Euskadi creará 302.084 empleos hasta 2024

Actualizado 22/02/2016 15:43:40 CET
Madariaga, Toña y Gallastegui
EUROPA PRESS

Gobierno vasco mantiene sus previsiones para este año, de entre 15.000 y 16.000 puestos

   BILBAO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Euskadi generará un total de 302.084 empleos entre los años 2014 y 2024, de los que más del 80% corresponden a la demanda de sustitución de trabajadores por jubilación.

     Las industrias vinculadas al conocimiento y los servicios de proximidad al cliente serán "palancas" en la creación de empleo en los próximos años, según las estimaciones del estudio 'Perspectivas sectoriales del empleo en la economía vasca' elaborado por Laboral Kutxa.

   El informe ha sido presentado este lunes en Bilbao por el director general de Laboral Kutxa, Julio Gallastegui, y el director del Departamento de Estudios de la entidad, Joseba Madariaga, acompañados por el consejero vasco de Empleo y Políticas Sociales, Ángel Toña, que ha reiterado que el Gobierno mantiene las previsiones de creación de empleo para este año en una estimación de 15.000 a 16.000 puestos.

   Según han explicado sus responsables, el estudio de Laboral Kutxa aborda, a lo largo de 150 páginas, la evolución reciente de la actividad económica y las dinámicas de empleo, así como un análisis de las perspectivas de empleo a medio y largo plazo y la identificación de sectores estratégicos y emergentes.

   En función del informe, Euskadi se encuentra, en el momento de salida de la crisis, con una industria "vulnerable" en la que se ha producido reducción de 65.000 empleos entre 2008 y 2014 y, en consecuencia, de su aportación al Valor Agregado Bruto. En esta línea, se perciben "claros signos de terciarización" de la economía vasca, si bien Madariaga ha precisado que "las líneas divisorias entre sectores son cada vez más difusas".

   Según recoge el estudio, se producen "notorios declives" en sectores como el calzado, la madera, las artes gráficas y las actividades metalúrgicas. En cambio, los servicios han "resistido mejor" la crisis en términos de empleo, sobre todo en los ámbitos de educación, sanidad y servicios sociales.

   Los responsables de Laboral Kutxa realizan una estimación de las expectativas para la próxima década y, entre sus conclusiones, destaca la "oportunidad" para el empleo que surgirá del envejecimiento de la población.

   En este sentido, se estima que, a partir de las proyecciones demográficas existentes y con previsiones de crecimiento económico moderado y mejoras en las tasas de actividad y ocupación, habrá una demanda de sustitución de 266.398 puestos de trabajo por vacantes de jubilación, frente a una demanda de expansión de 35.682 puestos de nueva creación.

   De este modo, pese a "baja creación neta de empleo", gracias a las "importantes oportunidades por jubilación", el estudio prevé que se cree una media de 30.200 puestos cada año, incluyendo demanda de expansión y sustitución.

   Se prevé que "las principales esferas de oportunidad de generación de empleo" se produzcan en la denominada "nueva industria", vinculada a la economía del conocimiento y a la sostenibilidad.

   Además, se augura que los llamados servicios de proximidad sean un "importante" ámbito de creación de empleo terciario ya que "se prevé un aumento del empleo en el sector de los servicios a la persona, que se beneficia de unas tendencias demográficas y sociales generadoras de demanda y de un proceso de mejor estructuración de la oferta que favorece su desarrollo", ha indicado Gallastegui.

   También se calcula que aumentará la demanda de servicios de atención domiciliaria, los puestos de trabajo relacionados con la salud, el deporte y las profesiones relacionadas con el sector creativo y digital.

CUALIFICACIÓN INTERMEDIA

   Asimismo, el estudio destaca que existe un alto nivel de cualificación entre la población ocupada en Euskadi, una comunidad que presenta "un problema estructural de sobrecualificación" que, según ha explicado Gallastegui, se ha visto "agudizado" durante la crisis. En esta línea, el informe advierte de la necesidad de personas con cualificación intermedia.

   Del mismo modo, incide en la importancia de mejorar los procesos de orientación profesional con el objetivo de "anticipar" las necesidades de las empresas y prevenir "desajustes" entre la oferta y la demanda de puestos de trabajo.

   En materia de formación, el estudio señala, asimismo, que sigue existiendo una falta de presencia de las mujeres en las ramas industriales, por lo que apuesta por reforzar el papel del colectivo femenino en estos campos tanto en la Formación Profesional como en la universidad.

   Según recoge el estudio, los nuevos puestos requerirán de un nivel de competencia mayor que los anteriores y, en el caso de la industria manufacturera, "habrá una necesidad creciente de profesionales de mayor cualificación capaces de gestionar sistemas de producción automatizada y alto contenido tecnológico". Por ello, advierte de que "la formación y la mejora de las cualificaciones son la base para el empleo sostenible para el futuro".

   En esta línea, el informe realiza un "contraste" entre las perspectivas de creación de empleo neto en los próximos años y la evolución del alumnado de las diferentes ramas de estudio. En palabras del responsable de Estudios de Laboral Kutxa, el desajuste en la oferta-demanda de especialistas puede lastrar el desarrollo".

   De este modo, se han detectado sectores, como la fabricación mecánica, "donde se anticipan oportunidades de empleo, pero, sin embargo, el ratio de plazas ofertadas por mil asalariados se sitúa por debajo de comunidades del entorno o de referencia, y donde se registra además una contracción del alumnado en los últimos años". Asimismo, señala que se está produciendo una disminución "siginificativa" en las especialidades técnicas y un estancamiento en las ciencias, pese a la apuesta por la fabricación avanzada.

   Por otro lado, el informe señala la necesidad de hacer una gestión "más activa" de las plantillas, de manera que "seamos capaces de buscar una flexibilidad de que la gente pueda aportar al mercado laboral desde una óptima más amplia que la de ahora", ha indicado Joseba Madariaga.

"PRUDENTEMENTE OPTIMISTA"

   Por su parte, el consejero Ángel Toña ha destacado que este tipo de estudios son "una herramienta enormemente útil" para el diseño de las políticas económicas y de empleo en un contexto en el que la crisis ha tenido "efectos muy importantes en la vida de muchos vascos", que han perdido su empleo o no lo han encontrado.

   Además, ha añadido que "la temporalidad y el empleo parcial involuntario están mucho más presentes en nuestro ámbito que lo que deseamos". Por ello, ha asegurado que "queda mucho por hacer en lo cualitativo y lo cuantitativo". No obstante, ha afirmado que, pese al "escenario cambiante", es "prudentemente optimista".

   En este sentido, preguntado por la posible revisión de las previsiones de crecimiento del Gobierno vasco, ha reiterado que, tal como anunció la semana pasada el lehendakari, el Ejecutivo "trabajará el crecimiento décima a décima, punto a punto" y, por ello, mantiene sus previsiones de creación de entre 15.000 y 16.000 empleo.

   El consejero ha remarcado que, hasta el momento, las estimaciones del Gobierno, tanto de PIB como de empleo, han sido "prudentes" y, según ha indicado, "la realidad ha demostrado que, no solo se han cumplido, sino que incluso han aumentado". De este modo, ha insistido en que, si bien "en el horizonte de febrero hay algunas incertidumbres adicionales", no hacen modificar las previsiones realizadas a finales del pasado año.

   "De hacerlas, habría que hacerlas más avanzado el año", ha afirmado Toña, que ha precisado que esa revisión no tendría por qué ser "a la baja", sino que también podría tener que realizarse al alza.

Para leer más