Las menores de 31 años sufrieron el año pasado una de cada tres victimizaciones contra mujeres en Bizkaia

La diputada vizcaína Teresa Laespada
DIPUTACIÓN DE BIZKAIA
Publicado 26/11/2018 14:14:01CET

Laespada lamenta que adolescentes y jóvenes "siguen aprendiendo valores que perpetúan la desigualdad y fomenta la violencia"

BILBAO, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las niñas, adolescentes y jóvenes menores de 31 años sufrieron el año pasado una de cada tres victimizaciones contra mujeres en Bizkaia y casi el 70% de las registradas contra la libertad sexual, según los datos recogidos en el 'Informe de Cifras 2017' del Observatorio de la Violencia contra las Mujeres de Bizkaia, hechos públicos este lunes por la diputada de Empleo, Inclusión Social e Igualdad, Teresa Laespada.

La diputada ha expuesto estas cifras en la inauguración en Bilbao del decimosegundo espacio de debate y reflexión Gizartegune, que en esta ocasión se ha desarrollado bajo el titulado 'Violencia de género en jovenes y adolescentes: prevención, atención y sensibilización para su erradicación'.

Laespada ha detallado que, a lo largo del pasado ejercicio, se contabilizaron en Bizkaia 2.201 victimizaciones sufridas por mujeres en Bizkaia, lo que supone 140 más que en 2016. De ellas, 765 corresponden a mujeres menores de 31 años, 79 más que el año precedente.

De este modo, las mujeres menores de 31 sufrieron el año pasado el 34,75% de las victimizaciones contra mujeres, si bien este porcentaje se eleva hasta el 69,23% teniendo en cuenta únicamente las victimizaciones contra la libertad sexual. En este ámbito, las 84 mujeres menores de 31 años que sufrieron victimizaciones suponen 33 más que en 2016.

La diputada Teresa Laespada ha subrayado que "no se nace con roles estereotipados de hombres o mujeres, sino que se aprenden en los procesos de socialización", de modo que adolescentes y jóvenes "siguen aprendiendo valores que perpetúan la desigualdad y fomenta la violencia".

"Porque desigualdad y violencia son las dos caras de una misma moneda y la una se retroalimenta de la otra. La desigualdad necesita de la violencia para sobrevivir y la violencia no tiene cabida en una sociedad de personas iguales y libres", ha agregado.

En este sentido, ha criticado algunos productos televisivos que plantean "un amor romántico donde las mujeres necesitamos de un príncipe que nos proteja y resuelva la vida, que siguen propiciando la imagen del hombre como el macho alfa, fuerte y protector".

PAPEL SECUNDARIO

Según ha indicado, "todavía hoy la mujer tiene un papel secundario en la sexualidad". "La mayoría de nuestras y nuestros jóvenes tienen como primera fuente de educación sexual la pornografía, que sigue vendiendo una imagen de la mujer con un papel de sumisión al hombre en las relaciones sexuales", ha lamentado.

Por ello, ha reivindicado que es preciso "educar a nuestras y nuestros jóvenes en emociones, en afectividad, trasladarles una educación sexual basada en el respeto y en el derecho individual a la libertad sexual y a elegir cómo, cuándo, dónde y con quién mantener relaciones sexuales".

Asimismo, ha advertido de que entre los jóvenes está extendida la creencia de que es aceptable "agredir, hacer sufrir y causar daño a alguien que se quiere" en determinadas circunstancias, porque "muchas personas no llegan a comprender" que también son violencia "el control del tiempo, del dinero, de la ropa, de las amistades, proyectos y actividades, la coacción, el chantaje y las amenazas e incluso insultar y zarandear a la pareja".

La jornada de debate y reflexión 'Gizartegune' ha incluido una mesa redonda con entidades que trabajan con jóvenes en la lucha contra la violencia machista. El encuentro ha contado también con la intervención de las expertas María José Díaz-Aguado Jalón, Ferrer Pérez y Montserrat Muñoz Sáez.