Actualizado 10/06/2007 01:48 CET

Fútbol/Primera.- El Sevilla deja escapar el liderato con un empate (0-0) en Mallorca

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un Sevilla mermado por las bajas de Kanouté y Kerzakhov no fue capaz de llevarse los tres puntos del Ono Estadi frente al Mallorca (0-0) que le hubiera igualado a puntos con el Real Madrid y Barcelona, ya que ambos empataron (2-2) sus encuentros y le hubieran situado al frente de la clasificación.

El equipo hispalense, que jugó con diez hombres desde el minuto 62 por la expulsión de Dragutinovic, dispuso de varias ocasiones en un encuentro que estuvo muy igualado. A pesar de no haberse llevado los tres puntos de Mallorca, el Sevilla todavía podría proclamarse campeón de Liga si ganase la próxima jornada, el Madrid pierde o empata y el Barcelona empata o pierde.

Por parte del Zaragoza, su empate frente al Real Madrid en La Romareda no le garantiza jugar en Europa el año que viene ya que ocupa la quinta plaza de la clasificación, empatado a 59 puntos con el Villarreal y seguido de cerca por el Atlético de Madrid, con 57 puntos.

Un Atlético de Madrid que se podría haber metido en puestos europeos esta jornada si no hubiera sido por su derrota en el Vicente Calderón por 2-3 frente a un Celta de Vigo que todavía sueña con la salvación.

En la zona baja, todavía están por decidir dos plazas de descenso a la Liga BBVA. El Celta de Vigo, que ocupa por el momento la decimoctava plaza con 36 puntos, se encuentra a un punto de Athletic Club y el Real Betis.

Los bilbaínos perdieron en El Madrigal 3-1 frente al Villarreal y el Betis cayó en su estadio ante Osasuna por un contundente 0-5 que caldeó los ánimos del beticismo.

Por otra parte, la Real Sociedad prácticamente se despidió de la Primera División al fallar el penalti que hubiera roto el empate a cero en Anoeta frente al Racing de Santander. Aunque el descenso aún no es matemático, el equipo donostiarra, decimonoveno, necesitaría ganar y esperar que Celta de Vigo, Athletic y Betis pinchasen en sus respectivos compromisos.

Finalmente, el Valencia, que no se jugaba más que la honra en el derbi de la ciudad del Turia, sufrió una dolorosa derrota ante el Levante por 4-2.