Subir las pensiones al IPC se comerá tres puntos del PIB en 2050, según Banco de España

Actualizado 31/10/2018 19:15:03 CET
Banco de España
EP

Hernández de Cos explica que revalorizar con la inflación elevaría hasta el 15% del PIB el gasto en pensiones en treinta años

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha cifrado este miércoles en el Congreso en tres puntos del PIB en 2050 el aumento del gasto público que supondría una vuelta "estricta" a la indexación de las pensiones con respecto a la inflación, ya que el peso de estas partidas pasaría del 12% al 15% del PIB.

Por ello, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía y Empresa de la Cámara Baja, a la que ha acudido para explicar el 'Informe anual' de la institución que gobierna, ha recordado la necesidad de acompañar estas subidas con "medidas adicionales por el lado de los ingresos o de los gastos del sistema". "Parece bastante evidente que hay que hacer algo más", ha remarcado.

Y es que, si bien ha destacado que las reformas emprendidas en 2011 y 2013 "favorecían la corrección gradual del actual déficit del sistema", las últimas medidas adoptadas "parecen ir en la dirección de relajar la aplicación de los mecanismos actuales de reequilibrio, el factor de sostenibilidad y, sobre todo, el índice de revalorización anual".

En este sentido, Hernández de Cos ha pedido que cualquier reforma del sistema "aumente la transparencia del mismo, refuerce su contributividad y, en especial, mantenga un mecanismo de ajuste automático que garantice la sostenibilidad de las pensiones futuras de la población".

EL ENVEJECIMIENTO, UN RIESGO PARA EL CRECIMIENTO

Por otro lado, el gobernador del Banco de España ha subrayado la importancia de abordar los efectos del envejecimiento de la población en la economía, considerando "imprescindible" impulsar "un paquete integral de actuaciones" en este sentido.

En su intervención, el gobernador ha encuadrado este envejecimiento como "un reto de primer orden para la sostenibilidad de las finanzas públicas", pues supondrá "un incremento significativo del gasto" en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración durante los próximos treinta años.

De hecho, ha destacado el envejecimiento como uno de los "factores estructurales más relevantes que limitan" el crecimiento de la economía, junto al "elevado desempleo estructural" y "el escaso dinamismo de la productividad".

En este sentido, ha remarcado que las perspectivas de crecimiento potencial a largo plazo de la economía española "son relativamente modestas", pasando desde cerca de un 3% anual en 2008 a cotas inferiores al 1,5% tras la crisis económica.