Publicado 25/11/2021 13:34CET

Bruselas.- El sector pesquero andaluz rechaza los recortes en las cuotas propuestos por Bruselas

Barco pesquero de arrastre del Mediterráneo
Barco pesquero de arrastre del Mediterráneo - CEPESCA

ALMERÍA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sector pesquero andaluz ha trasladado este jueves su "total rechazo" a la propuesta inicial de la Comisión Europea (CE) de posibilidades de pesca de arrastre del Mediterráneo en 2022 y ha advertido de que esta modalidad "se encuentra en el borde del abismo, y a punto de ser empujada a su desaparición" ya que supondría la "desaparición del 50 por ciento" de la flota.

En un comunicado, el sector indica que el documento que se discutirá en la próxima reunión de Consejo de Ministros en Bruselas los días 13 y 14 de diciembre consiste en una reducción del 7,5 por ciento de días de actividad para la flota con respecto al año en curso y la aplicación de un TAC para la Gamba Roja, además de otras medidas de selectividad del arte.

Lamenta que la CE siga "sin escuchar" los argumentos del sector "basados en el conocimiento real de la actividad" y en los "datos científicos" que los investigadores han puesto sobre la mesa y reprocha que su "única" intención sea de la "ahogar paulatinamente" a esta modalidad de pesca, abocando a la "desaparición" de la misma, "sin importar todo lo que eso conllevaría".

"No hay ninguna razón que avale la posición inmovilista de la Comisión y es tarea del Gobierno de España el impedir que esto suceda", remarca el sector, que recuerda que el reglamento en vigor desde 2020 ha supuesto una "reducción real" del 29 por ciento de los días de actividad pesquera en tan solo dos años.

Añade que, a día de hoy, los comités científicos "no han evaluado" el resultado de la implantación de estas medidas del reglamento, y los indicadores muestran "evolución positiva" de la recuperación de las especies en nuestros caladeros, por lo que se preguntan por qué la Comisión Europea "sigue aplicando su política restrictiva" que ya supone, según subraya, un "serio peligro" para la sostenibilidad socioeconómica de las empresas pesqueras y de todas las actividades que dependen del pescado fresco.

"Antes de imponer una medida técnica que implique que todos los pescadores deben cambiar su forma de trabajar, es básico que los estudios científicos demuestren que es viable y cumple los objetivos para los que se diseña", considera el sector, que avisa que si las medidas planteadas en la propuesta salen aprobadas, "nos encontraríamos con una desaparición de la flota pesquera del 50 por ciento".

En esta línea, demanda al Gobierno "firmeza" en el Consejo de Ministros, y que "de una vez por todas", se frene la "inercia destructora" de la Comisión Europea "en su propósito de hacer desaparecer a la pesca de arrastre, a las lonjas de pescado, y a la cultura marinera de nuestras comunidades costeras".

Solicita, asimismo, que hasta que no se hayan evaluado los resultados de la aplicación de las medidas del Reglamento de los años 2020 y 2021, y se hayan analizado las acciones piloto de las medidas de selectividad de la SGP que están en curso, en el año 2022 "no se apliquen las medidas que la Comisión Europea pretende llevar a cabo".

"El sector pesquero está de acuerdo en realizar una pesca sostenible, y de hecho lo lleva demostrando desde hace años con proyectos de recogida de basuras marinas, con participación en proyectos científicos sobre uso alternativo de especies de bajo valor, en la implantación de puertas voladoras que no contactan con el lecho marino en la pesca de arrastre, o con divulgación entre nuestros menores sobre el pescado fresco como fuente de salud", concluye.

Contador