Actualizado 04/08/2015 13:35

El Atlético y su posible cambio de estilo

Diego Pablo Simeone
Foto: ÁNGEL GUTIÉRREZ

MADRID, 4 DE AGOSTO (EDIZIONES)

   Una vez más, el equipo de las orillas del Manzanares ha tenido que rehacerse. Ha tenido muchas salidas este año, como en cursos anteriores. Así que ha tenido que reconstruirse una vez más. Y eso, a pesar de los problemas económicos que aún sigue arrastrando de épocas anteriores. Aunque cada vez menos, eso sí, gracias a los ajustes y al buen hacer administrativo de la nueva era rojiblanca. Cada temporada demuestra que es capaz de hacer las cosas bien. Lo ha conseguido, entre otras cosas, vendiendo, bien vendidos, a sus estrellas. El ejemplo de esta temporada es Arda Turan. Posiblemente, uno de los jugadores de la plantilla que más calidad atesora en sus botas. Con este tipo de ventas, el club puede comprar a buen precio y también dedicar dinero a arreglar su economía. Su filosofía es fichar bueno, bonito y barato.

   Lo cierto es que los fichajes de los últimos tiempos del club rojiblanco son jugadores de calidad, que quieren y miman el balón antes que maltratarlo y pegar patadas. La plantilla cada vez cuenta más con este perfil de jugador, diferente al que hemos visto en los últimos tiempos, de fuerza y trabajo. Un cambio importante en una plantilla, desde luego. ¿Podemos pensar que el Cholo Simeone está pensando en cambiar el estilo de juego del Atlético? Sí, podemos pensarlo. Es posible que el técnico argentino se haya dado cuenta de que puede exigir a su plantilla mucho esfuerzo físico para tener buenos resultados sólo por un tiempo determinado, ya que si lo mantiene en el tiempo, acaba por desfondar a sus jugadores. Y jugadores desfondados no ganan títulos. Y el Atleti quiere volver a ser un grande. Y para eso hay que ganar títulos. Siempre.

   Ya se ha visto el curso anterior que el esfuerzo físico no se puede mantener mucho a lo largo del tiempo. El rendimiento del equipo esta temporada pasada ha bajado considerablemente respecto de la de del año anterior. Así que hay que buscar un equilibrio entre fuerza y talento. Y para eso, Simeone parece haber decidido fichar calidad. La reincorporación de la joven promesa Óliver Torres, el fichaje de Yannick Carrasco, Correa, Vietto y demás, confirman esta teoría. Son jugadores que quieren el balón, que saben moverlo, que saben cómo mimarlo y cuidarlo. Más talento y menos fuerza.

   No se trata de olvidarse de lo demás, por supuesto. Ya se ocupará el Cholo de que no olviden que hay que trabajar en defensa, de que hay que ser solidario con el compañero y de que hay que hacer esfuerzos por el equipo. Porque eso es innegociable para él. Pero conjugar ambas cosas es posible. Implementar esa fórmula es la idea que tiene el argentino en la cabeza. Hacer un juego más elaborado, más del gusto del aficionado, más bonito. Hacer un fútbol bueno, bonito y que enamore al espectador. Pero para seguir arriba, ganando partidos y ganando títulos. Una nueva propuesta para enamorar al Calderón, que ya hacía tiempo que no veían un juego como el que ahora puede plantear su Atleti.