Cómo hacer la declaración trimestral de IVA y salir airoso

Actualizado 10/06/2019 10:37:27 CET
Cómo hacer la declaración trimestral de IVA y salir airoso
ESTAR DÓNDE ESTÉS

La Agencia Tributaria es como ese familiar al que ves tres o cuatro veces al año solo en fechas señaladas como Navidades, algunos cumpleaños y bodas, bautizos y comuniones. En el caso de Hacienda, estas citas son trimestrales y empiezan con la declaración trimestral de IVA a través del modelo 303.

Todos los autónomos y empresas deben rendir cuentas con Hacienda cada tres meses por el IVA. La excepción la marcan las grandes empresas, que deben liquidar el impuesto mes a mes, y determinadas personas que realizan operaciones exentas de él. El resto de mortales deberá ajustar números con la AEAT en enero, abril, julio y octubre para abonar la diferencia entre el IVA que ha cobrado y el que ha soportado.

Cómo funciona el IVA y el modelo 303

Antes de abordar cómo hacer la declaración de IVA es importante que entiendas en qué consiste este impuesto y cómo funciona. Así podrás ajustar mejor tus precios y evitarás uno de los errores más habituales de los emprendedores: pensar que el IVA es tuyo y que pagar mucho IVA es una mala señal para tu negocio.

El IVA o Impuesto sobre el Valor Añadido es un tributo que se aplica sobre casi todos los servicios y productos a lo largo de cadena de producción. Cada vez que vendes un producto, tienes que sumar el IVA al precio y cada cosa que compras incluye también un IVA.

Como todo impuesto, el IVA es del Estado, no del empresario o de la empresa. Lo que ocurre es que autónomos y compañías actúan como recaudadores de Hacienda para este tributo. En cada venta van recaudando ese IVA, que puede ser del 4%, 10% o 21%, y cuando termina el trimestre, tienen que ingresar ese dinero a la AEAT a través del modelo 303.

A cambio de este esfuerzo, el Estado permite a empresas y autónomos deducir parte del IVA que ellos pagan a sus proveedores. Es lo que se conoce como IVA soportado. Es decir, al hacer tus cuentas mensuales, podrás restar el IVA que tú has pagado en material para hacer tus productos, servicios de la empresa y otros gastos al IVA que has cobrado.

La declaración trimestral de IVA es donde haces las cuentas con Hacienda entre el IVA que has pagado y el que has ingresado.

A modo de ejemplo, si has vendido dos máquinas por valor de 10.000 euros más IVA, habrás ingresado 2.100 euros de IVA. Para poder cerrar la venta has tenido una serie de gastos como el móvil, el coche y el alquiler de oficinas. En total, estos gastos ascienden a 5.000 euros con un IVA de 1.050 euros. Hacienda te permite restar ese IVA soportado al repercutido, el que has pagado. Así, en lugar de ingresarle 2.100 euros, solo te tocará pagar 1.050 euros.

Quién, cuándo y dónde presentar el modelo 303 de IVA

Salvo determinadas actividades, todos los autónomos y empresas tienen que presentar la declaración trimestral de IVA. Las grandes empresas lo hacen de forma mensual, pero también liquidan el IVA con Hacienda.

El modelo 303 de IVA se presenta todos los trimestres y al comienzo de cada año se suma también el modelo 390 de resumen anual de IVA. Estas son las fechas límite para cada trimestre:

Hacienda permite presentar el IVA de forma 100% telemática a través de su página web en este enlace o en formato físico en tu oficina del banco. La primera opción es obligatoria para las empresas, pero no para los autónomos.

Con la segunda alternativa también tendrás que acceder al enlace anterior, rellenar el modelo vía telemática y después imprimir la predeclaración. Ese será el documento que entregues en tu oficina bancaria y que ellos validarán como entregado. En el siguiente apartado podrás ver todo este proceso.

Cómo hacer la declaración trimestral del IVA

Ahora que ya sabes todo lo que necesitas sobre el IVA, te va a ser mucho más fácil saber cómo rellenar el modelo 303 de Hacienda. Y si tienes dudas la AEAT cuentan con un manual de instrucciones para cumplir con el trámite.

El primer paso del proceso para presentar la declaración trimestral de IVA es acceder a la página web de Hacienda con este enlace. Una vez dentro tendrás que elegir la fórmula de presentación. Si tienes pensado imprimir el documento, deberás pulsar en predeclaración.

A continuación, se abrirá una pantalla en la que habrá que indicar el periodo de IVA a liquidar y tus datos personales. Además, deberás responder a algunas preguntas sobre el régimen de IVA al que tributas para que así Hacienda te pueda mostrar únicamente las casillas que te interesan.

El modelo 303 cuenta con un total de 80 casillas que se dividen entre IVA devengado e IVA deducible, además de tus datos como autónomo o empresa. El primero hace referencia al IVA que has ingresado y el segundo al IVA que has pagado y puedes deducir, que no será todo.

El IVA devengado: casillas 1-27 del modelo 30

Las primeras nueve casillas de la declaración de IVA están reservadas para tus ingresos. Al introducir tus datos deberás separarlos según el tipo de IVA que hayas cobrado que puede ser del 4%,10% o 21% dependiendo del tipo de servicio.

El modelo se divide en tres filas y tres columnas según el tipo de IVA. En la primera hay que indicar la base imponible (lo que has cobrado sin IVA), en la segunda el tipo de IVA (21%, por ejemplo) y en la tercera la cuota. Cada fila es la suma de todos los ingresos según el tipo de IVA.

Las siguientes casillas solo aplicarán en casos concretos. Así, las casillas 10-14 son para las adquisiciones intracomunitarias, es decir, dentro de la Unión Europea, siempre que tengas CIF intracomunitario. Si no tienes CIF intracomunitario, su resultado será cero.

De ahí hasta el final se tratará lo que se conoce como recargo de equivalencia. Este es un régimen especial de IVA para minoristas autónomos que actúan como meros vendedores. Es decir, que no tratan el producto, solo se limitan a la compra-venta del mismo.

Por último, la casilla 27 aúna los resultados del resto. En otras palabras, suma todo el IVA que has cobrado en el trimestre. Es lo que se conoce como cuota devengada.

IVA soportado: casillas 28-75

Estas son las casillas clave y también las más complicadas de rellenas. Las más importantes son las que van desde la 28 a la 41. Ahí tendrás que reflejar el IVA que has pagado y que puedes deducirte. La clave está en saber qué IVA desgrava, ya que hay gastos deducibles en el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades que no podrás imputar en la declaración trimestral de IVA.

El criterio general para los autónomos es que el gasto esté afecto a la actividad. Es decir, que sea necesario para poder desarrollar el negocio. A partir de ahí hay normas especiales que se aplican si tienes la oficina en casa o sobre el uso del coche del autónomo. Con las empresas ocurre algo parecido.

Al rellenar el modelo 303 tendrás que diferenciar entre las compras corrientes (casillas 28 y 29) y la compra de activos y bienes de inversión (casillas 30 y 31), que será lo que vaya a estar en la empresa más de un año y que después podrás amortizar en el IRPF.

A continuación, figuran las operaciones extracomunitarias de los bienes que hayan tenido que pasar por la aduana (casillas 32-35) y las intracomunitarias (casillas 36-41).

En la casilla 43 hay que incluir las posibles regularizaciones por bienes de inversión que se hubiesen adquirido antes del inicio de la actividad. A continuación, en la casilla 44 deberás poner las cuotas a compensar de periodos anteriores. Es decir, si en otros trimestres pagas más IVA del que ingresaste (por ejemplo, porque compraste un coche de empresa), deberás ponerlo aquí para que te lo compensen con el IVA del trimestre en curso.

La casilla 46 es la que resume la declaración en el régimen general. Es el resultado de restar la casilla 45 a la casilla 27, de sustraer el IVA que has pagado al que has cobrado. Sin embargo, para saber lo que tendrás que abonar de IVA hay que acudir a la casilla 65 y a la 71, que deducirá también las cuotas pendientes en el caso de declaraciones complementarias.

¿Y el resto de casillas hasta la 80? Tienen diferentes funciones, como incluir las operaciones exentas de IVA o utilizarse para quienes trabajan en el régimen especial del criterio de IVA de caja.

Tras rellenar el modelo podrás presentarlo directamente si tienes firma electrónica o imprimirlo y llevarlo al banco si no la tienes o prefieres entregarlo en papel. Y así un trimestre tras otro.

Para leer más