La Junta rechaza críticas del PP por contrataciones en el SAS y no le preocupa posibles auditorías si gobiernan PP y Cs

Juan Carlos Blanco, portavoz de la Junta en funciones
JUNTA/ARCHIVO
Actualizado 11/12/2018 13:34:58 CET

SEVILLA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno andaluz en funciones, Juan Carlos Blanco, ha rechazado este martes las críticas del PP-A sobre contrataciones de libre designación en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), argumentando que se trata de "trámites ordinarios de naturaleza administrativa que no se pueden parar" y que, en ningún caso, se hace con los fines que denuncia el PP-A, en relación a "colocaciones a dedo" con el Ejecutivo andaluz en funciones.

Así se ha pronunciado Blanco, a preguntas de los periodistas en rueda de prensa, posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, donde también ha dicho que no le preocupa "en absoluto" que puedan realizarse auditorías de la administración andaluza en el caso de que haya un gobierno PP-Cs en la próxima legislatura, al ser una medida que defienden ambas formaciones.

Sobre la intención de la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, de iniciar los contactos con otras fuerzas políticas para intentar ser reelegida en el cargo, Blanco ha dicho que no puede comunicar "ni el día ni la hora" en la que esos contactos se llevarán a cabo, aunque ha garantizado que se producirán.

Ha explicado que los contactos "no siempre son públicos" y que también se producen llamadas telefónicas, además de reuniones formales o informales, "lo propio de una negociación para la constitución de un gobierno", ha destacado el portavoz del Gobierno andaluz en funciones.

Blanco ha señalado que Susana Díaz tiene el mandato del Comité Director del PSOE-A, máximo órgano entre congresos, para iniciar los contactos de cara a intentar formar gobierno "y también un millón de votos que le avalan y legitiman para lograr la investidura".

"Y en ello está", ha afirmado Blanco, quien ha subrayado que "es tiempo de negociación, de acuerdo, de diálogo y de reuniones". Según ha precisado, la única "línea roja" que se ha marcado Díaz es la de no negociar con Vox, una formación que reclama "la eliminación de la autonomía y del Parlamento andaluz, y la desaparición de las leyes de Igualdad y de lucha contra la violencia de género".