Tres ONG instan a concretar el primer tratado internacional sobre el Comercio de Armas en próxima cita de la ONU

Actualizado 27/06/2012 15:41:55 CET

China, Rusia, Estados Unidos, Pakistán, Venezuela, Cuba y Bolivia se oponen al tratado

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI), la Fundación per la Pau e Intermón-Oxfam han reclamado este miércoles en Madrid que los países miembros de Naciones Unidas concreten un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas, que regule por primera vez "el comercio más letal del mundo", durante la próxima conferencia para abordar el tema que se celebrará entre el 2 y el 27 de julio en Nueva York, Estados Unidos.

Tras recrear un puesto de venta de armas en el Mercado de Barceló, justo al lado de negocios que ofrecen alimentos, el director de AI España, Esteban Beltrán, ha resaltado que en la actualidad existe mayor regulación internacional para el intercambio de plátanos, huesos de diosaurios y agua embotellada que para las armas, un negocio que mueve unos 60.000 millones de dólares al año, según las cifras conocidas, y que provoca la muerte de al menos 500.000 personas anualmente.

Beltrán ha puntualizado que las tres organizaciones reclaman que en la conferencia de la ONU se adopte finalmente un texto que conduzca a un tratado que impida el envío de armas a zonas donde hay riesgo de violación de Derechos Humanos, que abarque armamento ligero y pesado y municiones, que regule la importación, exportación y los intermediarios e incluya mecanismos de verificación internacional y transparencia de la información.

Sin embargo, ha admitido que "todavía no está ganada la batalla de conseguir un buen tratado", debido a la oposición de algunos Estados.

El director de la Fundación per la Pau, Jordi Armadans, ha puntualizado que aunque la mayoría de los países está a favor de la iniciativa, China y Rusia se han mostrado reticentes a un convenio vinculante; Estados Unidos "tampoco es muy entusiasta con la idea de que se regule el comercio de armas", mientras que Egipto y Pakistán no apoyan un documento "fuerte y sólido" sobre el tema.

Beltrán ha agregado que en América Latina destacan Venezuela, Cuba y Bolivia como contrarios al tratado. Todos esgrimen que el pacto significaría una agresión a su soberanía.

En ese sentido, Armadans ha subrayado que piden una "reacción internacional" pues todos los Estados tienen la responsabilidad de tomar medidas ante un comercio que genera unas 1.500 víctimas diarias.

Asimismo, Beltrán ha añadido que su aspiración no es que se proscriba el comercio de armas sino que se limite el negocio "irresponsable que hace que casi el 90 por ciento de las armas se fabrique legalmente pero que un 60 por ciento acabe ilegalmente".

La reunión de Naciones Unidas se producirá tras 15 años de haberse iniciado el proceso para promover el tratado destinado a regular el comercio internacional de armas, un negocio que Beltrán ha calificado de "opaco y casi secreto". Se trata del segundo intento de concretar un pacto de este tipo, después del impulsado en los años 30 y que no obtuvo éxito.

VIOLACIONES DE DDHH

El responsable de apoyo humanitario de Intermón Oxfam, Francisco Yermo, ha señalado que el comercio no regulado de armas agrava los conflictos y facilita las violaciones de Derechos Humanos, tal como lo demuestra un estudio de AI que revela que el 60 por ciento de las transgresiones a los derechos fundamentales se produce a través de armas.

Asimismo, Beltrán ha indicado que hay 54 países países donde hay violencia armada y en el que las armas se intercambian de forma irresponsable, y que en los últimos 25 años, ha habido 133 conflictos armados en el planeta.

También ha comentado que la mitad de los países del mundo no tiene regulaciones nacionales sobre armamentos, y que en el caso de Rusia, China, Serbia o Pakistán ni siquiera ofrecen datos sobre su comercio.

Con el evento de este martes en el mercado de Barceló, España se une a diferentes países que han desarrollado actos semejantes para llamar la atención sobre la importancia del tratado.

Armadans ha resaltado el respaldo a un convenio de este tipo que han brindado en España el Congreso de los Diputados, ocho parlamentos autonómicos, 50 ayuntamientos, unas 100 ONG, 70 personalidades y 35.000 ciudadanos a través de sus firmas.