Actualizado 10/02/2016 18:23 CET

Los hogares vascos obtienen en 2015 una nota de 6,6 puntos en sus hábitos medioambientales, dos décimas más que en 2008

Los mejores resultados se dan en el tratamiento de residuos habituales (8,8) y en el de residuos ocasionales (7,8)

BILBAO, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los hogares vascos han obtenido una nota de 6,6 puntos en la evaluación de sus hábitos medioambientales correspondiente a 2015, dos décimas por encima de la nota que lograron en 2008, según los datos recogidos en la Encuesta de Medio Ambiente y Familia elaborada por Eustat, en base a un formulario de 75 preguntas que permite posicionar al conjunto de la sociedad vasca en una escala entre 0 y 10 puntos, según su grado de sensibilización y sus hábitos en comportamientos con impacto medioambiental.

En relación con los indicadores parciales de las 7 dimensiones del Indicador de Medio Ambiente, los mejores resultados se obtienen en las de Tratamiento de residuos habituales (8,8) y Tratamiento de residuos ocasionales (7,8), que obtienen un notable, seguidas por las de Ahorro de energía (6,8), Ahorro de agua (6,4) y de Actitud medioambiental (6,2).

El apartado de Transporte y movilidad mantiene el aprobado (5,5) y finalmente el apartado sobre Pautas de consumo recibe la peor calificación y el único suspenso (4,3).

Territorialmente no se aprecian diferencias significativas, aunque destaca el cambio producido en Gipuzkoa que, tras una mejora de 0,5 puntos respecto a 2008, pasa de ser el territorio con el valor más bajo (6,2) a ser el que mejor puntuación obtiene en el Indicador de Medio Ambiente (6,7). En el indicador de Tratamiento de residuos habituales, Gipuzkoa alcanza la puntuación más alta (9,2) tras una mejora de 1,9 puntos respecto a 2008.

Álava es el territorio con mayor puntuación en Ahorro de agua (6,6), mientras que Bizkaia es el territorio de la Comunidad Autónoma Vasca que tiene la puntuación menor en los siete indicadores parciales, aunque sin grandes diferencias con los otros territorios.

Entre los grupos sociales que constituyen la población vasca, el Indicador de Medio Ambiente toma los valores más altos en las viviendas formadas por cuatro personas (6,7) y entre las personas con estudios universitarios o secundarios (6,7) y los más bajos en las viviendas con una única persona (6,5) y en las personas sin estudios (6,4).

HÁBITOS DE AHORRO DE AGUA

El 97,4% de las familias vascas tiene algún hábito que les permite reducir el consumo de agua, siendo los más frecuentes "esperar a llenar la lavadora o el lavavajillas" (87,3%) antes de ponerlos, que aumenta respecto al 2008 (82,6%), y "descongelar la comida con antelación para evitar hacerlo debajo del grifo" (87%).

Sin embargo, el hábito de reciclar el agua apenas lo tiene el 11,9% de las familias, cifra inferior al 13,1% de 2008. Por territorios, Álava (13,1%) se sitúa a la cabeza, seguida por Bizkaia (12,7%) y por Gipuzkoa (10,3%). Además, se constata que esta medida es inversamente proporcional al nivel de ingresos, de manera que las familias con mayores ingresos son las que obtienen el valor más bajo (7,5%) y las familias con menores ingresos las que obtienen el valor más alto (16,8%).

Los diferentes dispositivos de ahorro de agua son utilizados en el 77,4% de las viviendas, con el grifo monomando o termostático como el más habitual (77,5%), y destaca que más de la mitad de las viviendas (51,2%) dispone de limitadores de descarga en la cisterna, resultado que casi duplica al obtenido en 2008 (28,6%).

GAS CANALIZADO

El gas canalizado continúa con su expansión y está presente en el 62,3% de las viviendas (+2,4 puntos porcentuales). Por territorios históricos, el mayor porcentaje de viviendas con gas canalizado se da en Gipuzkoa (68,8%), seguido por Álava (67,8%) y Bizkaia (56,8%). En los municipios de menos de 10.000 habitantes (54,9%) se ha experimentado un crecimiento de 5 puntos porcentuales respecto a los resultados obtenidos en 2008.

Si en 2008 un 90% de las viviendas contaba con calefacción, en 2015 esta cifra alcanza el 95%, destacando por tipo de calefacción las de gas (63,4%), las eléctricas (22,3%) y las de gasóleo (9,1%).

La calefacción de gas individual, presente en una de cada dos viviendas de Euskadi, es el tipo de calefacción más utilizado, con diferencias territoriales que van desde el 57,5% de Álava, hasta el 49,1% de Bizkaia.

Casi la totalidad de las viviendas (99%) dispone de algún tipo de aislamiento. Así, las persianas (94,5%) y el doble cristal (71,6%) están presentes en la mayoría de las viviendas, destacando el aumento de éste último, casi 7 puntos porcentuales más que en 2008 (64,7%).

ILUMINACIÓN

Respecto al tipo de iluminación utilizado en las viviendas vascas, las bombillas de bajo consumo (88,4%), con un incremento de casi 20 puntos porcentuales respecto a 2008 (68,7%), pasan a ser el tipo más utilizado, en detrimento de las luces fluorescentes (69,6%), que sufren un retroceso respecto a los datos obtenidos en 2008 (75,6%).

La recogida separada de residuos orgánicos ha aumentado en los tres territorios históricos, destacando el incremento que se ha producido en Gipuzkoa, que pasa de ocupar la última posición en 2008 (16,8%) a la primera en 2015 (79%).

El hábito del reciclaje de residuos de las familias vascas es alto, sobresaliendo los residuos de papel y cartón (93,1%), de vidrio (92,8%) y los envases de plástico y metálicos (92,3%).

RUIDOS Y MALOS OLORES

Se mantiene el porcentaje de familias que soporta malos olores en su vivienda (15,2%), en mayor proporción en Gipuzkoa (17,5%), seguida de Bizkaia (15,4%) y por último Álava (9,3%). El origen de los malos olores sigue encontrándose en las tuberías y el saneamiento (7,4%) y en las actividades industriales (2,6%).

Por otro lado, las familias vascas soportan menos ruidos (23,2%) que en 2008 (26%). Las fuentes principales de ruido son las obras (10,4%), los vecinos (10%) y el tráfico (8,3%), que retrocede en más de 3 puntos respecto 2008 (11,9%).

TRANSPORTE

La movilidad de la población sigue apoyándose en el transporte privado (35,4%), pero con un porcentaje menor que en 2008 (41,2%). Los desplazamientos a pie o en bicicleta, con un 35,1%, se imponen como forma de movilidad habitual al coche (34,1%) y al transporte público (28,7%), cuya modalidad más importante es el autobús (14%).

Por territorios, en Gipuzkoa predomina el transporte privado (39,6%), en Álava el desplazamiento a pie o en bicicleta (50%) y en Bizkaia están equilibrados el transporte público (36%), el privado (33%) y los desplazamientos a pie o en bicicleta (30%).

PAUTAS DE CONSUMO

El índice de pautas de consumo sigue sin llegar al aprobado (4,3), pero mejora respecto a 2008. Respecto al uso de productos con impacto ambiental, el uso frecuente de papel reciclado (21,8%), envases retornables (19,2%) o pilas y baterías recargables (28,5%) es minoritario entre las población vasca y tampoco llegan a la mitad las viviendas en las que nunca o rara vez se utilizan productos de usar y tirar (43%).

En el momento de comprar un nuevo producto, las familias vascas dan ahora más importancia a la eficiencia energética, en el caso de los electrodomésticos (82,3%), y a la producción local (66,2%), siendo los dos aspectos que han experimentado una evolución más positiva respecto a 2008 (+6,5 puntos y +9,3 puntos, respectivamente).

PREOCUPACIÓN POR EL MEDIO

Casi todas las personas de 16 y más años manifiestan una preocupación por el medio ambiente, pero las personas que se preocupan en grado alto han disminuido considerablemente en el año 2015, de 81,2% en 2008 a 71,7%.

La población apoya masivamente (93,1%) la adopción de determinadas medidas a favor del medio ambiente, tales como reducir el ruido del tráfico (84,6%), establecer un impuesto ambiental a los combustibles más contaminantes (60,4%) o restringir el consumo abusivo de agua (57,5%).