Convierten una sala de aislamiento de un hospital en una Estación Lunar para astronautas

Estación Lunar
TWITTER-JUEGATERAPIA
Actualizado 03/11/2016 12:54:36 CET

EDIZIONES, 03 Nov.

Cuando se es niño, la pregunta: "¿Qué quieres ser de mayor?" casi siempre va acompañada de "astronauta", como respuesta. Viajar al espacio, experimentar la gravedad, descubrir planetas y explorar la galaxia siempre han captado el interés por los niños de muchas generaciones.

Para los niños del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ser astronauta y viajar a la estación lunar se ha convertido en un sueño hecho realidad. La Fundación Juegaterapia y la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Gregorio Marañón han trabajado muy duro y desde hace meses para convertir una sala de aislamiento en una auténtica Estación Lunar.

"A partir de hoy, los niños ingresados en las habitaciones de aislamiento del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, vivirán una experiencia única en una auténtica Estación Lunar. Un viaje mágico que les ayudará a superar su aislamiento con una sonrisa en los labios". Con estas palabras la Fundación Juegaterapia dio a conocer la noticia en YouTube acompañada de un vídeo el 2 de noviembre.

El vídeo recoge la experiencia del primer astronauta en pisa la Estación. Fernando, acompañado de su madre, son recibidos por el robot Nao que les guía en su visita. Una vez en la Estación, dinosaurios, juegos interactivos, simuladores, vídeo consolas y demás juguetes son lo que el astronauta Fernando se va encontrando a su paso.

Y no solo eso. En este mágico lugar pensado para 'astronautas' como Fernando, los niños que tengan que pasar una temporada en una habitación de aislamiento ya no tendrán por qué sentirse solos, ni separados del mundo. La posibilidad de usar tablets, ordenadores y demás dispositivos electrónicos, además de los juegos y la decoración hacen que los pequeños puedan olvidarse por un tiempo de donde están.

La Fundación Juegaterapia tiene como lema: "la quimio jugando se pasa volando" y como objetivo conseguir que los niños con cáncer se olviden por un momento de sus tratamientos.