Actualizado 08/02/2021 14:42 CET

El Fondo de Recuperación Europeo, un impulso para la recuperación del turismo en España

Estar donde estés
Estar donde estés - Inversión

El turismo es uno de los sectores más afectados por los efectos de la pandemia del coronavirus. Ante esta situación, la industria turística recibirá una inyección económica para impulsar su actividad en la que el 81,3% de los 1.300 millones de euros consignados en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 para el turismo proceden del Fondo de Recuperación Europeo, concretamente, 1.057 millones de euros. De esta manera, la asignación estatal para el programa de coordinación y promoción del turismo en 2021 alcanza los 243 millones de euros.

Después de unos años de cifras récord, la quiebra del operador turístico Thomas Cook a finales de 2019 marcó el inicio de algunas de las incertidumbres que el sector empezaba a vislumbrar: el Brexit, la conectividad o el descenso del turismo alemán. “Desde entonces, hemos puesto el foco en ver qué necesidades tenía el sector, qué planes de contingencia podíamos organizar”, explica el director de negocio turístico de Banco Sabadell, José María Martín Rigueiro, en el Podcast de Banco Sabadell, quien añade que el impacto en el sector se dejará notar en todos los jugadores, pero sobre todo en aquellas compañías medianas.

El consumo de los turistas extranjeros en nuestro país ha registrado caídas interanuales superiores al 60% a finales del verano, en el mes de septiembre, según los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar en tiempo real la evolución económica. Y, en la temporada de invierno tampoco se ha recuperado, al contrario, con caídas en las Navidades y las tres primeras semanas de enero del 69,50% respecto al mismo periodo del año anterior.

¿Cómo se usarán los fondos europeos?

Siguiendo con las consignas establecidas por el Fondo de Recuperación Europeo, que dirigen los esfuerzos económicos hacia la sostenibilidad y la digitalización, en un intento de marcar una nueva línea de progreso social y económico a nivel mundial, el Plan de Impulso del sector turístico presentado por el Gobierno español en junio recoge 28 medidas que se articulan en torno a cinco líneas de actuación: la recuperación de la confianza en el destino (un destino 360º seguro), la puesta en marcha de medidas para reactivar el sector, la mejora de la competitividad del destino turístico, la mejora del modelo de conocimiento e inteligencia turística, así como una campaña de marketing y promoción.

Este nuevo Plan de Impulso puede contribuir a impulsar la recuperación de un sector fundamental en la economía, ya que representa el 12% del producto interior bruto (PIB) de España y empleaba, a principios de 2020, al 13,6% del total de afiliados a la Seguridad Social en el país.

Así, con los 1.057 millones de euros del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia europeo, se financiarán actuaciones dirigidas al mantenimiento y rehabilitación sostenible de bienes inmuebles del patrimonio histórico, a la financiación de convenios con las comunidades autónomas, al Plan de Sostenibilidad Turística y Destinos, a la financiación de proyectos de economía circular en empresas, al desarrollo de entidades asociativas en el ámbito de los productos turísticos y al Plan de Transformación Digital en Destinos Turísticos.

Además, la riqueza de recursos turísticos nacionales presenta una oportunidad de negocio para emprendedores innovadores, siendo uno de los objetivos el apoyo a los mismos y la atracción y retención del talento, para lo que se mantendrán en el ejercicio 2021 las líneas de financiación para empresas del sector turístico, dotadas con 128 millones de euros.

Puede interesarte: Fondo de Recuperación Europeo: una oportunidad para las empresas españolas

La digitalización del turismo

Asimismo, se aumentan las actuaciones en materia de promoción digital del turismo en España, ya que potenciar el uso de las nuevas tecnologías, la inteligencia artificial, así como el tratamiento del big data para canalizar el flujo de turistas y potenciar la calidad del servicio se muestran como las piezas clave del turismo pos-COVID-19.

De hecho, Exceltur ha pedido la inversión de 20 millones de euros para desarrollar un sistema que defina los criterios para mejorar la toma de decisiones en este sentido.

Por su parte, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) reclama desarrollar zonas de intercambio de información que faciliten y potencien las estrategias comerciales y la interacción directa con los clientes. Y, además, propone un proyecto relacionado con los 'smart hotels' u hoteles inteligentes, con el que quiere poner a disposición de toda la planta hotelera de España las herramientas más eficientes para su digitalización y formarla para usarlas según sus necesidades.

A todo ello se añade la ciberseguridad, ya que un turismo hiperconectado como el que se quiere definir debe contar con mecanismos de seguridad, razón por la que la Cehat quiere desarrollar un centro que dé cobertura común ante este riesgo.

En paralelo, entre las acciones que se llevarán a cabo para esa promoción digital del turismo en España, se encuentran también el fomento de la innovación y el conocimiento, el impulso de los Destinos Turísticos Inteligentes, el apoyo al emprendimiento y a la internacionalización de la pyme turística española, la realización de jornadas y ferias en el exterior y la participación en proyectos Internacionales, a través de la Sociedad Mercantil Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur).

Ante la crisis de viajeros, una de las necesidades que se presentan para potenciar el turismo es la de reposicionar la imagen de España como destino turístico, para lo que el Instituto de Turismo de España (Turespaña) desarrollará un programa de apoyo a la comercialización en colaboración con destinos y con empresas que trasladen que España es un destino seguro y de confianza. El proyecto señala que en el camino hacia la ‘nueva normalidad’ uno de los grandes desafíos es recuperar la movilidad tanto nacional como internacional y garantizar la seguridad tanto en origen como en destino.

Con todo, para Martín Rigueiro, es muy difícil pensar en recuperar los niveles que registró el turismo español en 2019, ya que “volver al récord, tanto en llegada de turistas, como, sobre todo, lo más importante, en ingreso unitario por turista, va a ser complicado y nos llevará un plazo muy amplio”.

“El sector está inmerso en una gran incertidumbre, pero, lo que nos trasladan los expertos es que no va a ser una reactivación por igual en todas las regiones pero sí que se apunta a unos 12 o 18 meses de media para la recuperación del vacacional, mientras que en el caso del turismo urbano y, sobre todo, el más dependiente de los viajes de negocios, se irá a los 18 o 24 meses, pero todo dependerá de la incertidumbre sanitaria y de poder garantizar que España sea un destino seguro”, añade el director de negocio turístico de Banco Sabadell.

Puede interesarte: ¿Cómo está cambiando el turismo con la COVID-19?

Para leer más