Publicado 14/06/2021 13:36CET

El IAM presenta en Granada el borrador del plan estratégico para la igualdad de mujeres y hombres en Andalucía

Presentación en Granada del  borrador del plan estratégico para la igualdad de mujeres y hombres en Andalucía
Presentación en Granada del borrador del plan estratégico para la igualdad de mujeres y hombres en Andalucía - JUNTA DE ANDALUCÍA

GRANADA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los contratos de jornada parcial de las mujeres en Andalucía duplican al de los hombres, un 44 por ciento de la contratación femenina frente a un 21,81 por ciento de contratación masculina; mientras que las mujeres solo ocupan el 23 por ciento de las alcaldías, el 37 por ciento de los asientos en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, el 28 por ciento de los puestos de dirección en los medios de comunicación o el 38 por ciento del deporte de alto nivel.

Estos son algunos de los datos que arroja el diagnóstico sobre la situación en materia de igualdad en Andalucía en base al cual la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), ha elaborado el primer borrador del Plan estratégico para la igualdad de mujeres y hombres en Andalucía que busca poner freno a las discriminaciones y brechas de género y que este lunes se ha presentado en Granada.

A este respecto, la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha trasladado de forma telemática a las asociaciones de mujeres, entidades, agentes sociales y económicos, universidad, Centros Municipales de Información a la Mujer (CMIM), ayuntamientos así como personal experto en materia de igualdad que "el Plan estratégico para la igualdad de mujeres y hombres en Andalucía pretende ser clave para trasladar esa igualdad formal recogida en nuestras leyes, a una igualdad real y efectiva".

"Queremos que se convierta en una herramienta fundamental para la superación de las brechas de género persistentes aún en Andalucía", ha señalado durante la reunión que han mantenido Granada con la asesora de programa del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Ruth Martos, y el delegado territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Manuel Montalvo.

Estas reuniones forman parte de las diferentes jornadas informativas que se están llevando a cabo en las provincias andaluzas para dar a conocer el proyecto siguiendo un ejercicio de transparencia y diálogo y, por otro lado, nutrir el documento de la experiencia y aportaciones de las personas participantes.

El Plan Estratégico nace con la misión de establecer, con la participación de todas las partes interesadas, las directrices, los objetivos estratégicos y las líneas básicas de intervención que orientarán las actividades de todos los poderes públicos en Andalucía, en materia de igualdad entre mujeres y hombres, con el fin último de alcanzar la democracia paritaria y la plena incorporación de las mujeres en orden a superar cualquier discriminación social, política, económica o laboral.

En este sentido, supondrá un marco común que afectará a todas las Consejerías del Gobierno andaluz, a sus entidades instrumentales, a las universidades públicas así como a las Entidades locales que deberán desarrollar sus propios planes específicos de igualdad en función de las directrices que marcará este Plan estratégico.

El plan prevé la puesta en marcha de un nuevo servicio de asesoramiento en planes de igualdad y que acompañará a todos los agentes e instituciones en la elaboración, ejecución y evaluación de cada plan de igualdad. El Instituto Andaluz de la Mujer coordinará y asesorará tanto a las Consejerías de la Junta de Andalucía, como a los ayuntamientos y las universidades. El plan abarca desde 2021 hasta 2027 e incluye una evaluación inicial, del proceso y final.

RETOS

La asesora de programa del IAM ha incidido durante la presentación en que "del análisis de estas áreas hemos detectado una serie de brechas que queremos transformar en los grandes retos para alcanzar una Andalucía igualitaria".

Así, algunos de los desafíos de los próximos años serán eliminar la desigualdad en el empleo; fomentar la participación social, política, cultural y económica de las mujeres y el acceso al poder; garantizar la protección social con el propósito de seguir trabajando para erradicar todas las violencias machistas y evitar la feminización de la pobreza.

También, cambiar las estructuras sociales que mantienen las desigualdades y abordar la necesidad de aplicar un enfoque interseccional para dar respuesta a las mujeres que sufren discriminación múltiple, como las del ámbito rural, las mujeres gitanas, las migrantes, las mujeres lesbianas o las mujeres trans.