Fútbol.- El alcalde de Tarragona se siente "utilizado como excusa" por Andreu y niega interés en controlar el Nàstic

Actualizado 17/01/2007 20:19:13 CET

TARRAGONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal, manifestó hoy estar "inmensamente dolido" por que Josep María Andreu, hasta ayer presidente de la SAD Gimnàstic de Tarragona, lo ha "utilizado de manera innecesaria como excusa", dijo, para presentar su dimisión como presidente del consejo de administración del club tarraconense.

Nadal, además, negó tener interés en controlar la gestión del Nàstic, cuyo máximo accionista es el Ayuntamiento de Tarragona y en el que ahora asume la presidencia Raúl Font, concejal de Deportes del consistorio, de manera provisional hasta la celebración de elecciones el próximo mes de mayo, cuando se convocará una junta de accionistas.

Durante una comparecencia ante la prensa, el alcalde ofreció su réplica a Andreu, quien ha justificado su dimisión por las críticas vertidas por Nadal, y reconoció que se equivocó al calificar de "fracaso" el posible descenso del equipo, actual colista de Primera División, a Segunda A, pero negó que buscara la marcha de Andreu.

Con sus declaraciones, explicó, "no quería cambiar el presidente, pero sí la dinámica" del club y sólo puso "negro sobre blanco" acerca de la situación "complicada" que vive en el Consejo de Administración y que evidencia, según él, el hecho que Raúl Font tenga que asumir la presidencia de la SAD Gimnàstic de Tarragona

"No me gusta que Font haya tenido que asumir la presidencia de un Consejo de Administración que no ha encontrado sustituto de Andreu", afirmó Nadal, quien añadió que "una vez más el Ayuntamiento ha tenido que asumir la responsabilidad en el Nàstic" y que es "innecesario" que Font sea considerado su hombre para manejar el club.

En este sentido, señaló que "no hay ningún interés detrás y si alguien lo ve, está equivocado". Por ello, aseguró que la función de Font en la presidencia será de gestión y con la "única finalidad" de convocar elecciones. "Hacen falta elecciones y un nuevo presidente", dijo, para luego referirse a la posible reelección de Andreu.

"Si Andreu quiere volver a presentarse no tengo ningún problema porque yo no soy excluyente", aseguró, refiriéndose a las palabras de Josep María Andreu en que ya ha avanzado que mientras Nadal continúe siendo el alcalde de Tarragona, él "no podía ni quería" continuar siendo presidente por una cuestión de honestidad y de principios.

Asimismo, rechazó las acusaciones de intromisión en el club hechas por Andreu y definió la relación con él de "cordial" hasta ahora. Por ello, aseguró estar "muy dolido" y que "no esperaba" sus críticas porque durante la "crisis" del pasado mes de noviembre, cuando Andreupretendía abandonar el cargo, "yo le dije a Andreu que se quedara".

REUNIÓN CON POSIBLES CANDIDATOS

Según Nadal, "no merecía la pena ponerme como excusa, ni yo ni el Ayuntamiento merecemos este golpe". Además, señaló sobre su relacióncon el ex presidente José Luís García, máximo accionista a título individual del club, que fue éste quien le propuso a Andreu como presidente y advirtió que "nadie me alíe ni me enfrente con él".

El alcalde de Tarragona, por otra parte, aprovechó la jornada para reunirse con los dos consejeros que podrían aspirar a la presidencia en la junta de accionista prevista para mayo, Jordi Virgili y José Luís Vilar, que ya se postularon como candidatos en noviembre, aunque la falta de consenso provocó la continuidad de Andreu.

En la reunión, les pidió "unidad, responsabilidad, coherencia, trabajo y que no se desilusione la afición". Asimismo, les invitó "a dejar de lado" sus ambiciones de dirigir el club hasta las elecciones y que hagan "el máximo esfuerzo" por salvarlo. Finalmente, Nadal se refirió al futuro del equipo, actual colista de Primera División.

"Con o sin Andreu, y con y sin Nadal, el Nástic es futuro y hace falta preparar la próxima temporada en Primera o en Segunda". En este sentido, afirmó "no quiero que pase lo que ha ocurrido con otros clubes que de Primera se descendió al infierno". Con todo, dijo "confiar" en mantener la categoría esta temporada.

De todas maneras, también avanzó que si finalmente el equipo tarraconense desciende a Segunda A, el futuro presidente deberá "imponerse la obligación" de volver a Primera División. Nadal tambiénaseguró ante la prensa que su compromiso con el Nàstic se mantendrá y se refirió a la aportación del Ayuntamiento en la economía del club.

Así, explicó que en 1989 el Ayuntamiento aportaba a un Nástic "con el patrimonio embargado" cerca de 400.000 pesetas de subvención mientras que ahora la cifra asciende a tres millones de euros. En todo caso, dijo que no quiere "medallas" porque "la gloria es de los deportistas" y elogió la afición "de Primera" que tiene el equipo.