Publicado 14/02/2021 15:16CET

El Hospital Regional de Málaga traza un plan de actuación para la prevención de agresiones en el ámbito sanitario

Fachada del Hospital Regional de Málaga
Fachada del Hospital Regional de Málaga - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MÁLAGA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Regional Universitario de Málaga trabaja en un plan de actuaciones, en colaboración con las Fuerzas de Seguridad, tras la última actualización Plan de Prevención y Atención frente a agresiones a profesionales del Sistema de Salud Público de Andalucía. Asimismo, se han formado cuatro referentes guía que acompañarán a los trabajadores que lo precisen.

Con motivo de la puesta en marcha de este plan regional, que entró en vigor el pasado 10 de octubre, la Dirección del Hospital Regional de Málaga mantuvo hace unas semanas una reunión con el Interlocutor Sanitario Territorial y el Interlocutor Policial Territorial Sanitario de la Policía Nacional para hacer un análisis de la situación actual, dar a conocer las medidas que se están desarrollando para hacer frente a las agresiones a profesionales del ámbito sanitario y trazar un calendario de futuras actuaciones.

En el año 2019 los centros del complejo sanitario registraron un total de 82 agresiones, de las cuales 22 fueron físicas (el 26,82 por ciento) y 60 verbales (el 73,18 por ciento del total), según han precisado en un comunicado.

El Plan de Prevención y Atención frente a agresiones a profesionales del Sistema de Salud Público de Andalucía incluye en el Plan las figuras de Interlocutor Policial Territorial Sanitario, que asume la responsabilidad de la coordinación, cooperación, desarrollo y ejecución de las actuaciones relacionadas con cualquier manifestación de violencia o intimidación a personal del sector sanitario y un Interlocutor Sanitario Territorial tanto a nivel autonómico como provincial designado por la Delegación de Salud.

De igual modo, el plan recoge la figura del profesional guía, cuya función es acompañar al profesional agredido y actuar como guía en la prevención de agresiones y actuación ante una de ellas, facilitando en su caso la asistencia jurídica, psicológica y sanitaria que sea necesaria, así como la documentación correspondiente. En total, se ha formado a cuatro profesionales para facilitar la tramitación de todo lo necesario en caso de agresión.

Ante una agresión a un profesional, el plan establece la comunicación directa con Seguridad y más profesionales que puedan ser testigos de los hechos. Si la situación continúa, los hechos se ponen en conocimiento de la Policía.

A continuación y una vez finalizada la situación de agresión, se notifica el hecho a los responsables del centro, quienes en función de la gravedad de los hechos se personará en el centro o al menos atenderá al profesional agredido vía telefónica.

Es en este punto cuando se ofrece la presencia del profesional guía frente a agresiones para que acompañe al trabajador, si este lo acepta, en todos los trámites posteriores.