Publicado 28/01/2021 12:42CET

Ayuntamiento de Bilbao colaborará con las residencias para habilitar "espacios acotados y seguros" para los usuarios

El Consistorio bilbaíno ha realizado 36.770 llamadas a personas mayores durante la pandemia para conocer su situación

BILBAO, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Bilbao, que ha realizado 36.770 llamadas a personas mayores durante la pandemia del Covid-19 para conocer su situación y atender sus demandas, colaborará con las residencias de personas mayores para habilitar durante la crisis de covid-19 "espacios acotados y seguros" en el entorno de estos centros para que los residentes puedan salir al aire libre.

El pleno de este jueves ha debatido una moción de Elkarrekin Bilbao en la que se instaba al equipo de Gobierno a mejorar los dispositivos residenciales de personas mayores a demanda de estos y de acuerdo con las directrices de la Diputación Foral de Bizkaia, habilitando temporalmente donde sea posible espacios "acotados y seguros" para que los residentes puedan salir a "un espacio abierto, manteniendo en todo momento las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades competentes".

Finalmente, ha salido adelante, por unanimidad, una enmienda de modificación del equipo de Gobierno acordada con Elkarrekin Bilbao, en la que el ejecutivo local se compromete a, "mientras se mantengan las medidas sanitarias por el Covid-19 y de acuerdo con las directrices marcadas por la Diputación Foral de Bizkaia, colaborar con los dispositivos residenciales de personas mayores y habilitar temporalmente a demanda de estos y siempre que sea posible, espacios acotados y seguros en torno a las residencias".

En la defensa de su moción, el concejal de Elkarrekin Bilbao Xabier Jiménez ha advertido de que las personas residenciadas son las que están sufriendo "con mayor virulencia el encierro y las medidas restrictivas a la movilidad" y son "un colectivo tremendamente vulnerable", por lo que el mantenimiento de la burbuja es "imprescindible".

Según ha señalado, "salvo a aquellas personas que han podido disfrutar de los paseos terapéuticos con familiares y allegados, la verdad es que hay muchas personas que no han salido de su residencia". "Y la realidad es que en Bilbao hay algunas residencias con patios o jardines, pero la realidad es que la amplia mayoría no disponen de los mismos, lo que ha condenado a cientos de personas mayores a vivir literalmente encerradas entre las cuatro paredes de la residencia", ha lamentado.

Por ello, ha considerado que, "a través de la habilitación temporal de espacios públicos de cercanía, se permite que esas personas que no han podido salir dispongan de un espacio seguro, cercano y donde se mantenga esa burbuja al menos unas horas al día".

La edil de EH Bildu Alba Fatuarte ha recordado que su grupo municipal siempre ha defendido "dotar de más derechos a las personas residentes" y en este caso, que se plantea que puedan realizar paseos "con mayor libertad" también apoyan la propuesta.

"Hay que tener en cuenta que, desde el inicio de la pandemia, las personas mayores que se encuentran en las residencias han sido unos de los colectivos más perjudicados ya que llevan casi una año con su derecho a la movilidad restringido", ha destacado, para señalar que, por ello, desde EH Bildu han presentado en Juntas Generales varias propuestas para poder ampliar los derechos de este colectivo y allí han recordado "las graves consecuencias de ese aislamiento".

Así mismo, Fatuarte ha destacado que EH Bildu también solicitó que desde la Diputación se financiara a los ayuntamientos para hacer estas inversiones, pero "no salió adelante".

La portavoz del PP, Raquel González, ha considerado que la existencia de residencias en la Villa que no cuentan con espacios verdes, e incluso ni con ningún espacio al aire libre, es "un punto negro en la asistencia a nuestros mayores que se debe corregir con la mayor agilidad posible".

El PP, ha explicado, defiende un modelo residencial con "todas las residencias ubicadas en lugares con espacio verde, luz natural y con amplitud suficiente", por lo que, según ha afirmado, "mientras eso llega", están de acuerdo "con todo lo que se pueda hacer de modo provisional".

36.770 LLAMADAS A MAYORES

En su respuesta a los grupos, el concejal de Acción Social, Juan Ibarretxe, ha indicado que el Ayuntamiento de Bilbao ha realizado 36.770 llamadas a personas mayores durante la pandemia del Covid-19 para conocer su situación y atender sus demandas,

Además, ha destacado que el Consistorio ha reforzado y mantenido durante la pandemia los programas del Servicio de Ayuda a Domicilio y de los centros de convalecientes o de viviendas comunitarias y tuteladas, "concediendo ingresos de carácter de urgencia como medida preventiva para evitar situaciones de soledad"

Así mismo, ha indicado que en aquellos servicios en los que la situación no se podía mantener en funcionamiento cumpliendo las exigencias sanitarias, como fueron la atención diurna en los centros de día o el apoyo a familias y cuidadores, "se fueron realizando seguimientos telefónicos para mantener contacto con todas las personas y satisfacer sus demandas".

También ha destacado que "se ha trabajado de forma conjunta y estrecha" con el Departamento de Salud del Gobierno Vasco en la elaboración de protocolos que permitiesen abrir las asociaciones de forma segura para la no propagación para la pandemia".

Ibarretxe ha afirmado que la iniciativa aprobada va en la dirección de "seguir poniendo a disposición de la ciudadanía todos los medios con los que el Ayuntamiento cuenta para poder afrontar en esta situación tan excepcional e intentar pasar a una situación lo más normalizada posible".

En ese sentido, tras subrayar que esta medida "debe de atender de forma puntual y no es la solución a la que debemos recurrir como solución normalizada", ha dicho que el Ayuntamiento estará dispuesto a facilitar esta medida "excepcional" a aquellas residencias que su entorno lo permita "en una situación tan excepcional como la que vivimos".

Para leer más