Publicado 30/08/2022 12:26

Urkullu advierte de que Euskadi debe "volver a superar otra tormenta" pero cuenta con "bases sólidas" para afrontarla

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, preside el primer Consejo de  Gobireno del curso político en el  Palacio Miramar de San Sebastian
El Lehendakari, Iñigo Urkullu, preside el primer Consejo de Gobireno del curso político en el Palacio Miramar de San Sebastian - UNANUE-EUROPA PRESS

Censura al Gobierno que ponga en duda la adecuación constitucional del Estatuto al querer analizar la adaptación jurídica de algunas materias

SAN SEBASTIÁN, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha advertido de que se avecinan "un otoño e invierno muy complicados" debido a la crisis de Ucrania, y tras admitir que Euskadi debe "volver a superar otra tormenta", se ha mostrado convencido de que cuenta con "bases sólidas" para afrontarla. Además, ha reprochado al Gobierno de Pedro Sánchez la "falta de avances" en los traspasos pendientes y le ha censurado que "ponga en duda la adecuación constitucional del Estatuto" al pretender analizar la "adaptación jurídica" de algunas materias.

En su comparecencia tras la primera reunión del Consejo de Gobierno en el donostiarra Palacio de Miramar, Urkullu ha recordado que en septiembre se cumplen dos años del inicio de la legislatura, que se halla en su 'ecuador', y Euskadi comienza el nuevo curso político "con un alto nivel de incertidumbre e inquietud social". Según ha recordado, los dos primeros años han estado "marcados por la pandemia", con "consecuencias dramáticas desde el punto de vista humano, económico y social".

Para Iñigo Urkullu, hoy, la situación de la covid-19 es "mejor" ya que la tasa de incidencia o los ingresos en UCI "se han reducido a una cuarta parte de lo registrado el pasado año", y la Atención primaria y los hospitales "han mantenido su servicio". "Este ha sido el primer verano que hemos podido descansar y disfrutar de vacaciones sin restricciones. Las fiestas y el turismo se han recuperado. La sociedad vasca lo merecía", ha manifestado.

No obstante, ha advertido de que, "si la primera parte de la legislatura ha estado marcada por la crisis covid, sin solución de continuidad, la segunda va a estar marcada por la crisis de Ucrania".
"Nos esperan un otoño y un invierno muy complicados. Esta es la realidad", ha lamentado.

En este punto ha citado el comportamiento de la inflación, que se mantiene en el 10%, "con subidas de precios en alimentos y energía, especialmente carburantes, electricidad y gas", así como los tipos de interés, que "se han elevado". "Las cadenas de suministro de materiales básicos también se han visto afectadas", ha añadido.

Urkullu ha indicado que, ante la eventualidad de un corte de gas por parte de Rusia, "ha sido preciso poner en marcha medidas de contingencia en toda Europa" y Euskadi ha elaborado su "propio plan".

No obstante, ha afirmado que Euskadi afronta los "nuevos retos" sobre "bases sólidas", con unos datos relativos al empleo que indican que la tasa de paro en el segundo trimestre descendió hasta el 8,5%, "la menor desde 2009", y la población ocupada se sitúa en 963.100 personas, "23.400 más que hace un año".

Además, ha señalado que la economía vasca "crece", con un aumento del 4,3% en el segundo trimestre, "encadenando siete meses de crecimiento a pesar de la guerra de Ucrania". Por ello, pese a los síntomas de desaceleración a los que el Ejecutivo que lidera estará "atento", el Gobierno Vasco mantiene una previsión de crecimiento "por encima del 4%". Por otra parte, ha destacado que la industria, los servicios y la construcción "están teniendo un comportamiento positivo".

El Lehendakari se ha referido al alza de las exportaciones, con crecimiento del 50% en productos energéticos y del 45% en los no energéticos.

Para Iñigo Urkullu, "este es el escenario de este nuevo tiempo". "Tenemos que volver a superar una tormenta. Disponemos de bases sólidas. Hemos hecho los deberes y hemos respondido desde la acción", ha dicho.

Además, ha citado tres "prioridades" que se pueden "convertir en tres oportunidades". En el caso de la crisis energética, "acelerada por la invasión de Ucrania, y que está afectando a empresas y familias", las instituciones vascas han "adoptado medidas para afrontar este escenario desde el primer momento".

Urkullu se ha referido a los 200 millones extraordinarios para materializar un Fondo de rescate social, un Fondo complementario de rescate económico y Medidas de liquidez para las pequeñas empresas aprobado en abril, y medidas de alivio fiscal valoradas en 250 millones de euros que acordaron en julio Gobierno y Diputaciones.

También ha aludido al Plan de contingencia energética que ha recabado las aportaciones solicitadas y que "atiende las directrices europeas y estatales, contemplando medidas de inversión, fiscalidad, nueva normativa, ayudas directas y cambio de hábitos" e incluye como prioridades, la eficiencia energética, energías renovables y movilidad sostenible, "desarrolla el modelo vasco de Desarrollo Humano Sostenible y se alinea con el compromiso de cumplimiento de los Objetivos de la Agenda 2030".

PRESUPUESTOS

Por otra parte, ha valorado que, "a pesar de que se mantiene el escenario de incertidumbre sobre el futuro, que obliga a seguir de cerca la evolución de la economía", la situación actual y las previsiones de recaudación "son positivas".

"Esta realidad nos indica que, incluso con las tensiones de gestión de gastos e ingresos previstos, estamos trabajando para disponer de unos Presupuestos capaces de hacer frente a los retos planteados", ha dicho.

En este sentido, ha afirmado que todos los grupos parlamentarios tienen "una gran oportunidad para el acuerdo para responder a tres prioridades". "Reforzar los servicios esenciales, especialmente salud, educación y protección social; impulsar el empleo y la reactivación económica a través de la inversión pública en infraestructuras económicas, sociales, medioambientales y energéticas, utilizando la palanca del Plan Berpiztu y el Programa Euskadi Next; y aumentar la inversión en Investigación y desarrollo tecnológico, en línea con el compromiso asumido en el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030", ha enumerado.

AUTOGOBIERNO

El Lehendakari no ha ocultado su "preocupación" respecto al autogobierno, en primer lugar "por los procesos que se han abierto y están pendientes de resolución ante el Tribunal Constitucional".

Según ha añadido, son procesos interpuestos por el Estado o por partidos políticos en el Congreso o en el Senado, "incluyendo también cuestiones de inconstitucionalidad planteadas por los propios tribunales de justicia ordinarios". "En este momento tenemos ocho procesos abiertos y cuatro cuestiones competenciales en negociación en la Comisión Bilateral de Cooperación", ha advertido.

Urkullu ha criticado que, sobre el "cumplimiento íntegro" del Estatuto, "no hay avances significativos" y se mantienen "sobre la mesa" seis materias correspondientes al cronograma remitido por el Estado en octubre de 2020. "Ferrocarril de cercanías; Meteorología; Fondo de protección de la cinematografía; Gestión del litoral; Migración; y Salvamento marítimo", ha citado.

Según ha precisado, "solo en la primera materia se ha abierto una interlocución bidireccional para poder avanzar en un acuerdo" y en las otras cinco, pese a remitirse "propuestas de acuerdo", el Estado "no ha convocado ningún grupo de trabajo bilateral". "Además, en algunos casos, el Estado ha trasladado la intención de realizar un 'análisis previo de viabilidad y adecuación al marco jurídico vigente'", ha agregado.

Para el Lehendakari, esta actitud "parece poner en duda la adecuación constitucional del Estatuto de Gernika, cuando cada propuesta realizada tiene su fundamento en una competencia que Euskadi tiene en función del Estatuto".

"Estamos requiriendo que se produzcan las reuniones bilaterales de los equipos negociadores para avanzar en todas las transferencias pendientes asumidas por el Gobierno Español en enero de 2020", ha dicho.

Urkullu ha advertido que su Gabinete va a "seguir trabajando en el objetivo de lograr el autogobierno reconocido, una prioridad del Gobierno y de la sociedad vasca". "Sigo pensando que, si hay voluntad, el acuerdo es posible en esta legislatura", ha concluido.

Contador