7 de junio de 2020
 
Actualizado 22/05/2020 14:28:11 +00:00 CET

La 'Paratriarmada' se prepara con optimismo para brillar en Tokyo 2020

Jairo Ruiz con su medalla de bronce paralímpica de Rio 2016
Jairo Ruiz con su medalla de bronce paralímpica de Rio 2016 - MIKAEL HELSING - Archivo

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El paratriatlón español aspira a brillar el año que viene en los Juegos Paralímpicos de Tokio y se prepara para cosechar el mayor número de éxitos, una vez que aumentará tanto su número de deportistas presentes en la capital japonesa respecto a 2016 como las opciones de medalla.

La Federación Española de Triatlón (FETRI) reunió este viernes en una videoconferencia a Jairo Ruiz, Susana Rodríguez, Héctor Catalá, Eva Moral, Alejandro Sánchez, Rakel Mateo y José Luis García, los siete paratriatletas que mejor están situados para competir en el verano de 2021 en la capital japonesa.

De todos ellos, sólo Ruiz, Rodríguez y Mateos estuvieron hace cuatro años en Río de Janeiro, donde el primero logró el bronce en PT4 en lo que era el estreno de este deporte en unos Juegos. "Fue una experiencia inolvidable e hizo que ahora esté con más seguridad y confianza. Veremos donde nos pone la carrera, pero el objetivo es seguir subiendo a podio", señaló el almeriense.

El andaluz, tercero en el ranking paralímpico de la clase PTS5, reconoció que retrasar los Juegos era "lo más lógico" y que tampoco le veía "mucho sentido" que se hubieran celebrado sin público porque "se desvirtuaría". Ahora, sigue habiendo dudas sobre si se podrán llevar a cabo ya que dependen de la evolución de la pandemia del coronavirus, pero eso no le genera a Ruiz ni "incertidumbre ni falta de motivación".

"Confío en que se celebren en condiciones de seguridad. Aún quedan meses y se está avanzando muchísimo. Nosotros nos tenemos que preparar para estar en las mejores condiciones posibles", aseveró el español, al que le gusta "la presión". "Si no la siento es donde peor rendimiento tengo. Estoy deseando competir y dar todo el potencial que tengo", advirtió.

Susana Rodríguez fue quinta en la categoría para discapacitados visuales hace cuatro años, pero entonces no tuvo "deportivamente" su día. Sin embargo, aquello le cambió "un poco vitalmente" y ahora es una de las grandes favoritas para los Juegos tras proclamarse campeona de Europa y del mundo.

En estos cuatro años ha trabajado para estar a su mejor nivel en Tokio y ha tenido "una mejora bastante grande en bici y en carrera", aunque le queda "insistir un poco en la natación". La viguesa estaba "enfocada" para los Juegos, pero llegó la pandemia que lo cambió todo, incluso su vida diaria ya que echó una mano en su hospital para combatir el coronavirus ya que está en su último año de residencia de Medicina Física y Rehabilitación.

"Desde que empezó esto reorganicé mis prioridades y pare de pensar en ritmos, kilómetros y objetivos. He tratado de ver la parte positiva, que es que ahora tengo tiempo para corregir cosas", apuntó la gallega, que advirtió, ante la falta de competiciones, de la necesidad de "ponerse un poco objetivos en el día a día".

La tercera componente con experiencia en Juegos es Rakel Mateo, a la que la experiencia de Río de Janeiro le llegó "muy pronto" ya que hizo su primer triatlón en 2013. "La carrera no salió como me hubiese gustado, pero creía que tenía capacidad de mejorar y he estado luchando por hacer las cosas para avanzar", comentó la vasca, séptima en el ranking de la clase PTS2 para discapacitadas físicas y diploma en 2016.

Para ella, lo mejor que le ha pasado con este parón ha sido que le da "más tiempo" para entrenar ya que "no estaba al cien por cien", mientras que "lo peor" está siendo el hecho de que su madre esté peleando contra la enfermedad. "Sé que pasará pronto y que estaré en Tokio si todo va bien", remarcó visiblemente emocionada.

"Yo tengo difícil una medalla por la gente que tengo delante, soy realista, pero quiero hacerlo mejor que en Río y creo que tengo la capacidad. Lucharemos para hacerlo lo mejor que podamos y dando todo lo que tengo", agregó.

CATALÁ: "NO TENGO NADA QUE VER CON EL HÉCTOR DE 2016"

En el bando de los posibles debutantes sobresale el caso de Alejandro Sánchez, que vivió Pekín 2008 y Londres 2012 como nadador paralímpico y con un bronce en la capital china. En Tokio aspira a subir al podio tras ser tercero en el pasado Mundial. "Tuve la suerte de ganar una medalla en Pekín y ahora estoy con la ilusión de vivir otra oportunidad en otro deporte, pero con las mismas ganas de cuando empecé con 20 años", resaltó.

Para el salmantino, segundo del ranking en PTS4, "es complicado sacar cosas positivas en una situación que afecta a la salud", pero que es ahora "cuando más hay que tener pensamiento positivo". "Tenemos un año más para ser mejores deportistas, mejores personas, para inspirar a la gente y dentro de un año plasmar nuestro trabajo. Además, he podido estar con mi hijo", confesó.

Héctor Catalá también es "casi nuevo" en el triatlón, ya que empezó en 2015, pero el año pasado ya se proclamó campeón de Europa y subcampeón de Europa. "He vivido el parón como un viaje nuevo con el principal objetivo de estar en la mejor forma posible y aspirar a todo en Tokio, pero sin olvidar el camino porque para mí es muy importante todo lo que he aprendido. No tengo nada que ver respecto al Héctor de 2016", subrayó.

El valenciano protagonizó un reto solidario durante el confinamiento con un Medio Ironman en su casa para recaudar fondos para luchar contra el coronavirus. "Vi que lo hizo Jan Frodeno y me pareció una idea maravillosa. Estoy contento por como saló y por como se volcó mi pueblo", celebró.

El virus traerá también competiciones seguramente sin público. "Yo creo que las competiciones van a volver, aunque de forma diferente, y se va a perder un poco la esencia que nos gusta, de sentir el ánimo del público o de que hay alguien esperando en la meta. Sabemos por qué es y hay que asumirlo y convivir con ello, pensamos que será temporal", puntualizó.

Eva del Moral también tiene cerca debutar en unos Juegos ya que su categoría, la de deportistas en silla de ruedas, no estaba incluida en 2016. "Fue un revulsivo brutal su inclusión para Tokio. Es de muchísimo nivel con chicas que vienen de otros deportes, pero que hacen que aprietes los dientes y entrenes más cada día. Mi nivel también creo que es cada vez mejor, pero es que también era muy nueva en esta y he tenido que aprender a hacer paratriatlón y mi nueva vida", explicó.

La madrileña detalló que tras volver a entrenar fuera de casa ha notado "al principio sensaciones muy raras sobre todo en el agua", aunque confía en que "en pocas semanas" estará de nuevo "a buen nivel". "En cambio en la bici he notado que estaba más fuerte, no sé si por las ganas de entrenar al aire libre o por el trabajo en el rodillo", manifestó.

Finalmente, José Luis García también es un "novato" en este deporte, aunque ya se ha proclamado campeón de Europa en 2019 en la categoría de discapacitados visuales. "Han sido cuatro años en los que he aprendido mucho a nivel técnico, deportivo, de echar la calculadora, me he conocido mucho más como deportista", expresó.

'Jota', que dio las gracias al trabajo que hacen los guías, también ha tenido que lidiar con insultos mientras entrenaba. "Una mujer nos llamó sinvergüenzas y le dije que no se preocupase de denunciar sino de disfrutar del paseo porque éramos deportistas de alto nivel", rememoró.

"Lo que me encanta es poder entrenar todos los días porque ahora es complicado hacer una planificación y tener objetivos a corto plazo. Me centro en el día a día y encontrar esas sensaciones perdidas no solo de ritmo, sino también de disfrutar de volver a entrenar", sentenció.

Contador