Publicado 24/02/2021 19:03CET

La fuente de Zumeta de San Sebastián, recién restaurada, es atacada de nuevo con grafitis

Fuente de José Luis Zumeta atacada con grafitis
Fuente de José Luis Zumeta atacada con grafitis - OSKAR MORENO/MUSEO SAN TELMO

SAN SEBASTIÁN, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La fuente cerámica diseñada por el artista José Luis Zumeta, que fue objeto el pasado mes de diciembre de un tratamiento de conservación y restauración por parte del Museo San Telmo al estar oculta por pintadas, ha sido nuevamente atacada con grafitis.

La fuente, ubicada en la plazuela que comunica las calles Indianoene y Rodil de San Sebastián, fue un encargo del Ayuntamiento donostiarra al artista cuando se urbanizó este espacio en 1989. A raíz de la noticia de su restauración, el museo ha recopilado nueva información sobre la fuente.

Para el encargo recibido, Zumeta pensó en una fuente cerámica con planos superpuestos y, por ello, en lugar de partir un boceto, realizó una maqueta en cartón y la llevó al Taller de Aia. Es allí donde la ceramista Amaia Zinkunegi le ayudó con la parte técnica "creando una estructura cerámica de 106 x 190 centímetros formada por 54 azulejos de arcilla refractaria esmaltada". Realizada la base de la estructura, fue el propio Zumeta quien la policromó manualmente utilizando para ello esmaltes artesanos.

A pesar de que la obra figura en el Atlas escultórico de la ciudad realizado por San Telmo Museoa, "el desconocimiento y/o la falta de respeto hacia las obras realizadas por otros artistas" hizo que "poco a poco se fuera cubriendo su superficie por sucesivos grafitis hasta ocultar la obra original al 100%". Tras un mes de trabajo la obra recuperó su aspecto original y, en prevención de futuras agresiones, se colocó una placa señalando la autoría.

El museo donostiarra ha lamentado que, dos meses más tarde, "se constata la aparición de nuevos grafitis que previsiblemente ocultarán y deteriorarán de nuevo la obra, poniendo en evidencia el gran desconocimiento y la incomprensión de lo que es y significa nuestro patrimonio artístico".

"No entramos a valorar si esas firmas y grafitis, que tienen sus defensores y detractores, deben formar o no parte de nuestro paisaje urbano, pero sí estamos obligados a denunciar que su realización sobre otros bienes culturales constituye un acto vandálico, cuya laboriosa eliminación tiene un alto coste económico y, lo que es más grave, repercute en la desaparición de nuestro patrimonio", han subrayado desde San Telmo.

Por ello, han hecho un llamamiento "al civismo y respeto, al compromiso de todos los ciudadanos en la custodia y preservación de nuestros bienes culturales y artísticos, y en especial a esta fuente, casi perdida y ahora recuperada, obra original de un apreciado artista como fue José Luis Zumeta".

Para leer más