Actualizado 19/04/2024 16:48

Las obras del nuevo centro de salud de Mancha Real (Jaén) alcanzan el 75 por ciento de ejecución

Visita a las obras del nuevo centro de salud de Mancha Real.
Visita a las obras del nuevo centro de salud de Mancha Real. - JUNTA

MANCHA REAL (JAÉN), 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las obras del nuevo centro de salud de Mancha Real (Jaén) han alcanzado el 75 por ciento de ejecución. Esta infraestructura supone una inversión de casi seis millones de euros, 368.879 euros para la redacción del proyecto y 5,4 millones de euros para la construcción del centro, cofinanciados con Fondos Europeos a través del programa NextGenerationEU.

Así lo ha indicado este viernes la consejera de Salud y Consumo, Catalina García, durante una visita al futuro centro, acompañada, entre otros, por la alcaldesa, María del Mar Dávila, y la directora gerente del Distrito Sanitario Jaén-Jaén Sur, Sandra Moraleda.

El inmueble tendrá "unas dimensiones considerables y una distribución específica que le va a permitir contar con dos servicios totalmente independientes pero interconectados", el de Urgencias de Atención Primaria y el centro de salud con el resto de las dependencias.

"Estas nuevas instalaciones van a incorporar un área de Radiología, de forma que se evitarán los desplazamientos a la capital y, además, dispondrá de una consulta para un psicólogo", ha comentado la titular de Salud.

Habrá dos circuitos totalmente independientes: el de adultos y el circuito pediátrico, que tendrá una sala de espera y una sala de juegos para los niños que acudan a consulta con sus padres, en el marco de la humanización de espacios que viene desarrollando el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Además, las consultas estarán dimensionadas según las necesidades planteadas por los profesionales y estarán todas pareadas. Esta disposición busca que no haya una sala de servicios comunes, sino que cuando el paciente sea atendido por el médico, pase directamente a la habitación contigua donde lo atenderá la enfermera que tiene el mismo cupo de pacientes que el médico.

La consejera ha explicado que el actual centro de salud de Mancha Real presenta "un espacio insuficiente e inadecuado", ya que se diseñó hace más de 40 años para cuatros cupos de medicina, enfermería y un pediatra.

Sin embargo, hoy en día hay siete cupos de medicina y enfermería, una enfermera referente escolar y otra de consulta de acogida, junto a dos pediatras, un trabajador social, una enfermera especialista en Ginecología y Obstetricia y profesionales de la salud pública, una enfermera gestora de casos, profesionales de rehabilitación y otros no sanitarios.

"Esta situación dificulta, a todas luces, unas buenas condiciones para desarrollar la prestación sanitaria, ya que la distribución de espacio tampoco se adecua a las necesidades funcionales de un centro de salud", ha manifestado García.

El nuevo edificio ampliará el espacio hasta 3.144 metros cuadrados, triplicando la superficie aprovechada actualmente además de contar con distintas instalaciones. Tendrá nueva sala de fisioterapia de 82 metros cuadrados, sala de reuniones de 36 metros cuadrados y aula de docencia de 40 metros cuadrados, junto con despachos para distintos profesionales como el trabajador social, la enfermera gestora de casos o el área de personal.

EFICIENCIA ENERGÉTICA

La consejera ha destacado, además, que el nuevo centro de salud de Mancha Real tendrá "una alta eficiencia energética". Así, se ha partido desde el inicio adoptando metodología BIM, creando un gemelo digital, tecnología que permite anticiparse a posibles imprevistos durante la ejecución de las obras, permitiendo realizar obras más rápidas, mejor organizadas y con desviaciones presupuestarias casi nulas.

Igualmente, dada la necesidad de poner en marcha las instalaciones a la mayor brevedad posible, se han adoptado soluciones constructivas prefabricadas y del tipo construcción en seco. Permiten reducir el tiempo de ejecución en un 40 por ciento respecto a las técnicas tradicionales, para ello se ha optado por un sistema de estructura prefabricada de hormigón, que permite ejecutar la misma en un plazo máximo de dos meses.

Por otro lado, se ha proyectado un sistema de cubierta/fachada de 'panel sándwich in situ', con un aislamiento de 20 centímetros que arroja unos niveles de transmitancia bajos. Las instalaciones de ventilación y climatización son de alta eficiencia, utilizando sistemas de recuperación de calor.

Todo ello se complementa con una instalación de placas fotovoltaicas con más de 70.000 W instalados, que podrá llegar a cubrir cerca del 50 por ciento de la demanda energética del edificio.