sevilla por 'El amante bilingüe'. En 1994 'El embrujo de Shanghai' le valió el prestigioso Premio de la Crítica y el Aristeión, galardón que concede la Unión Europea a los dos mejores libros de creación y traducción de entre todos los publicados en sus países miembros y lenguas respectivas.

En 1997, es galardonado con el premio Juan Rulfo de Literatura Latinoamericana y del Caribe, el más prestigioso de Latinoamérica, dotado con 15 millones de pesetas.

PREMIO NACIONAL DE NARRATIVA

Tras siete años de silencio, Marsé publicó 'Rabos de lagartija', novela que la crítica saludó de manera entusiasta como un regreso al mundo narrativo de la Barcelona urbana y otras obsesiones del autor. Por esta novela recibió el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Narrativa.

En 2002, Espasa publicó 'Cuentos Completos' con todos los relatos escritos por Marsé desde 1957, y que fueron apareciendo en las páginas de distintas publicaciones como 'Destino', 'El Urogallo', 'Rumbos' o 'La Vanguardia'.

Además, Seix Barral rescató 'La gran desilusión', un "libro personal", escrito originalmente en los setenta, que recorre las décadas de los treinta y cuarenta a través de "una especie de miscelánea de imágenes y recuerdos que remitían tanto a noticias y fechas históricas como a vivencias, modas y costumbres vinculadas al acontecer cotidiano, a la memoria popular de una época".