Publicado 16/01/2022 12:29

Proponen adjudicar la restauración de Sierra de Gádor (Almería) tras el incendio de Terque de 2019 por 655.700 euros

Archivo - Sierra de Terque (Almería) tras la extinción del incendio forestal
Archivo - Sierra de Terque (Almería) tras la extinción del incendio forestal - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

ALMERÍA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La mesa de contratación ha elevado la propuesta seleccionada para llevar a cabo el proyecto para la restauración forestal de la Sierra de Gádor (Almería) en el espacio que se vio afectado por el incendio forestal que tuvo lugar en los términos municipales de Terque, Huécija y Bentarique, principalmente, en 2019 por un importe estimado de 655.700 euros, IVA incluido.

Así consta en la resolución del órgano, consultada por Europa Press, por la que es seleccionada la oferta presentada por la UTE Avantia Medioambiental-Inteec de entre las 14 propuestas que fueron admitidas al proceso de selección tras haber eliminado otras seis al estimar sus posturas como bajas temerarias ante una licitación de casi 950.000 euros.

En este sentido, una vez que el proyecto sea adjudicado, la entidad podrán comenzar a trabajar sobre el espacio de 700,57 hectáreas que se vieron afectadas por el incendio que se originó en Terque el 13 de julio de 2019 a causa de una tormenta eléctrica y que afectó a un perímetro de 1.200 hectáreas aproximadamente, de las que el 35 por ciento se correspondía con superficie arbolada, 45 por ciento con matorral y el 20 por ciento de pastizal.

La memoria del proyecto, de cuya licitación se dio cuenta en el último Consejo de Gobierno celebrado en Almería, recoge que las llamas que quedaron controladas dos días después tras haber alcanzado el nivel 2, afectaron a seis términos municipales del Valle del Andarax, puesto que también tuvo incidencia, aunque con menor importancia, en Instinción, Énix e Íllar, siendo Huécija el término más afectado al darse ahí el 45 por ciento del fuego. Se destaca especial incidencia en el pueblo de Huécija.

El fuego, en el que llegaron a participar medios del Gobierno de la Nación además de los de la Junta de Andalucía, se dio por extinguido cuatro días después de iniciarse y afectó fundamentalmente repoblaciones de pino carrasco, entre ellas una llevada a cabo como medida de restauración tras otro incendio que tuvo lugar en 1991.

La futura intervención se centra en la restauración de las zonas incendiadas en la Sierra de Gádor, en concreto, en los montes Monte del Pueblo, Sierra de Gádor y Cortijo de la Zarba, lo que alcanza el espacio singular y de valor ecológico incluido en la Red Natura 2000 como parte de la Zona Especial de Conservación Sierras de Gádor y Énix.

Con ello, se pretende potenciar, favorecer y proteger la regeneración natural existente, para lo que se emplearán los restos vegetales que se generen en la corta de los pies afectados por el fuego, "favoreciendo la sombra y disminuyendo la evapotranspiración".

También se van a ejecutar actuaciones de protección contra la erosión hídrica, mediante la creación hidrotecnias con restos de madera en las laderas más expuestas y con mayor pendiente, minimizando la pérdida de suelo que permitan la pronta implantación de especies vegetales.

El proyecto contempla además tratamientos selvícolas en la masa arbolada (apeos y tronzado) encaminados a prevenir la proliferación de plagas en las masas forestales no afectadas por el incendio. La materia vegetal generada por estas cortas pasará a utilizarse como material constructivo para las hidrotecnias y para la protección del regenerado.

El Gobierno andaluz, que sacó la actuación a concurso por cerca de 950.000 euros, prevé que las actuaciones duren 24 meses y que se generen más de 6.700 jornales en los que se trabajará para simultanear una regeneración natural y plantaciones de especies arbóreas y arbustivas de gran rusticidad como pinus halepensis, quercus coccifera, quercus ilex, pistacea lentiscus y especies del género juniperus.