Baloncesto.- Pedro Martínez llega al Cajasol para hacer frente al "reto más complicado e ilusionante" de su carrera

Actualizado 24/11/2008 20:26:51 CET

SEVILLA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Pedro Martínez fue presentado hoy como nuevo entrenador del Cajasol, al que llega consciente de encarar el "reto más complicado e ilusionante" de su carrera, ya que el conjunto sevillano es actualmente colista de la Liga ACB, con un sólo triunfo en su haber, coyuntura de la que el preparador está seguro de que se conseguirá "salir".

Martínez, barcelonés y que en junio cumplirá 48 años, ha firmado hasta final de la presente temporada y tiene una dilatada trayectoria en los banquillos del baloncesto español, desde que debutara el 10 de marzo de 1990 con el entonces denominado RAM Joventut.

El catalán, que llega al Cajasol para suplir a Manel Comas, cesado la semana pasada y hacia quien tuvo palabras afectuosas, dirigió el año anterior al Akasvayu Girona, con el que, pese a los problemas económicos que obligaron a los gerundenses a renunciar a su plaza ACB, clasificó al equipo para el 'play off' y lo llevó al subcampeonato de la Copa ULEB.

Así las cosas, Martínez sabe que tiene ante sí una dura tarea, aunque se toma su nueva misión con mucho ánimo. "No llego con una receta mágica. Hay mucho trabajo por delante y tenemos que intentar aportar todos. Tengo que hablar aún con los jugadores, ver cómo se siente y conocer su opinión", precisó.

Igualmente, el nuevo preparador cajista advirtió de que la mejora en el juego y resultados no será una cuestión que surja de un día para otro. Por eso, toma como referencia lo demostrado en la cancha madridista, donde el Cajasol logró la ya mencionada única victoria que luce actualmente en su marcador.

"No se trata de hacer cambios revolucionarios, ya que ahora mismo la prioridad es mejorar el nivel competitivo del equipo en el corto plazo. Me gustaría que se repitieran partidos como el jugador ante el Real Madrid. Debemos intentar que ese juego y esa actitud aparezcan con la mayor regularidad posible", espetó.

Sin embargo, el entrenador asume, asimismo, que hay que analizar el motivo que ha llevado a los hispalenses a la actual crisis en que se encuentran sumidos. "Lógicamente hay que hacer un análisis de todo y ver qué podemos hacer para mejorar. De momento, no se ha decidido ningún cambio de jugadores y no hay predisposición a ello en un plazo corto. No creo que sea un problema de uno o dos jugadores", recalcó.

De la misma manera, lamentó la lesión de Iñaki de Miguel, que se fracturó un dedo en el partido de la pasada jornada contra el Pamesa. "Acabo de llegar y aún no he podido hablar con el médico. Desde luego es una mala noticia, porque estaba jugando bien y además cubre el cupo nacional", precisó.

CAMBIAR LA DINÁMICA.

En resumen, el nuevo inquilino del banquillo sevillano confía en que, poco a poco, se vaya entrando en una época marcada por los resultados positivos. "Hay que ver si somos capaces de cambiar la dinámica. Todas las personas del club con las que he hablado me han transmitido que el grupo está implicado, unido, que trabaja bien y, sobre todo, que no hay pasotismo ni mala fe. En eso nos debemos apoyar tratando de traducir las virtudes en resultados", manifestó.

Eso sí, el técnico barcelonés reconoce la dificultad del calendario que tiene por delante el Cajasol, aunque cree que hay que ser optimistas al respecto, empezando por el debut del próximo miércoles en la 'Eurochallenge', ante el Energa Czarni polaco.

"Los calendarios los hacen fáciles o difíciles los mismos equipos. Jugamos ahora contra el tercero, el cuarto y el quinto de la ACB, pero no hay que renunciar a nada, tener buena mentalidad y optimismo. La 'Eurochallenge' no creo que sea un problema, sino una oportunidad de competir, de ganar", sentenció.

Por último Martínez, cuestionado sobre el modelo de juego que pretende implantar, fue muy claro. "El juego se genera a partir de los jugadores, no de los entrenadores. El año pasado tenía a Marc Gasol y este año tengo otros jugadores con características buenas y en ello tengo que apoyarme. Mi filosofía es la de mirar para atrás lo menos posible; no quejarse mucho y hacer cosas para solucionar los problemas, poquito a poco. Necesitamos trabajo, paciencia, fe e ilusión, porque esto es trabajo de todos", concluyó.