30 de mayo de 2020
 
Publicado 09/02/2020 16:36:42 +01:00CET

El PP ve "normal" retocar "algo" la reforma laboral pero rechaza la "perversión" de cambiarla por real decreto

Economía.-El PP ve "normal" retocar "algo" la reforma laboral pero rechaza la "p
Economía.-El PP ve "normal" retocar "algo" la reforma laboral pero rechaza la "p - Óscar Cañas - Europa Press - Archivo

No apoyará la reforma de financiación autonómica si se cambian las competencias de la LOFCA para obligar a las CCAA a subir impuestos

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La vicesecretaria de Acción Sectorial del PP y máxima responsable de economía del partido, Elvira Rodríguez, ve "normal" que se pueda realizar "algún retoque" en la reforma laboral de 2012, si bien considera una "perversión absoluta" si se modifica en su totalidad vía real decreto y advierte del impacto de los anuncios de su derogación en los EREs y las decisiones de contratación.

"La reforma laboral podía tener algún retoque, es normal porque las condiciones van cambiando y el que no se mueve se muere, eso es normal", ha señalado Rodríguez en una entrevista con Europa Press, quien considera que "todo hay que adaptarlo y retocarlo", y se ha mostrado abierta a debatir y discutir cambios en alguna medida que no haya cumplido los objetivos para los que se estableció o esté generando distorsiones.

Sin embargo, Rodríguez ha expresado su preocupación por las manifestaciones de derogación de reforma laboral realizada por distintos miembros del Gobierno de coalición, ya que ha llevado a que se produzcan "EREs antes del 31 de diciembre y se hayan dejado de tomar decisiones de contratación porque no se sabe lo que va a pasar ni en qué condiciones se va a seguir en adelante".

Asimismo, ha rechazado la "perversión absoluta" de que una parte de la reforma laboral de 2012, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, pueda derogarse a través del real decreto al no ver más razones de urgencia que las políticas, algo que "no es justificación para el real decreto ley". Por ello, ha pedido diálogo social y que se discutan los cambios con el principal partido de la oposición (PP) en el Parlamento.

El Gobierno de coalición tiene previsto derogar buena parte de la reforma laboral en dos fases, en una primera abordando los aspectos "más urgentes" que considera más lesivos, como los despidos por acumulación de bajas médicas, y otros en una segunda fase.

Para Rodríguez, la derogación de la posibilidad de despido por bajas médicas puede ser incluso una "anécdota", al preocuparle más otros aspectos, como los relativos a la flexibilidad.

"ES MUY MALA IDEA QUITAR FLEXIBILIDAD AL MERCADO"

La dirigente del PP ve una "muy mala idea" quitar flexibilidad al mercado de trabajo. De hecho, considera que se debería de seguir avanzando en flexibilidad y establecer condiciones para que los empresarios tengan la suficiente confianza para generar puestos de trabajo. En esta línea, rechaza las medidas aparejadas al incremento del coste de trabajo "fuera de los límites razonables" y sin incrementos de productividad o ligadas a la economía, como así pactó en su momento el PP respecto al alza del Salario Mínimo.

Sobre el tema salarial se ha referido a la situación de "salarios bajos y congelados", algo que achaca al elevado desempleo y la falta de competitividad registrada en la crisis, y ha indicado que el Gobierno del PP trató de establecer un marco regulatorio estable y aportar, junto a las fuerzas sociales, confianza en la economía española.

A pesar de que esta política estaba "dando resultado", ha alertado de que con los anuncios y medidas del nuevo Gobierno se han registrado datos "malísimos" al reflejar 244.000 cotizantes menos. A esto se suma la mayor "presión" al "generoso" sistema de desempleo, cuyo coste ha aumentado un 13% en el último mes y entra "directamente en vena en el déficit".

REFORMA DE FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Por otra parte, la máxima responsable de Economía del PP ha avisado de que la formación no pactará la reforma del sistema de financiación autonómica que ha reanudado el Gobierno si no hay "lealtad institucional" y se pretende realizar una modificación de la ley orgánica de financiación de las comunidades autónomas (LOFCA) para quitar competencias tributarias a las regiones con el fin de subir impuestos.

Ha indicado que la posición de los 'populares' es "clara y sensible" y pasa por que "no se toque la LOFCA quitando competencias a las CCAA en materia tributaria", rechazando de facto la posibilidad de que se obligue a regiones como la Comunidad de Madrid a subir impuestos como el de Sucesiones, Donaciones o Patrimonio (subvencionados prácticamente en su totalidad en esa región) y se pretenda considerar la recaudación que se obtenga como financiación adicional, cuando en realidad "se la cobran a todos los madrileños y no va en igualdad de condiciones con el resto de CCAA".

"Eso no nos parece ni medianamente bien", ha enfatizado Rodríguez, quien cree que si se avanza en esa armonización fiscal, se va "contra la línea de flotación de la política de las CCAA del PP que han bajado impuestos para generar crecimiento" y se "castiga" a los madrileños, frente a regiones que han "despilfarrado, acometido gastos o gestionado peor".

En este sentido, se ha opuesto a que se hagan "trampas al solitario" obligando a subir impuestos considerándolo como una pieza de financiación adicional para no entregarla "por otro lado". La modificación de la LOFCA requiere mayoría cualificada de las Cortes, de modo que sobre 350 diputados se precisa de un quórum de 176 diputados.

El pasado viernes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la titular de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, abordaron con los consejeros autonómicos de Hacienda y Economía los principios generales del nuevo modelo de financiación autonómica en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en el que se presentó la nueva senda de déficit, relajando la meta al 0,2% del PIB este año para las regiones.

"CATALUÑA TIENE QUE PARTICIPAR"

Respecto a la participación de Cataluña en la reforma del modelo de financiación, ante los encuentros bilaterales entre el Ejecutivo central y la Generalitat catalana, Rodríguez ha recordado que con la normativa en vigor Cataluña "tiene que participar" de cualquier variación del sistema de financiación, y aunque votase en contra, se abstuviese o rehuyese de participar, le sería de aplicación la modificación resultante.

Hasta ahora, ha apuntado, se produjo la situación a la inversa, ya que se ha modificado la LOFCA en el mismo sentido que se ha variado el Estatuto de Cataluña, ya que la ley orgánica de financiación de las CCAA se modificó cuando se cambió el sistema de participación por la imposición catalana.

A este respecto, ha defendido que era preferible y más efectivo que el Gobierno central tuviese una mayor cantidad de recaudación e impuestos centralizados para podes a posteriori redistribuir con fondos de cohesión a las regiones cuando la financiación se situase por debajo de la media ante comunidades deprimidas.

RECHAZA LOS SECTARISMOS ANTE UN DEBATE "COMPLEJO"

En cualquier caso, Rodríguez ha indicado que la financiación autonómica es una cuestión "compleja", ya que muchas regiones parten del principio de ordinalidad, para no perder posiciones en financiación, por lo que augura que el debate será "largo y complicado". Por ello, ha advertido de que será más complicado si la recaudación no es "boyante" porque la si la Administración Central no cuenta con instrumentos suficientes para compensar.

"No queremos que se convierta en una cosa sectaria, no lo ha sido nunca, haya gobernado quien haya gobernado, en el sentido de no respetar las decisiones legales y enmarcadas en la LOFCA", ha añadido, haciendo hincapié en que el modelo de financiación es "suficientemente complejo como para que se haga de abajo arriba y no de arriba a bajo" porque "cada comunidad es un mundo".

Sin descartar que el PP pueda presentar en el Congreso iniciativas para apremiar a la negociación y al respeto de las competencias autonómicas recogidas en la LOFCA, Rodríguez ha descartado que pueda presentar en el Parlamento un modelo de financiación al uso ante la complejidad del mismo.

Para leer más