Publicado 14/12/2021 15:25CET

Andalucía aprueba 167,7 millones en incentivos al empleo con fondos UE con la previsión de alcanzar 25.000 beneficiarios

El consejero de Presidencia, y portavoz del Gobierno Andaluz, Elías Bendodo (d), junto al consejero de Economía, Rogelio Velasco (i); a su llegada a  la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.
El consejero de Presidencia, y portavoz del Gobierno Andaluz, Elías Bendodo (d), junto al consejero de Economía, Rogelio Velasco (i); a su llegada a la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. - María José López - Europa Press

SEVILLA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado este martes un decreto ley que contempla seis líneas de incentivos que prevén alcanzar los 25.000 beneficiarios y van a suponer una inversión en la comunidad autónoma de más de 167,7 millones de euros a lo largo del próximo año, destinados a favorecer la contratación de distintos colectivos, así como al mantenimiento de empleo y el desarrollo de proyectos emprendedores enclavados en la economía verde y digital.

Entre los colectivos beneficiarios se encuentran jóvenes desempleados; mujeres de los ámbitos rural y urbano en poblaciones de menos de 5.000 habitantes; colectivos vulnerables como personas con discapacidad, paradas de larga duración o inmigrantes; o microempresas, trabajadores autónomos y cooperativas en proyectos relacionados con la economía verde y la digitalización.

Según la Junta, con esta normativa se da luz verde a la puesta en marcha de los programas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en Andalucía y se garantiza la transferencia y aplicación de los fondos europeos del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia. En concreto, se trata de un paquete de seis programas que ejecutará la Consejería de Empleo, con pagos anticipados del 100% del incentivo y dirigidos a impulsar la recuperación y las oportunidades de empleo, mitigando los efectos de la pandemia sobre el mercado laboral.

La primera medida, denominada Programa de Primera Experiencia Profesional en las Administraciones Públicas y presupuestada con 29,11 millones, persigue proporcionar a desempleados menores de 30 años que hayan finalizado su etapa educativa una primera experiencia profesional. Para ello, se financia la ocupación de los jóvenes bajo la modalidad de contrato en prácticas en las administraciones y entidades del sector público andaluz.

Se contempla un incentivo que oscila entre los 1.783,83 euros por mes y persona en los grupos de cotización de la Seguridad Social del 5 al 9 (21.405 euros por año de contratación) y los 2.675,74 euros en grupos de cotización del 1 al 4 (32.108 por año). Además, se incluyen ayudas al desplazamiento de 1.000 euros por persona cuando procedan de una provincia distinta a la del centro de trabajo, con una cobertura máxima del 25% de los contratados.

Se priorizarán los puestos en tareas relacionadas con la transición ecológica y la economía verde, la digitalización de servicios, la cohesión social y el desarrollo local rural. Pueden ser beneficiarias de estas subvenciones las agencias, las sociedades mercantiles y consorcios del sector público andaluz o las corporaciones locales de Andalucía y las entidades públicas dependientes.

Las contrataciones tendrán una duración mínima de diez meses y máxima de doce, a tiempo completo, y para su cobertura las entidades deben presentar una oferta ante el SAE. Los trabajadores se seleccionarán teniendo en cuenta los criterios de mayor adecuación al puesto, estudios específicos y valoración curricular mediante el uso del currículum ciego. El 10% de las contrataciones se reservará para personas con discapacidad, salvo que no se llegue a un mínimo de diez por entidad.

PROGRAMA INVESTIGO

El segundo programa, denominado Programa Investigo y dotado con 38,88 millones, también persigue contratar a jóvenes desempleados menores de 30 años para iniciativas de investigación e innovación, preferentemente en ocupaciones referidas a sanidad, transición ecológica, economía verde, así como a digitalización de servicios y 'data science'.

La contratación correrá a cargo de organismos de investigación y difusión de conocimientos, universidades públicas, centros tecnológicos, parques científicos y tecnológicos, entidades públicas sujetas a derecho privado y privadas sin ánimo de lucro, incluidas empresas que inviertan en investigación e innovación. Las subvenciones sufragarán los costes laborales y salariales de la contratación a jornada completa, por un período mínimo de 12 meses y máximo de 24, de jóvenes inscritos como demandantes de empleo en el SAE.

La subvención oscila entre los 22.405 euros por persona y año en el caso de contratos en los grupos de cotización del 5 al 9, y los 33.108 por persona y año en los grupos del 1 al 4. No se podrá contratar a jóvenes que hayan desempeñado cualquier tipo de puesto de investigación en la misma entidad en los seis meses anteriores, y se prevén ayudas al desplazamiento de 1.000 euros con la cobertura de un máximo del 50% de las contrataciones.

La tercera medida, financiada con 16,22 millones, es el Programa de Apoyo a Mujeres en los ámbitos rural y urbano, residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes, y con necesidades de cualificación formativa o profesional. El programa contempla itinerarios individualizados.

Corporaciones locales, entidades del sector público andaluz o entidades jurídicas sin ánimo de lucro pueden poner en marcha estos proyectos, fijándose un porcentaje de inserción laboral del 20% de las participantes. El SAE financiará los costes salariales del personal técnico que desarrolle este programa, con una cuantía de 32.135 euros por técnico y año. Las mujeres participantes recibirán una ayuda de 515 euros una vez finalizada su participación en un itinerario.

PROYECTOS PARA EL REEQUILIBRIO Y LA EQUIDAD

Por otro lado, se contempla la puesta en marcha de proyectos territoriales para el reequilibrio y la equidad dirigidos a colectivos especialmente vulnerables, destinados a promover la inserción laboral y la atención personalizada a través de proyectos integrales que incluyen acciones de orientación y formación y que cuentan con un presupuesto de 40,23 millones.

Los destinatarios son personas con discapacidad, desempleadas de larga duración (12 meses en situación de desempleo en los 18 meses anteriores al inicio del proyecto), minorías étnicas, demandantes de empleo mayores de 45 años, personas migrantes, mujeres con problemas de integración social, personas desempleadas en riesgo de exclusión y perceptores de prestaciones. El programa prevé proyectos de una duración máxima de nueve meses, durante los cuales podrán recibir ayudas para conciliar la participación en el proyecto, para el cuidado de familiares, de formación, transporte o alojamiento.

Estos proyectos podrán ser desarrollados por entidades de formación, entidades sin ánimo de lucro, empresas de inserción y entidades del tercer sector. La cuantía de la subvención será de 6.000 euros por cada persona participante que concluya el itinerario personalizado que se le haya diseñado. En el caso de los parados de larga duración, se contabilizará su participación siempre que finalice en inserción laboral.

La quinta medida está destinada al mantenimiento del empleo de los trabajadores por cuenta ajena contratados por microempresas y trabajadores autónomos, así como los socios-trabajadores y de trabajo de empresas de emprendimiento colectivo, con una dotación presupuestaria de 10 millones de euros.

Se trata de una ayuda de 4.500 euros a tanto alzado para compensar parte del coste salarial de los trabajadores durante un plazo de seis meses, período en el que la empresa además debe comprometerse a realizar una actuación que facilite la transición de su actividad hacia la economía verde o digital. Podrán beneficiarse de estas subvenciones trabajadores autónomos, microempresas, cooperativas y sociedades laborales.

En esta misma línea la sexta medida, denominada Transición del trabajo autónomo y de la economía social hacia una economía verde y digital, incluye un presupuesto de 33,3 millones para impulsar actuaciones emprendedoras que contribuyan a una economía verde o digital. La medida contempla igualmente ayudas a tanto alzado de 4.500 euros para el inicio de actividades económicas tanto de trabajadores autónomos como de cooperativas en una actividad profesional o empresarial que contribuya a los fines indicados.