Publicado 15/11/2016 12:17CET

Junta abre a la participación ciudadana el anteproyecto de ley de lucha contra la obesidad

Durante 15 días hábiles, todos los organismos, entidades, colectivos y particulares pueden formular las alegaciones que estimen pertinentes

SEVILLA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía ha abierto a la participación ciudadana el anteproyecto de Ley para la promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada en Andalucía. De este modo, durante 15 días hábiles a partir de este miércoles --y hasta el 7 de diciembre--, todos los organismos, entidades, colectivos y ciudadanía en general, pueden formular las alegaciones que estimen pertinentes al texto de la futura Ley.

Esta fase del proceso de elaboración responde al acuerdo del Consejo de Gobierno del pasado mes de octubre, cuando se aprobó el texto del Anteproyecto y se estipuló la necesidad de realizar consultas y dictámenes, entre las que se cuenta el sometimiento a información pública de la futura ley. Para ello, durante el plazo estipulado, el texto estará disponible en la Consejería de Salud y en su portal web (http://www.juntadeandalucia.es/salud).

Según un comunicado, las alegaciones pueden formularse por escrito a la Secretaria General Técnica de la Consejería de Salud, y presentarse en registro público o a través de la dirección de correo electrónico leypromocion.csalud@juntadeandalucia.es, incluida en el enlace citado.

MÁXIMO RANGO NORMATIVO

Es la primera vez que una comunidad autónoma regula con el máximo rango normativo el tratamiento de la obesidad y de los trastornos de la conducta alimentaria en general, con especial atención a la infancia, la adolescencia, las mujeres embarazadas, las personas mayores y los grupos de población más desfavorecidos socialmente.

El anteproyecto sigue las recomendaciones de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud en el sentido de implicar a la sociedad en su conjunto, sobre todo administraciones públicas, sectores empresariales, medios de comunicación y empresas de publicidad. En su elaboración han participado alrededor de 250 personas de diferentes colectivos, entre los que destacan representantes de asociaciones de pacientes, consumidores y padres y madres de centros educativos; miembros de sociedades científicas y colegios profesionales; medios de comunicación, y empresarios de los diferentes sectores afectados.

La futura ley establece el derecho de la población andaluza a la información, el conocimiento, la promoción, la prevención y la participación en las iniciativas de salud pública vinculadas con la alimentación equilibrada, la actividad física y el entorno físico y psicosocial saludable. Serán derechos también el acceso al agua potable de manera gratuita en todos los lugares públicos y como oferta complementaria en bares y restaurantes, disponer de menús saludables y de diferentes tamaños de raciones en los establecimientos de restauración; tener alternativas de adquisición de alimentos frescos y perecederos en cantidades de peso o unidades adaptadas a la composición de las unidades familiares; contar con aparcamientos de bicicletas en los lugares de trabajo con más de 50 trabajadores o, en su defecto, en las inmediaciones.

Asimismo, para las personas que padecen obesidad o trastornos de la conducta alimentaria, se reconoce el derecho a una atención sanitaria integral y continuada, así como al pleno respeto a su dignidad personal y a la no discriminación social, laboral o sanitaria por razón de su problema de salud. Las personas menores de edad tendrán una consideración preferente y prioritaria en todas las actuaciones de las administraciones públicas para garantizar estos derechos.

Para garantizar estos derechos, se establecen medidas que se incluirán en el Plan Andaluz para la Promoción de la Actividad Física y la Alimentación Saludable, y que se extenderán a los centros educativos, a las universidades andaluzas, a los espacios de ocio infantil y juvenil, a las empresas, a los establecimientos de restauración y a los centros de personas mayores y personas con discapacidad.

De igual modo, se promoverá la movilidad y el transporte activo y los entornos y espacios saludables, tanto aquellos que favorecen la realización de ejercicio, jugar, ir en bici o pasear, como los que fomentan la lactancia materna. También se generarán alianzas con entidades públicas y privadas que quieran sellar su compromiso con los hábitos de vida saludables y se introducirán nuevas limitaciones en el ámbito comercial y de publicidad para proteger a la población más vulnerable, como son los menores de edad.