Publicado 22/01/2021 13:18CET

Andalucía formaliza la compra de las piezas de la antigua Urso romana localizadas en Murcia y destaca su gran "calidad"

La cabeza de divinidad del conjunto escultórico de la antigua Urso
La cabeza de divinidad del conjunto escultórico de la antigua Urso - CONSEJERÍA DE CULTURA

SEVILLA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Tras disponer en diciembre el Ministerio de Cultura y Deporte que la Consejería andaluza de Cultura y Patrimonio Histórico ejercitase el derecho de tanteo sobre seis piezas arqueológicas procedentes de la antigua Urso romana, de la que deriva el actual municipio sevillano de Osuna, localizadas en Murcia en 2016 como parte de una colección privada, la Consejería ha dado cuenta este viernes de la compra de tales piezas y su depósito en el Centro Logístico del Patrimonio Cultural de Andalucía, de cara a su incorporación a la colección del Museo Arqueológico de Sevilla una vez sea reabierto el mismo tras el esperado proyecto de reforma del edificio.

En un comunicado, la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, ha señalado estas piezas arqueológicas, pertenecientes al conjunto escultórico romano descubierto en 1903 por los vecinos de Osuna Antonio Gutiérrez Martínez, Antonio Gutiérrez Ceballos y Álvarez de Perea y Valcárcel, durante unas excavaciones acometidas por los mismos en dicha localidad donde descansan los vestigios de la antigua Urso romana.

Después de que dicho conjunto escultórico cayese en paradero desconocido, en 2016 piezas del mismo fueron halladas en Murcia, en dos colecciones privadas de Antonio Gutiérrez Praderes, sucesor de uno de los principales descubridores, quien a su vez las había legado a sus descendientes.

En concreto, las piezas localizadas en 2016 eran una cabeza de diosa romana con casco, así como fragmentos de una pierna masculina, de un pie izquierdo femenino con inscripción, de un pie derecho con sandalia militar y de un pie y un tobillo izquierdo, piezas todas ellas del siglo I de la era actual; junto con un fragmento de túnica militar del siglo I previo a la era actual.

En 2019, a instancias del Ministerio de Cultura y Deporte, la Comunidad de Murcia emprendió un procedimiento para declarar este conjunto escultórico como bien de interés cultural (BIC).

NUEVAS IDENTIFICACIONES

Ya en junio de 2020, el trabajo documental relacionado con la localización de 2016 supuso la identificación de otras tres piezas como parte del mencionado conjunto escultórico rescatado en 1903 en Osuna. Más al detalle, las nuevas piezas identificadas como legado de la antigua Urso romana eran un retrato masculino de tamaño superior al natural y dos fragmentos de una pata leonina que sirvió como soporte de una mesa delphica o de un monopodium.

En diciembre de 2020, en cualquier caso, el Ministerio de Cultura emitía una orden recogida por Europa Press, determinando que la Consejería de Cultura ejerciese su derecho de tanteo sobre "los seis bienes que pertenecen al conjunto escultórico de época romana procedente de la colonia de Urso", en alusión a las piezas localizadas en 2016, pagando por ello 76.050 euros a Rafaela Gutiérrez Domínguez para que el conjunto sea asignado al Museo Arqueológico de Sevilla, cuya sede del antiguo pabellón de Bellas Artes de la exposición iberoamericana de 1929 está cerrada a la espera de que el Ministerio promueva la demandada reforma y renovación de sus instalaciones.

Las piezas, según Patricia del Pozo, han sido ya adquiridas y están custodiadas en la actualidad en el Centro Logístico del Patrimonio Cultural de Andalucía, de cara a su futura incorporación a la colección del Museo Arqueológico de Sevilla y su exposición en el mismo una vez sea reabierto.

"Esta importante adquisición se enmarca dentro del compromiso de recuperación y revalorización emprendido por la Consejería, una iniciativa que tiene como objetivo enriquecer, valorar y poner a disposición de todos los andaluces y andaluzas, así como de las futuras generaciones, el rico patrimonio cultural heredado", ha manifestado Patricia del Pozo.

PIEZAS DE EXTRAORDINARIA CALIDAD

Las piezas son de mármol de "extraordinaria calidad", probablemente de origen griego, destacando entre ellas la cabeza femenina que parece representar a Minerva o Dea Roma. Su importancia reside en su rareza, ya que aunque existen torsos de otras imágenes que se pueden atribuir a dicha diosa en otras ciudades de la Bética, no es frecuente en ellas la presencia de las cabezas. La única similar es la cabeza de Itálica, aunque es de realización posterior.

A esta pieza le sigue en relevancia el pie femenino, con dos cintas trenzadas de sandalia, de una alta calidad artística. Como singularidad presenta una inscripción epigráfica que se transcribe BALIAR -que se podría desarrollar como BALIAR (icus) [fecit]- y que podría ser la firma del escultor, algo no muy frecuente.

Del resto del conjunto de piezas, además de su calidad material y de esculpido, destaca por la posibilidad, a falta de un estudio en profundidad, de que puedan estar relacionadas entre sí. Es decir, que no se descarta que el pie con calzado militar corresponda a la misma escultura que de la cabeza femenina. Precisamente, por este motivo, el valor de este lote escultórico viene dado como conjunto más que por el valor individualizado de las piezas.