Economía/Empresas.- Boeing aplaza seis meses las primeras entregas del 787 Dreamliner

Actualizado 09/04/2008 17:34:15 CET

El constructor aeronáutico estadounidense asegura que los retrasos no afectarán a sus beneficios para este año

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Boeing anunció hoy la revisión de sus planes para el nuevo 787 Dreamliner, cuyo primer vuelo realizará finalmente a finales del presente año mientras que las entregas iniciarán en el tercer trimestre de 2009.

Concretamente, el primer vuelo del nuevo avión será aplazado desde el segundo trimestre al cuarto de este año, mientras que la primera entrega tendrá lugar en el tercer trimestre de 2009, frente al primer trimestre previsto inicialmente.

La compañía estadounidense aseguró en un comunicado que estos aplazamientos "reducen el riesgo" de futuros retrasos, mediante la inclusión de un "margen adicional" en el programa. El constructor apuntó que según el nuevo plan realizará sus primeras 25 entregas del 787 Dreamliner en 2009.

Boeing explicó que la cadena de montaje del primer avión fue "más lenta de lo esperado" y que las entregas están ahora programadas según un plan de desarrollo "más conservador". No obstante, la compañía se mostró confiada en el nuevo plan y aseguró que trabajará "estrechamente" con los clientes para minimizar trastornos.

Además, la compañía recalcó que aunque "aumenten los gastos de investigación y desarrollo" por el cambio de calendario, no se esperan cambios en la previsión de beneficios para 2008. La compañía confía en un "sólido crecimiento del beneficio por acción para 2009" y una "sólidas" previsiones sobre el negocio de defensa y los programas de aviones comerciales en producción.

El presidente de Boeing Commercial Airplanes, Scott Carson, indicó que a lo largo de los últimos meses, la empresa ha tomado "fuertes medidas para abordar y superar cuestiones de puesta en marcha del programa" y ha conseguido "sólidos progresos". "Sin embargo, la situación del trabajo procedente del exterior y algunas correcciones no anticipadas nos han impedido lograr los hitos previstos en enero", precisó el presidente del constructor aeronáutico.

Carson agregó que el calendario revisado se basa en un plan "factible de gran confianza" para alcanzar las metas de encendido y primer vuelo. "Al tiempo que el diseño y las tecnologías fundamentales del 787 están consolidados, hemos añadido un margen adicional en el calendario para tratar otros asuntos que podamos encontrar durante los ensayos previos al primer vuelo y el programa de pruebas de vuelo", precisó el presidente de la compañía.

Boeing recordó que en enero anunció que realizaría una valoración "exhaustiva" de sus capacidades de cadena de suministro y sistema de producción para determinar los detalles del programa de vuelo del 787 y el perfil inicial de entregas. "Como resultado de este análisis, el plan de entregas del primer año anunciado hoy se verá seguido por un incremento más gradual hacia la plena producción de lo previsto anteriormente", indicó la compañía.

MINIMIZAR EL IMPACTO PARA LOS CLIENTES

El presidente del constructor aeronáutico, que se disculpó por los inconvenientes con los clientes, aseguró que la compañía trabajará "estrechamente" con ellos para "minimizar el impacto", e indicó que Boeing ha tomado "medidas significativas" para mejorar la cadena de suministro y el rendimiento del sistema de producción.

Por su parte, el vicepresidente y director de Programa del 787, Pat Shanahan, precisó que el trabajo pendiente en el primer avión está "claramente definido" y explicó que la compañía se ha "enfrentado a los principales retos que ralentizaron el progreso al intentar finalizar la estructura fundamental (falta de piezas, cambios de ingeniería y cambios de fabricación) y está avanzando en la instalación de sistemas, que es el precursor de encender el avión por primera vez".

Shanahan indicó que, para medir el progreso del programa, la compañía ha establecido una serie de "hitos" que se deberán cumplir antes del 30 de junio, como las pruebas estáticas y de fatiga estructural, que se trasladarán al lugar de los ensayos; el montaje final de los aviones número tres y cuatro; la obtención de las calificaciones de aeronavegabilidad del hardware y el encendido.

Además, Shanahan señaló que el programa ha cambiado el calendario de la introducción de los dos derivados del 787. Así, El 787-9, una versión mayor del avión, será el primer derivado del 787 con la entrega prevista para principios de 2012. El 787-3, un modelo de menor autonomía previsto para su entrega en 2010, se convertirá en el segundo derivado.

Europa Press Comunicados Empresas