Actualizado 04/09/2008 17:53:15 +00:00 CET

EpC.- C. León no garantiza "por responsabilidad política" que los alumnos que objeten obtengan sus respectivos títulos

VALLADOLID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la Junta de Castilla y León y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, advirtió hoy de que no puede garantizar "por responsabilidad política" que los alumnos que hayan presentado la objeción de conciencia a la asignatura Educación para la Ciudadanía "puedan recibir el título cuando acaben el ciclo correspondiente".

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el consejero portavoz explicó que las solicitudes de objeción denegadas se debe a que no las han solicitado los padres de los alumnos o que correspondían a niños que aún no iban a estudiar los cursos en los que se impartirá la materia.

De Santiago Juárez quiso advertir de que el Gobierno regional "no puede garantizar por responsabilidad política" que los 150 niños cuyas solicitudes han sido aprobadas para no cursar Educación para la Ciudadanía "puedan recibir el título cuando acaben el ciclo correspondiente".

El portavoz del Ejecutivo regional recordó que a la Junta "no le gusta nada la asignatura ni la Ley porque defiende que la educación en valores debe salpicar todas las asignaturas permanentemente durante los ciclos formativos hasta llegar a la universidad".

No obstante, matizó que "por responsabilidad y por imperativo legal" en el curso 2008/2009, que comienza en este mismo mes, se iniciará la docencia de la asignatura promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

"Las leyes se cumplen, se derogan o se recurren, pero entendemos que no se objetan", aseveró De Santiago-Juárez para explicar la oposición del Gobierno de Castilla y León a las objeciones. También justificó que, por el momento no ha habido en la Comunidad sentencias ni contrarias ni favorables a esta materia.

Por este motivo, recordó que la Junta desarrolló la Ley para impartir la asignatura. "Fuimos una de las primeras Comunidades Autónomas que la desarrollaron y parece que descargamos la asignatura del intervencionismo que la impregna, porque al Gobierno de la nación no le gustó mucho nuestro decreto", incidió el portavoz, que apuntó que el Ejecutivo central recurrió este desarrollo legal.

Con respecto al bajo porcentaje de solicitudes aceptadas para la objeción --unas 150 de las 1.700 presentadas--, De Santiago Juárez explicó que se han denegado debido a que no las han solicitado los padres de los alumnos o que "piden objetar de algo que no se va a producir". Por ello puntualizó que no se pueden presentar las objeciones para la asignatura, por ejemplo, en Educación Infantil, porque la materia no está prevista para el currículum de este ciclo.

Asimismo, añadió que la única Comunidad que se ha mostrado favorable a la objeción ha sido La Rioja "porque ha tenido sentencias contradictorias sobre la materia, y se ha agarrado a esos dictámenes a favor de la objeción para ampararla".

Según De Santiago-Juárez, La Rioja también dijo que espera que el Tribunal Supremo dicte doctrina sobre el asunto. "En el caso de que el TS diga que se puede objetar, el Gobierno de Castilla y León estará encantado porque no le gusta nada la asignatura", aventuró.