Actualizado 04/04/2007 01:31 CET

El Liverpool alecciona al PSV y sentencia su pase a semifinales

EINDHOVEN (HOLANDA), 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Liverpool de Rafael Benítez venció al PSV Eindhoven por 0-3 en un recital de los ingleses, que supieron imponer su fútbol directo y juego por las bandas, y que significó virtualmente su pase a las semifinales de la Liga de Campeones ya que los holandeses deberán vencer por más de tres goles de diferencia en Anfield si quieren pasar de ronda.

El conjunto inglés, muy ordenado tácticamente desde el principio hasta el final, contó con un centro del campo de sobresaliente. Tanto Steve Gerrard como el español Xabi Alonso se hicieron dueños del balón y dirigieron, con mucha tranquilidad y cabeza, a todo el equipo. Así y de un balón abierto al extremo derecho, nació el primer gol del partido, que hizo respirar a Benítez, algo alocado en los momentos iniciales.

El remate impecable de cabeza de Gerrard dejó entrever las carencias del PSV a la hora de defender y puso de manifiesto que el fútbol de hoy en día todavía permite jugar con los laterales y las subidas por banda. Finnan sacó un centro muy templado que supuso el primero de la noche gracias al remate del capitán (0-1, min.26).

Los pupilos de Ronald Koeman, que ya eliminaron al Liverpool la pasada temporada cuando entrenaba al Benfica portugués, se han mostrado muy sólidos como locales en la máxima competición europea, pero hoy no fueron ese equipo excelso de otras ocasiones. El Liverpool consiguió así lograr la victoria tras 15 partidos de los holandeses sin perder en los últimos 17 disputados en 'Champions'.

El PSV quiso sacar algo más de provecho en los momentos de relajación inglesa, pero fue incapaz ante su inoperancia ofensiva. Un par de disparos de Farfán fueron todo su bagaje en la primera mitad. El delantero del equipo tulipán quiso maquillar la actuación de su equipo, que se vio abocado al desastre tras el descanso.

RIISE Y CROUCH DIERON LA PUNTILLA

Riise, el jugador noruego del Liverpool, aprovechó un regalo de Simons para subir el 0-2 al marcador (min.48). Un tremendo disparo del lateral dejó helado al conjunto holandés, que quiso despertar tras el segundo, pero que no pudo al verse muy mermado por sus lesiones.

Los de Eindhoven llegaron golpeados al choque ya que no pudieron disponer del defensa brasileño Alex, del delantero de Costa de Marfil Arouna Kone ni con el joven Ibrahim Afellay. Así, cuando todo pareció llegar al final sin ver modificación alguna en el guión, Peter Crouch subió el tercero de la noche de un certero cabezazo (min.62).

El gigantón delantero del Liverpool sólo tuvo que girar un poco el cuello para enganchar otro centro de Finnan y sellar el encuentro y el pase a las semifinales de la Liga de Campeones. De aquí al final todo fue más de lo mismo. Dominio de los de Anfield y apatía holandesa, que comenzó el choque inmerso en sus dudas y acabó por confirmarlas.

Así, los de Benítez se enfrentarán a los de Koeman la próxima semana con los deberes hechos y pensando ya en quién será su próximo rival en esta competición. Su contrincante saldrá del duelo Chelsea-Valencia, que se empieza a dirimir a partir de este miércoles. La emoción está servida. Por un lado, Mourinho y los suyos, y por el otro, su ex equipo y con el que dio el salto al Liverpool.