Actualizado 08/02/2007 01:01 CET

Iniesta materializó la superioridad española contra Inglaterra

MANCHESTER (INGLATERRA), 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un disparo del azulgrana Iniesta y una buena dinámica de juego permitieron a España romper sus habituales grilletes en partidos de enjundia y doblegar a Inglaterra (0-1) en un escenario mítico como el estadio de Old Trafford y convertir el triunfo en el mejor acicate posible para el trascendental duelo ante Dinamarca del próximo 24 de marzo.

La selección, que conquistó las islas 26 años años después, desde aquel lejano 1981 en Londres, logró rehabilitar la debilitada imagen ofrecida en el inicio de la fase de clasificación con sus tropiezos en Belfast y Estocolmo, y amasar fuerzas para superar a los daneses y allanar el tortuoso camino hacia la próxima Eurocopa.

El equipo nacional cuajó un partido notable, imponiendo su fútbol de toque y asociación al mayor vigor de los ingleses. La medular que en la segunda parte formaron Xavi, Iniesta o Cesc empequeñeció a los ingleses, muy inferiores cuando el esférico rodó por el suelo. De hecho, los 'pross' nunca se encontraron cómodos sobre el césped de Old Trafford, a excepción de en su enérgico arranque.

La superioridad española se materializó en el minuto 62 cuando Iniesta recogió un rechace de Rio Ferdinand y enganchó un disparo espectacular que se alojó en la escuadra de la meta inglesa. El de Fuentealbilla, inabordable con el balón en los pies, demostró su capacidad para definir e inaugurar su casillero goleador tras nueve partidos internacionales.

El gol fortaleció las aspiraciones del equipo nacional, que replegó bien sus velas para lanzar peligrosos contragolpes y en alguno pudo haber cobrado una mayor renta, pero el marcador y sobre todo el juego era suficiente premio para desperezar la creencia en la selección, aunque ya ganó a Argentina en otro amistoso de entidad y luego cayó frente a la modesta Rumanía (0-1).

De inicio, Villa y Morientes formaron el dúo de ataque, y el asturiano fue lo mejor del equipo nacional en este primer acto. Su movilidad y visión de juego permitió a Angulo ceder un balón de oro a Morientes, pero el de Sonseca erró con la portería de frente en la mejor ocasión del equipo de Luis Aragonés.

Al seleccionador le salió bien la apuesta de Puyol en el eje de la zaga. El central azulgrana, aunque no podrá jugar frente a Dinamarca, sí resolvió la papeleta ante el gigantón Crouch. España no pasó apuros en defensa y aunque tampoco ofreció excesivos argumentos ofensivos sí dio la sensación de que el partido se movía en una dinámica favorecedora.

PRUEBAS CON ANGEL Y JAVI NAVARRO

Así lo confirmó en el segundo acto, en el que dio un curso de toque y movimiento que desorientó a los ingleses, que no contaron con las mejores versiones de figuras como Gerrard o Lampard, Aragonés ensayó con Angel en el lateral y Javi Navarro junto a Pablo en la defensa.

Además hizo debutar al deportivista Arizmendi, alternativa a los Torres, Villa y Morientes, pero lo mejor fue de Iniesta, autor del gol y representante de esa camada de jóvenes futbolistas con carácter que deben guiar el futuro a largo plazo de la selección e incluso a corto en el partido ante Dinamarca.