JJ.OO/Waterpolo.- (Análisis) España quiere recuperar un metal que se resistió en Sydney y Atenas para volver a la elite

Actualizado 04/08/2008 19:46:09 CET

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El equipo español masculino de waterpolo afronta desde el próximo domingo en Pekín su undécima participación en los Juegos Olímpicos con la mirada puesta en acabar con una sequía de doce años sin conseguir una medalla olímpica, que devuelva a los de Rafael Aguilar a la elite mundial.

Para ello, la expedición española confía en grupo inicial, que le daría el acceso directo a la lucha por las medallas, además de más descanso. En caso de no conseguir ese complicado objetivo, el combinado nacional debería quedar segundo o tercero para meterse en los cuartos.

La competición, que arranca el próximo día 10, se extenderá hasta el último día de competición, un 24 de agosto en el que la selección española espera saltar a la piscina para pelear, al menos por la metal, porque el oro, un metal conquistado en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996. Precisamente, ese es el objetivo del conjunto de Rafael Aguilar, volver a la elite mundial con una presea como aval, después del citado oro y la plata cosechada en Barcelona 92.

La primera piedra de toque para lograrlo será, a priori, el rival más débil del grupo. Así, Canadá debe servir para que los jugadores nacionales puedan desentumecer los músculos en su estreno en aguas chinas, que se producirá a las 9.30 hora local.

Las complicaciones llegarán los días sucesivos, pues España debe solventar compromisos de gran envergadura, algunos de ellos, 'viejos conocidos', pues se acaban de ver las caras en el reciente Europeo de Málaga, donde los españoles terminaron séptimos, en un torneo que debe servir para corregir ciertos errores, pero que sirvió de buena puesta a punto, según el técnico.

Es el caso de Hungría, verdugo de los españoles en cuartos de final por un ajustado 7-8, y que será, con permiso de la debutante Montenegro, actual campeona continental, el rival a batir en el grupo. No en vano, ambas escuadras junto a las citadas Croacia y Serbia coparon las semifinales del último Campeonato de Europa.

Y es que los magiares son los grandes dominadores del medallero olímpico, pues acumulan un total de 14 medallas en los Juegos, ocho de ellas de oro, las dos últimas en las citas previas: Sydney y Atenas, mientras que los montenegrinos han sorprendido en Málaga y su llegada simboliza con fidelidad el nuevo mapa que ha traído al waterpolo mundial la evolución de la península de los Balcanes.

Sin embargo, la clasificación pasará por asegurar sendos triunfos ante dos combinados peligrosos. Y es que Australia reclama cada vez mayor protagonismo, quizás no para lograr la clasificación, pero sí para dictaminar la resolución de los billetes para cuartos. Además, Grecia volverá a ser un escollo correoso y con capacidad de sorprender a cualquiera sobre la piscina china en la que España quiere recuperar su enjundia.

Para ello, Rafael Aguilar apostó por "la continuidad del bloque que tan buen trabajo ha venido realizando durante los últimos cuatro años en Europeos, Mundiales y demás competiciones de peso". No en vano, el equipo olímpico lo forman los mismos jugadores que ganaron la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Melbourne 2007.

FICHA.

--SEDE: Piscina Yingdong.

--FECHAS: Del 10 al 24 de agosto.

--PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA: Iván Pérez, Guillermo Molina, Xavi Garcia, Iván Gallego, Kiko Perrone, Ángel Andreo, Xavi Vallès, Felipe Perrone, Mario García, Marc Minguell, David Martín, Iñaki Aguilar y Svilen Piralkov. Entrenador: Rafael Aguilar.