Publicado 21/04/2021 23:59CET

Desarrollo Sostenible.- Los líderes iberoamericanos se conjuran a "combatir y erradicar" todas las formas de violencia machista

(I-D) La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan; el jefe del Gobierno de Andorra, Xavier Espot y el embajador del Andorra en España, Vicenç Mateu durante la reunión plenaria de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, e
(I-D) La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan; el jefe del Gobierno de Andorra, Xavier Espot y el embajador del Andorra en España, Vicenç Mateu durante la reunión plenaria de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, e - JAVIER BORREGO - Europa Press

SOLDEU (ANDORRA), 21 Abr. (Del enviado especial de Europa Press, Rubén González) -

Los países que han participado en la XXVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno han aprobado la Iniciativa Iberoamericana para Prevenir y Eliminar la violencia contra las mujeres, que buscará fortalecer las respuestas para "combatir y erradicar todas las formas y tipos de violencia contra las mujeres" como requisito indispensable para alcanzar la igualdad de género y el desarrollo sostenible en Iberoamérica.

Según se recoge en la Declaración de Andorra de la Cumbre, los 22 miembros han destacado que la igualdad de género y la violencia contra la mujer en todas sus formas siguen siendo dos de los mayores desafíos de Iberoamérica.

Por ese motivo, han propuesto potenciar políticas públicas, aumentar recursos y garantizar la participación significativa, el liderazgo y la autonomía de las mujeres, en toda su diversidad, en la respuesta a la pandemia y en el proceso de recuperación económica y social.

Además, han abordado la necesidad de visibilizar el impacto de los confinamientos que han provocado un "aumento desproporcionado" del trabajo doméstico y de los cuidados no remunerados realizados por mujeres y niñas.

Durante el encuentro, los mandatarios de los países han reconocido el impacto diferenciado y desproporcionado de las crisis sanitarias y socioeconómicas sobre las mujeres, que "incrementa las barreras para el pleno disfrute de sus derechos humanos, profundiza las brechas de desigualdad y aumenta el riesgo de sufrir violencia por motivos de género, especialmente en el ámbito doméstico".

Contador