Actualizado 13/04/2016 16:57 CET

Todos los grupos del Congreso, salvo PP, piden suspender el acuerdo de refugiados de la UE

Jorge M.Bernal
JORGE M.BERNAL

Se aprueba por unanimidad promover en la Asamblea de la ONU una declaración sobre asilo y refugio

   MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Todos los grupos del Congreso, salvo el PP, han exigido al Gobierno que, en próximas reuniones del Consejo Europeo y de otros órganos de la UE, exija suspender la aplicación del acuerdo con Turquía en materia de refugiados, mientras éste no sea un país seguro y Grecia no tenga gestión de las demandas y las condiciones de vida de los mismos.

   Así, han apoyado una proposición no de ley impulsada por Democracia y Libertad (DL), que ha contado con el respaldo de todas las formaciones, salvo del Grupo Popular, que ha anunciado que no iba a apoyar la iniciativa y que se ha abstenido.

   En ella también se reclama al Ejecutivo en funciones que trabaje por poner fin a las violaciones de los derechos humanos en las fronteras externas de la UE, "poniendo fin a las devoluciones de personas forzosas", y se apoye a los países de tránsito para que desarrollen programas en materia de asilo y migración que respeten los derechos humanos y se incremente la ayuda humanitariaa las crisis de refugiados fuera de la UE.

   A su vez, solicitan un incremento de los recursos financieros, ténicos y humanos para dar respuesta a las necesidades humanitarias de los desplazados, en especial a los estados miembros de la UE con fronteras exteriores.

UN SISTEMA COMÚN DE ASILO

   Otra de sus propuestas es promover un sistema común de asilo que evite las discrepancias entre estados miembros, basado en los criterios de ACNUR y sobre la base de un esquema de distribución "justo" de refugiados, además de proteger a mujeres y menores no acompañados.

   Los parlamentarios solicitan a su vez una revisión normativa que permita perseguir, sancionar y evitar el tráfico criminal de personas, poner fin a las violaciones de los derechos humanos en las fronteras externas de la UE, "poniendo fin a las devoluciones de personas forzosas" y a abstenerse de elaborar una lista de países de origen seguros.

   Igualmente, reclaman que España tome la iniciativa y trate de poner fin a la guerra y a la inestabilidad tanto en Siria como en Irak, y que más concretamente, en Siria trabaje para involucrar a los Estados Unidos y a la comunidad internacional para desarrollar una estrategia coherente.

   Además, quieren que se desarrolle una campaña de sensibilización sobre asilo, se ofrezca Grecia y a Turquía la posibilidad de desplegar misiones civiles que mejoren las condiciones de los campamentos y de las zonas de acogida, además de proporcionar rutas "legales y seguras" para que refugiados lleguen a la UE mediante un aumento de plazas de reasentamientos, de las admisiones humanitarias, de los visados humanitarios y de la reunificación familiar.

   El impulsor de la iniciativa, Carles Campuzano, ha puesto de manifiesto el fracaso político de la UE a la hora de abordar esta crisis y dice que el acuerdo ha sido precedido por la "inacción" de los estados europeos. Ha denunciado que los hechos demuestran que Grecia y Turquía son "incapaces" de cumplir su mandato legal con esta crisis. Se ha mostrado crítico con la "inacción" del Gobierno y recuerda que ayer la CE dijo que España en reasentamiento no ha asumido ninguno de los 1.400 refugiados a los que se comprometió.

   El portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, Carlos Rojas, ha argumentado la falta de apoyo de su grupo a esta iniciativa en que no está de acuerdo con todos sus preceptos. Eso sí, ha reafirmado el compromiso del PP con los derechos humanos y con los refugiados, con el objetivo de salvar vidas humanas y de protegerles.

   Desde Podemos, Antonio Gómez-Reino, ha tachado el conflicto de "drama humano", y dice que en él los estados de la UE han desatendido sus deberes internacionales, en una "actitud irresponsable y cínica", tanto del Gobierno español y de la UE. Mientras, Sol Sánchez, de IU-Unidad Popular, ha recordado que su formación se ha querellado contra el Gobierno por el acuerdo de refugiados.

   Por su parte, Aitor Esteban, del PNV, cree que hay una sensación generalizada de que no se cumplen las obligaciones de España en la materia y dice que en el acuerdo la UE "quería resolver con prisas el problema", cuando Turquía no hablaba de derechos humanos sino de conseguir objetivos políticos.

   Finalmente, Ana Surra, de ERC, que es refugiada en España, da apoyo a la iniciativa porque contempla lo fundamental de las medidas para salir de la vergüenza y solucionar la situación de miles de personas. Por su parte, Fernando Maura, de Ciudadanos, ha subrayado que una situación como ésta exige el acuerdo entre todas las formaciones para favorecer la acogida de refugiados.

UNA DECLARACIÓN EN NACIONES UNIDAS

   Asimismo, la Comisión de Asuntos Exteriores ha aprobado por unanimidad una proposición no de ley del PSOE que insta al Gobierno a promover en la Asamblea General de Naciones Unidas una resolución en materia de asilo y refugio en la que, entre otros puntos, se reafirme el derecho de toda persona a solicitar asilo, y protección internacional de los refugiados.

   Además, el texto debe exhortar a todos los Estados a abstenerse de tomar medidas, que comprometan la institución de asilo y refugio, a confirmar que el ACNUR es la institución multilateral con mandato de proporcionar protección internacional a los refugiados y vigilarla y que todos los Estados firmantes o no de la Convención y su protocolo tienen la obligación de cooperar y de restablecer la cooperación y el diálogo con la agencia del refugiado, y garantizar su regreso a los campos de refugiados.

   Soraya Rodríguez, que ha defendido la iniciativa, ha advertido de que esta crisis no es de refugiados, sino "una verdadera crisis de solidaridad europea", donde el Mediterráneo se ha convertido en la fosa europea común.