Ibermática pone en marcha un programa de apoyo a emprendedores en el sector de las TIC, dotado con un millón de euros

Actualizado 23/05/2008 15:38:23 CET

Larrea apuesta por "generar ecosistemas donde el espíritu emprendedor aflore" y destaca el papel que deberían jugar universidad y empresa

BILBAO, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Ibermática ha puesto en marcha una iniciativa dirigida a potenciar el desarrollo de proyectos empresariales en el sector de las TICs, tanto dentro de la empresa como fuera de ella, para la que ha previsto, en principio, una partida de un millón de euros. Mediante este programa, se pretende "acompañar" a los emprendedores con diversas herramientas que les faciliten el desarrollo de su proyecto gestionando la innovación como "un proceso".

En este sentido, el presidente de Ibermática, José Luis Larrea, señaló la necesidad de abordar este campo con una actitud "proactiva", por lo que destacó el papel que a su entender deberían jugar tanto la universidad como la empresa, que "no están a la altura" del reto de la innovación.

Larrea presentó hoy en Bilbao, junto al director del Instituto Ibermática Innovación (i3B), Iñaki del Río, el programa 'Ibermática Emprende', con el que la compañía, que tiene como objetivo "ser agente activo de innovación", se compromete a generar "espacios abiertos" para que "aflore la competitividad y el espíritu emprendedor en las personas".

La iniciativa, gestionada por el Instituto Ibermática Innovación se plantea crear una comunidad de emprendedores en base a una red de cooperación entre instituciones, administraciones públicas, empresas privadas y otras organizaciones "con la filosofía de sumar, colaborar y enriquecer iniciativas que cumplen con la misión de fomentar el espíritu emprendedor".

La iniciativa se ha diseñado desde un doble enfoque ya que intentará identificar ideas y proyectos emprendedores entre los cerca de 4.000 profesionales que actualmente desarrollan su trabajo en el grupo, pero también se plantea como objetivo captar iniciativas ideadas por personas ajenas a la organización.

De este modo, mediante este programa, Ibermática apoyará la creación y consolidación de nuevos proyectos empresariales en el sector de las TIC que desarrollen "una actividad innovadora" en este sector o "complementaria" a los procesos de negocio de la compañía.

Para ello, pondrá a disposición de los emprendedores herramientas como labores de acompañamiento y asesoría teniendo en cuenta su experiencia en el sector, apoyo de la nueva empresas desde la marca 'Ibermática', o cobertura al proceso de venta a través de su red comercial.

También se ha previsto un fondo económico con la posibilidad de participar en las nuevas empresas con "un porcentaje minoritario", ya que la iniciativa tiene una "vocación de acompañamiento". En este sentido, no se contempla, al menos a corto o medio plazo, que ninguna de las iniciativas apoyadas sea integrada en la empresa, sino que se apuesta por "una inversión económica del 20-30% que permita participar en los conocimientos de las mismas, establecer unos principios y tomar parte en las tomas de decisiones, sin olvidar que la palabra final la tiene el emprendedor".

Además, el programa incluye otra serie de ventajas complementarias para los proyectos ideados por los propios trabajadores de Ibermática. Entre ellas, se incluye la posibilidad de disponer de jornada reducida o un periodo de excedencia durante el proceso de creación o en los primeros pasos de la empresa, y se estudia una fórmula de compromiso de reintegración en Ibermática en caso de que el proyecto no sea puesto finalmente en marcha o fracase.

Ibermática ha previsto un presupuesto de un millón de euros "para empezar", que podría ser aumentado, según explicó su presidente, que se mostró convencido de que en caso de que sea una experiencia "exitosa" contarán con "acompañantes" de fondos de capital riesgo.

GENERAR ECOSISTEMAS

Larrea, que confió en que el programa tendrá "buena acogida" aunque admitió sus dificultades "a corto plazo", destacó la "conceptualización pionera" de este programa y advirtió, en este sentido, de que "se está tratando como un suceso" la innovación, de manera que "el reto fundamental es pasar a gestionar, que realmente sea un proceso, algo que controlemos".

En esta línea, apostó por "superar la conceptualización de la incubadora para pasar a generar ecosistemas donde el espíritu emprendedor pueda aflorar". En este campo, según añadió, hay "dos grandes jugadores", la empresa y la universidad, que deben generar espacios de cooperación.