Aralar cree que el desarme de ETA "se ha consumado" y la banda "se ha convertido en una organización civil"

Actualizado 08/07/2015 11:24:56 CET

Pide que se eliminen la legislación antiterrorista y la AN, y que se revisen la dispersión y "hasta la amnistía"

BILBAO, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, y la secretaria de organización de la formación, Rebeka Ubera, han destacado que el desarme de ETA "se ha consumado" y la banda "se ha convertido en una organización civil". En este contexto, han pedido que se eliminen la legislación antiterrorista y la Audiencia Nacional, y que se revisen la dispersión y "hasta la amnistía".

Zabaleta y Ubera han realizado estas declaraciones en una rueda de prensa celebrada en Bilbao en la que han realizado una valoración del último comunicado de ETA, que creen que sólo "se puede entender en el sentido de que se ha efectuado el desarme desde la unilateralidad y, como consecuencia de ello", la banda "se ha convertido en una organización civil".

Ambos dirigentes de Aralar han considerado "una noticia extraordinaria y beneficiosa para Euskal Herria" que "el desarme se haya consumado" y ETA sea ahora "una organización civil", y ha precisado que se trata de "una gran aportación en lo referente a la convivencia".

A su juicio, "el desarme solo se podía llevar a cabo desde la unilateralidad", mientras que el Estado español "ha mostrado una actitud de total irresponsabilidad; no solo porque no ha ayudado, sino también porque ha amenazado, entorpecido y puesto en peligro la consumación del desarme". Por ello, creen que "ha quedado en evidencia la tremenda irresponsabilidad del Gobierno de Rajoy y de varios partidos españoles".

Aralar cree que el hecho de que se haya "llevado a cabo el desarme desde la unilateralidad, es mucho más beneficioso" porque, de esta forma, "los pasos que se den en materia de pacificación no estarán condicionados ni limitados más que por la voluntad política de este pueblo y en sus decisiones de futuro, como bien recuerda la propia organización ETA en su comunicado".

En este contexto, ha lamentado que, "en estos últimos días, al igual que ocurrió hace tres años, algunos partidos y organizaciones no hayan querido asumir riesgo ni responsabilidad alguna", en alusión, no sólo a Mariano Rajoy y su gobierno, sino también al lehendakari, Iñigo Urkullu, a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, y a sus respectivos Ejecutivos.

"Siempre han actuado supeditados o condicionados a los medios de comunicación, siempre han prevalecido en ellos sus intereses partidistas y nunca se han mojado de verdad. No han realizado la aportación que necesitaba la pacificación, y, día tras día, se han limitado a hablar de la violencia y de algunas víctimas en exclusiva", ha asegurado.

ORGANIZACIÓN CIVIL

En su interpretación de que ETA se ha convertido en "organización civil", ha señalado que "sus responsabilidades como organización así lo exigen" y se ha preguntado: "¿Si no, quién puede asumir la responsabilidad de lo ocurrido y del dolor causado?".

A su entender, es, además, "necesario tener la posibilidad de interlocución con ETA, como entidad responsable hasta que la sociedad haya resarcido en su totalidad las cuestiones de todos los presos, los huidos y las víctimas".

Asimismo, considera "indispensable que ETA siga como organización civil para que los relatos de lo ocurrido puedan ser plurales, ya que faltaría una gran parte de la verdad con la eliminación de la voz de tal movimiento histórico como éste".

LA CONVIVENCIA

Patxi Zabaleta y Rebeka Ubera han destacado que "el reto de la convivencia al que se enfrentan la sociedad vasca y la de todo el estado español nos debe hacer mirar a la reivindicación del Acuerdo de Gernika".

"Una vez terminada la lucha armada y efectuado el desarme, no existen ni razones ni excusas para seguir manteniendo las legislaciones y jurisdicciones antiterroristas y la política penitenciaria de excepción", han aseverado.

Por ello, creen que "es totalmente necesario eliminar de raíz la legislación antiterrorista que posibilita la incomunicación y las torturas; es necesario cambiar a tribunales y jurisdicciones de excepción suprimir la Audiencia Nacional; y es necesario revisar y cambiar figuras y tipificaciones como la de los presos y refugiados políticos, así como la dispersión y hasta la amnistía, como base de una paz estable y justa".

Para leer más