Publicado 23/04/2021 17:03CET

La Junta inicia en Huelva una campaña de prevención y atención al ictus para informar a la población de sus síntomas

La delegada de Salud y Familias en Huelva, Manuela Caro, en su visita a la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez.
La delegada de Salud y Familias en Huelva, Manuela Caro, en su visita a la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez. - JUNTA DE ANDALUCÍA

HUELVA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Salud y Familias de la Junta en Huelva, Manuela Caro, ha presentado este viernes la campaña de prevención y atención al ictus 'Es un ictus. Llama al 061', puesta en marcha en los últimos días por la Consejería y dirigida a concienciar e informar a la población en general, y especialmente a las personas mayores de 60 años, de los síntomas y signos asociados a esta patología, facilitando su asistencia inmediata, así como de los factores de riesgo asociados y los hábitos saludables para prevenirla.

Según ha señalado la Junta en una nota de prensa, el hecho de que sea una enfermedad frecuente, con gran impacto en la discapacidad y mortalidad, y que se disponga de un tratamiento eficaz en las primeras horas tras el evento agudo, han sido los motivos por los que se ha impulsado esta campaña en coordinación con el Plan de Atención al Ictus.

Caro ha destacado "la importante labor" que desarrolla la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, de referencia provincial en la asistencia a los afectados, a través de sus profesionales, que en sus más de dos años de actividad ha atendido un total de 2.421 ingresos y 5.000 consultas.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular que se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo. La sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria y, como consecuencia, las células nerviosas no reciben oxígeno, dejando de funcionar. También se le conoce como accidente cerebrovascular, embolia o trombosis. Aunque puede producirse a cualquier edad, su riesgo aumenta con los años, siendo más frecuente a partir de los 55.

Está considerado el trastorno neurológico grave más frecuente, con gran impacto sociosanitario, por lo que representa un importante problema de salud.

En este sentido, a pesar de los enormes avances en el manejo del ictus en nuestra comunidad, su incidencia es de unos 200 casos por cada 100.000 habitantes al año; es decir, en Andalucía sufren un ictus cada año más de 17.000 personas. Esto lleva a que, a lo largo de sus vidas, uno de cada cuatro andaluces lo padecerá. La Organización Mundial de la Salud prevé un incremento del 27 por ciento en su incidencia hasta 2025, debido al progresivo envejecimiento de la población.

Además, es la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la segunda entre los hombres, provocando el 10 por ciento de la mortalidad total (13 por ciento mujeres y 8 por ciento hombres). Igualmente, es la primera causa de invalidez permanente en el adulto, teniendo un elevado coste sociosanitario, que ronda los 1.000 millones de euros al año.

FACTORES DE RIESGO

El 90 por ciento de los casos de ictus se podría evitar con una adecuada prevención y un estilo de vida saludable. Aunque son numerosos los factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cerebrovascular, los principales modificables para sufrir un evento agudo son la hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol alto, la inactividad física y la obesidad, responsables de un elevado porcentaje de la morbilidad y la mortalidad por enfermedades no transmisibles.

Los principales hábitos de vida saludables para su prevención son evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas; aumentar la actividad física diaria y reducir el sedentarismo; seguir una dieta rica en verduras y frutas, y reducir el consumo de sal, azúcares, grasas saturadas y comidas procesadas.

El objetivo del Código Ictus es la puesta en marcha de forma inmediata de los componentes y estructuras implicadas en el diagnóstico y tratamiento en fase aguda de esta patología. Se trata de un sistema que permite la rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes con ictus a los servicios de urgencias.

UNIDAD ICTUS DEL HOSPITAL JRJ

La Unidad de Ictus del Hospital Juan Ramón Jiménez está integrada por un equipo de Neurología Vascular con dedicación exclusiva a esta área de la patología neurológica compuesta por cinco facultativos y enfermería, altamente integrados con los equipos de profesionales de Neurorradiología convencional e intervencionista, Cardiología, Rehabilitación, Trabajo Social y Enfermería de Enlace. Cuenta con seis camas monitorizadas con la más alta tecnología multiparamétrica y atención por neurólogos 24 horas, los 365 días del año.

Desde su creación se han conseguido diversos hitos asistenciales en beneficio de los pacientes, entre los que destacan el aumento de las fibrinolisis intravenosas (tratamiento para romper o lisar el trombo que se pone a los pacientes por vía intravenosa y que tiene que realizarse durante las primeras 4,5 horas desde el inicio de los síntomas), alcanzándose un total de 296.

También se han incrementado el número de pacientes detectados que se benefician de trombectomía mecánica (técnica de radiología intervencionista que consiste en extraer el trombo cuando existen oclusión de un gran vaso extra o intracraneal) que se realiza en el centro de referencia para el nodo Sevilla-Huelva -Hospital Virgen del Rocío-, alcanzando a 257 pacientes.

La coordinación y la "enorme sensibilización" de los equipos de emergencias extrahospitalarias responsables de los traslados han hecho que la tasa media sea superior a la nacional y con los mismos resultados en salud que en la población de referencia del Virgen del Rocío.

Con relación a las secuelas, es importante resaltar que el 70 por ciento de los pacientes presentaba a los tres meses un grado de discapacidad muy leve o despreciable, un 15 por ciento leve a moderada y solo un 12 por ciento severa.

Esto "gracias al éxito asistencial de todos los participantes en el protocolo provincial --Código Ictus-- de Huelva (médicos de atención primaria, SUAP, DCCU, EPES-061, médicos de urgencias hospitalarias, radiólogos, neurólogos de guardia y equipo de enfermería, auxiliares y celadores de la Unidad de Ictus), concienciados de la patología, la rapidez de acción y, por ende, de la eficacia y eficiencia de los tratamientos para evitar las futuras secuelas o incluso el propio fallecimiento".

Gracias a su trabajo, en más de un 90 por ciento de los pacientes tratados con fibrinolisis intravenosa se ha conseguido un tiempo puerta-aguja (tiempo desde que llega al centro hospitalario hasta que se inicia tratamiento intravenoso revascularizador) de 40 minutos, inferior a los 60 minutos que establecen los estándares de calidad europeos.

Por otro lado, los neurólogos vasculares del hospital participan desde su puesta en marcha en el Centro Andaluz de Teleictus (CATI) que da soporte 24 horas, 365 días al año, con un neurólogo localizado a todos los hospitales comarcales y de alta resolución de Andalucía para la atención del Código Ictus por vía telemática, "con el cual se están obteniendo mejores resultados en el tratamiento de los pacientes que sufren esta patología". De este sistema se benefician los usuarios del Hospital de Riotinto.

UNIDAD DE NEURO-REHABILITACIÓN

El Juan Ramón Jiménez cuenta además con una Unidad de Neuro-Rehabilitación para el tratamiento intensivo de determinados pacientes con ictus, de la que se han beneficiado unas 60 personas desde su puesta en marcha en noviembre de 2019 con excelentes resultados, constituyendo una aportación sanitaria verdaderamente novedosa.

Está dotada con cuatro camas específicas del Servicio de Rehabilitación que permiten realizar este tipo de tratamiento en régimen de ingreso hospitalario, con el fin de que las sesiones se lleven a cabo en turno doble de mañana y tarde, incluyendo fines de semana para optimizar los resultados.

Para ello, adyacente a la Unidad de Ictus, dispone de Sala de Fisioterapia, Sala de Terapia Ocupacional, Logopedia y Estimulación Cognitiva, atendidas por profesionales especializados en el manejo de estos pacientes, como son médicos rehabilitadores, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales.

Contador