Actualizado 30/09/2008 19:49 CET

La oposición en Junta, dispuesta a colaborar para afrontar la crisis, reclama el mantenimiento del gasto social

PSE advierte de que no dará "cheques en blanco" en temas en los que no participe y PP reclama un mayor esfuerzo del Gobierno vasco

BILBAO, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los partidos de la oposición en las Juntas Generales de Bizkaia, excepto ANV, trasladaron al diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, su disposición a colaborar en la búsqueda de salidas a la crisis económica bajo determinadas premisas, entre ellas, la del mantenimiento del bienestar social.

En el transcurso del debate de Política General celebrado hoy en la Casa de Juntas de Gernika, el portavoz del PSE-EE en Juntas Generales de Bizkaia, José Antonio Pastor, inició su discurso recordando los últimos atentados de ETA y, en concreto, el que le costó la vida al brigada Luis Conde, en Santoña.

Pastor denunció la violencia de ETA y su "totalitarismo" y aseguró que la "máxima prioridad del país" es "acabar con ETA". Además, señaló que hay que "abandonar cualquier comprensión" con los que "amparan la violencia". Por otro lado, destacó la oposición "responsable" desarrollada por su partido en el primer año de legislatura, tratando de "buscar consenso" y afirmó que ahora en época de crisis, "Bizkaia necesita más que nunca del acuerdo y del compromiso de todos".

Además, agradeció a Bilbao su alusión a los "problemas reales" y no a las "ensoñaciones" o propuestas "partidarias" en referencia a la consulta del lehendakari y de su Gobierno, que "ha perdido el Norte".

No obstante, se refirió a "preocupaciones" que, en el discurso de Bilbao, se deberían haber afrontado como la "estafa", en referencia al Museo Guggengeim, la política de viviendas de la Diputación o la política de BBK que, a su juicio, da la impresión de que se "desliza por la peligrosa senda de desaparición de la Obra Social o, como mínimo, de la privatización de la misma".

Pastor afirmó que el PSE está dispuesto "al acuerdo", pero no a dar "un cheque en blanco" en temas de los que no hayan sido "partícipes" porque "no pueden pretender que únicamente pongan el sello" a propuestas ya cerradas, y que suponen un trágala".

En esta coyuntura, con la crisis "llegando a Bizkaia" es necesario, a su juicio, acometer medidas como la puesta en marcha del diálogo social, políticas activas para "retener" a la juventud, así como garantizar el bienestar social y una política "más ambiciosa" en materia de inversión pública. Pastor señaló que no sería "comprensible un giro antisocial" justificado por "una menor recaudación fiscal.

En su discurso, también se refirió a la fusión de las cajas, y reconoció que en este tema ha habido decisiones políticas "cortoplacistas", pero para "arruinar un acuerdo a tres e ir corriendo a un acuerdo a dos".

Por último, se refirió al Concierto económico, señalando que los socialistas siempre lo han defendido y afirmó, en relación a su blindaje que, cuando llegue la iniciativa legislativa, la acordada en el Parlamento vasco, "no le quepa usted duda de que recibirá el apoyo de los socialistas en el Congreso de los Diputados".

No obstante, indicó que hay más fórmulas para blindar el Concierto como la permitir al Parlamento vasco la aprobación de las normas fiscales para que tengan rango de ley o bien, hacerlo a través de la la modificación de la Ley de Territorios Históricos.

PP

El portavoz del PP en Juntas Generales de Bizkaia, Carlos Olazabal, coincidió con Pastor en iniciar su intervención trasladando un "abrazo" a la familia del brigada Luis Conde.

El representante popular, que consideró un "signo positivo", que el diputado se refiriera a la consulta durante su alocución, adelantó a José Luis Bilbao que la Diputación foral de Bizkaia tiene "todo el apoyo del PP" siempre que mantenga las políticas de bienestar social y del tejido industrial. No obstante, le acusó de hacer un análisis "simple" de la situación económica y de plantear medidas que son "reiterativas".

Tras reprochar al equipo foral no haber pactado el plan de reactivación económica, afirmó que no se pueden "pedir esfuerzos" mientras el Gobierno vasco está "desaparecido" y no se esté hablando "del compromiso del Ejecutivo con Bizkaia". "Es absurdo que nosotros nos estemos endeudando, pidiendo peajes a la gente, subiendo la presión fiscal y el Gobierno vasco tenga superavit y déficit cero", manifestó.

Olazabal -que rechazó las críticas del diputado a su actitud sobre el Concierto- se mostró convencido de que la crisis llegará a Bizkaia "con mucha más fuerza de la que creemos aquí", y, en concreto, indicó que será en este trimestre, por lo que pidió que "no se caiga en la autocomplacencia". Tras animar a que se actúe "por esta casa", en referencia a la Diputación, manifestó que hay que "adelgazar como institución", priorizar y "quitar gastos" y, por lo tanto, "ahorrar para transferir renta a las familias que son las que van a sufrir".

"MIRAR Y CALLAR"

La representante del PNV Aizbea Atela denunció en su intervención la persistencia de la violencia y la actitud de la izquierda abertzale que "mira para otro lado y calla".

Por otra parte, defendió que, en estos momentos de "incertidumbre y crisis", Euskadi pueda contar con "más cotas de autogobierno". En este sentido, denunció el "incumplimiento" del Estatuto de Gernika y la "deslealtad" y "falta de voluntad" de transferir estas competencias. No obstante, indicó que, ni siquiera esas materias "son suficientes para las aspiraciones nacionales de este pueblo".

Atela reclamó al PP y al PSOE que "sin más demoras absurda" apoyen el blindaje del Concierto económico y pidió a Zapatero que "asuma su reconocimiento pleno y acabe con la actual situación de incertidumbre".

Señaló que su partido está a favor del diálogo pero calificó de "necesaria" la "lealtad política" y aseguró que, con su propuesta de consulta, han querido "abrir puertas de entendimiento".

"¿Por qué el PNV ha visto necesario preguntar a los ciudadanos en torno a la solución dialogada de la violencia y a un acuerdo político entre partidos? Pues porque el conflicto vasco sigue sin zanjarse y el autogobierno está bloqueado", añadió.

Por último, destacó el "compromiso político" del PNV para abordar la crisis y expresó la voluntad de llegar a acuerdos en materia de presupuestos, "pero no de cualquier manera". "Tendemos pues la mano, esperando de los grupos una actitud dispuesta al diálogo para conseguir los mejores presupuestos para Bizkaia", añadió.

Por su parte, el apoderado de EA Joseba Gezuraga reclamó la "marcha inmediata" de medidas y afirmó que se hace "más necesario que nunca garantizar los servicios sociales", por lo que adelantó que se opondrán a "cualquier restricción de gasto social" y exigirán que se aumente. Gezuraga indicó que, "bajo estas premisas", se podrán "alcanzar acuerdos".

Por su parte, ante la crisis económica, el portavoz de EB en Juntas Generales de Bizkaia, José Ferrera, trasladó la voluntad de su grupo de "colaborar y apoyar todas las iniciativas y propuestas que garanticen una fiscalidad justa y no reduzcan el gasto en política social". Tras defender la iniciativa de la consulta, anunció que pedirá en las Juntas un Proyecto de Ley de Participación ciudadana.

El juntero de Aralar, Josu Murgia, abogó un cambio en el actual modelo económico "neoliberal" para hacer frente a la crisis económica y por aumentar el gasto social. Además, defendió la "soberanía económica" de Euskadi para que se puedan decidir las políticas económicas y reclamó al equipo de gobierno que no cuenten con ellos "para poner parches".

La representante de la ilegalizada ANV, Begoña Agirre, denunció la Ley de Partidos y, afirmó que, "sin los ciudadanos que son dueños de derechos civiles y políticos, no hay política que solucione el conflicto". Por otra parte, acusó al PNV y PSE de plantear propuestas para hacer frente a la crisis económica, en las que "se deja de lado a los trabajadores".