Ocho personas fallecieron en las carreteras vascas en julio y agosto

Retenciones en la AP-8 en Irun.
GOBIERNO VASCO
Actualizado 03/09/2018 12:10:32 CET

Se registra casi un 5% más de tránsito internacional y se espera que al final del verano se alcancen casi 2 millones de desplazamientos

BILBAO, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ocho personas han perdido la vida durante julio y agosto en accidentes en las carreteras vascas, tres más que en el mismo periodo de 2017, según los datos hechos públicos este lunes por el Departamento vasco de Seguridad.

Durante los meses de julio y agosto, han pasado por las carreteras vascas 55.000 vehículos más que el año pasado, por lo que, a la espera de contar con los datos de septiembre, se estima que al final del verano la red viaria vasca habrá soportado un tráfico de casi 2 millones de desplazamientos de largo recorrido.

Desde la Dirección de Tráfico del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco han explicado que los operativos especiales puestos en marcha en el nudo de Armiñón y en el enlace de la N-622 en sentido hacia Vitoria y en la A-1 con la AP-1 hacia Madrid, así como el control y vigilancia de los agentes de la Ertzaintza, han contribuido a "la fluidez del tráfico en un periodo de gran volumen de desplazamientos".

En materia de siniestralidad, en función de los datos registrados por la Ertzaintza, el número total de accidentes se ha reducido en Euskadi un 15,8% en este periodo estival. En total, se han producido 1.101 accidentes, de los que 450 se produjeron en Gipuzkoa, 421 en Bizkaia y 230 en Álava.

Sin embargo, la cifra de fallecidos ha aumentado, al alcanzar las personas fallecidas, frente a las cinco del pasado año. En concreto, durante los meses de julio y agosto, han perdido la vida dos personas en las carreteras alavesas y otras dos en las guipuzcoanas, mientras que en las vizcaínas han fallecido cuatro. De estas personas fallecidas, cinco eran motoristas, una conductora de turismo, una de tractocamión y una de furgoneta.

Por otro lado, han resultado heridas de gravedad en las carreteras vascas durante estos dos meses de verano, 72 personas, lo mismo que en julio y agosto de 2017.

En lo que llevamos de año, en las carreteras vascas han fallecido 30 personas, de ellas 10 conductoras de vehículos, 11 motoristas, seis peatones y tres ocupantes de vehículos.

OPERACIÓN SALIDA Y RETORNO

Según ha detallado Tráfico, la 'operación salida' se desarrolló de manera concentrada y las retenciones se registraron en los puntos habituales, en la A-8 hacia Cantabria, en el paso fronterizo de Biriatou y en la N-622, en el enlace de la A-1 con la AP-1 en dirección hacia Madrid.

En Álava, el día con mayores retenciones fue el 4 de agosto en el enlace entre la A-1 y la AP-1 en Armiñón, hacia Madrid, donde se alcanzaron retenciones de 7 kilómetros. En ese mismo punto, se registraron colas de hasta 5 kilómetros el 28 de julio, fecha en la que aumentó el número de desplazamientos de vehículos que atraviesan Euskadi en tránsito internacional procedentes del norte de Europa con destino norte de África y Portugal.

En Bizkaia, por su parte, el tráfico denso coincidió con las salidas locales que se efectúan cada fin de semana entre Bilbao y la zona costera de Cantabria. De este modo, el viernes 6 de julio, las retenciones alcanzaron un total de 17 kilómetros en la A-8, en Barakaldo, sentido Cantabria, debido, además, al accidente de un camión a la altura de Saltacaballos, en Cantabria, y la avería de varios vehículos.

En Gipuzkoa, la habilitación a finales de julio del segundo carril en la unión entre la AP-8 y la AP-1 en Maltzaga, sentido Vitoria, ha "normalizado" el tráfico en un punto donde el 5 de agosto del año pasado se registraron retenciones de 15 kilómetros, ha destacado Tráfico. La finalización total de esta obra se retomará una vez concluida la operación de tráfico de verano.

Las retenciones más importantes en territorio guipuzcoano se produjeron en el peaje de Irún, en la AP-8 sentido Bilbao, donde el tráfico denso alcanzó los 7,5 kilómetros, hasta la frontera de Biriatou, el 28 de julio y el 4 de agosto.

El 15 de julio, se vivió una situación similar, pero en el paso fronterizo de Biriatou, dirección Francia, ya que las restricciones de paso de vehículos pesados por ser festivo la víspera en el territorio galo produjo retenciones de 15 kilómetros, "ajenas al retorno masivo de vehículos en tránsito internacional".

Por su parte, la 'operación retorno' de las vacaciones de verano ha sido escalonada a partir de la segunda quincena de agosto. Los fines de semana han concentrado el mayor flujo de vehículos en dirección Francia en "un constante tránsito de vehículos", con retenciones y gran densidad de tráfico especialmente en el punto fronterizo de Biriatou.

En las carreteras guipuzcoanas, la retención más importante se produjo el 29 de agosto en la AP-8 en el paso fronterizo de Biriatou, sentido Baiona, donde se produjeron colas de hasta 14 kilómetros. Las retenciones que superaron ligeramente la decena de kilómetros se registraron los días 17, 23, 24 y 30 de agosto.

En Álava, las mayores retenciones se vivieron en el enlace entre la A-1 y la N-622, sentido Irún. El 24 y el 30 de agosto, hubo colas de hasta 7 kilómetros, mientras que los días 17 y 18 de agosto, llegaron a los 6 kilómetros. Bizkaia, por su parte, no registró "ninguna retención extraordinaria" con motivo del retorno vacacional de los vehículos de otros países, ha explicado Tráfico.

CAMPAÑA DE COMUNICACIÓN

Por otro lado, el Departamento vasco de Seguridad ha indicado que, con el objetivo de prevenir accidentes en la red viaria vasca durante la operación salida y retorno de vacaciones de verano, se ha reforzado la campaña de concienciación en medios de comunicación y en los canales propios de Tráfico.

En la segunda fase de la campaña 'Gidatu, besterik ez / Elige conducir', se ha incidido en la prevención para afrontar los tres principales factores concurrentes en los siniestros en carretera: la velocidad inadecuada o excesiva, el consumo de alcohol y drogas, y las distracciones. Además, ha multiplicado los mensajes de prevención, sensibilización y concienciación dirigidos al colectivo vulnerable de motoristas.