Actualizado 09/03/2009 13:45 CET

El Real Madrid busca la remontada en Anfield para no volver a quedarse en octavos

EP

MADRID/LIVERPOOL (INGLATERRA), 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid afronta mañana su primera gran final de la temporada, lejos de casa, y obligado a derrotar a un Liverpool que se aferra a su victoria conseguida hace dos semanas en el Santiago Bernabéu (0-1) para lograr su clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones.

La derrota en el partido de ida, que le llegó en su mejor momento del año al Real Madrid, hizo mucho daño, sobre todo porque los blancos afrontaban el encuentro convencidos de encarrilar la eliminatoria y acabaron sucumbiendo con un gol de Yossi Benayoun en el minuto 82 tras una jugada a balón parado.

Sin embargo, desde horas después del partido, los blancos se conjuraron para darle la vuelta al resultado, crecidos, además, por haber recortado puntos al FC Barcelona, y confiados en seguir pugnando por los dos títulos después de diez victorias ligueras seguidas.

Pero este fin de semana no ha sido igual de propicio para los madridistas, que no pudieron pasar del empate en el derbi y que vieron como la distancia con los azulgrana aumentaba de nuevo, además de que no dejaron tan buenas sensaciones como habían demostrado en su mejoría de semanas precedentes.

Además, el Liverpool, que no tenía que disputar la 'FA Cup' este fin de semana, ha tenido casi una semana sólo para preparar el choque, y, aunque ambos entrenadores consideran que este factor no será decisivo, sí es cierto que la exigencia de los madridistas en los últimos días con un derbi de por medio ha sido mayor.

Con estos últimos antecedentes, el pronóstico del duelo de mañana es incierto, ya que si el de la ida parecía claro a favor de los madridistas, que jugaban de locales y llegaban en racha ascendente y se saldó con triunfo visitante, para mañana el gran favorito es el Liverpool, sobre todo por el gol de renta.

Ese tanto, les permite, de primeras, especular con el resultado, ya que el 0-0 hubiera abierto mucho más el encuentro, pero lo cierto es que antes de empezar el partido el clasificado es el equipo 'red', mientras que al Real Madrid sólo le sirve el triunfo.

Para un estratega como Rafa Benítez el resultado es el ideal, aunque asegura que saldrán a ganar, además de contar con el apoyo del público de Anfield que, aunque esta campaña en la 'Premier League' no ha sido decisivo, sí lo ha estado siendo en Europa.

Con el técnico madrileño, el Liverpool ha jugado dos finales, una de ellas con victoria épica en los penaltis en 2005, y otra con derrota y revancha para el AC Milan en 2007. Además, alcanzó las semifinales del pasado año, por lo que desde su llegada a Anfield sólo en 2006, con el Benfica como verdugo en octavos, no ha llegado como mínimo a la penúltima ronda.

Mientras, el Real Madrid atraviesa un bache casi insólito, ya que, de perder, se quedaría fuera de los cuartos de final por quinta temporada consecutiva, tras haber sido apeado por Juventus, Arsenal, Bayern Munich y AS Roma en esta primera eliminatoria desde 2005.

GERRARD Y TORRES, EN PLENA FORMA

En el plano deportivo, Rafa Benítez no tendrá a su disposición al sancionado Albert Riera, y cuenta con algunos jugadores que arrastran molestias físicas, aunque la mejor noticia es la mejoría en la recuperación de Steven Gerrard, que no pudo ser titular en el Bernabéu, y Fernando Torres, que se lesionó en ese partido de ida.

Su presencia será una de las claves del partido, ya que el capitán es el verdadero amo y alma del grupo, mientras que el madrileño su gran arma en ataque, pese a que el Real Madrid sea uno de los equipos que más se le resiste en su carrera deportiva y al que sólo ha podido hacer un gol en competición oficial, en la temporada previa a su marcha a Liverpool.

Además, los 'reds' cuentan también con una gran pareja en el centro del campo, el dúo Xabi Alonso-Mascherano, que en la ida ganó la partida al dúo de medioscentros madridista Lassana Diarra-Gago. No menos importante es la presencia de Pepe Reina bajo palos, que salió ileso del Bernabéu y espera conseguir mañana lo mismo, bien cubierto por Carragher y Skrtel y a la espera de la recuperación de Álvaro Arbeloa para el lateral.

En el Real Madrid, Juande Ramos, que no podrá contar con Huntelaar, descartado para la Liga de Campeones, deberá decidir qué futbolistas se quedan fuera de los once elegidos, ya que Pepe y Sneijder vuelven a estar a sus disposición tras cumplir partido de sanción en el derbi.

El portugués formará en la defensa de gala con Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro y Heinze, pero el técnico de Pedro Muñoz deberá dejar a un par de jugadores en el banquillo, ya que hasta al menos ocho jugadores se deben repartir las otras plazas.

Sneijder, que, además de volver de la sanción no atraviesa su mejor momento, sería uno de los 'sacrificados', mientras que si Juande Ramos repite el equipo de la ida sería Guti el otro que se quede fuera con opciones de salir como revulsivo con el paso de los minutos, a la espera de la última sesión de hoy.