Urkullu advierte de que "quien busca réditos" con la paz "quizás está poniendo un precio que la hará inconquistable"

Actualizado 01/04/2011 14:06:49 CET
EUROPA PRESS

Cree que la legalización de la IA "no comporta riesgo alguno" y pide dejar de hacer "trampas" usando los principios "como un chicle"

BILBAO, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha reclamado que se saque a la paz del "cálculo político" porque "quien busca réditos quizás está poniendo un precio a la paz que la hará inconquistable". Asimismo, ha pedido que no se trate de "vincular y condicionar, por interés, la legalización de la izquierda abertzale a la desaparición de ETA" y ha advertido de que "nos llevamos haciendo trampas demasiado tiempo entre quienes nos proclamamos demócratas", intentando "compaginar las posturas éticas con intereses electorales a muy corto plazo".

En su intervención en el Forum Europa-Tribuna Euskadi, ha insistido en que Euskadi "necesita, después de años de violencia, transitar a un nuevo camino" y ha lamentado "la enésima polémica" suscitada en relación a los contactos mantenidos entre el Gobierno central y ETA en "el pasado alto el fuego, frustrado por la organización terrorista".

"Fueron, además de los previos y de los del entre tanto, contactos celebrados tras las conversaciones de Loiola y el atentado de la T-4 en Barajas. Contactos que el PNV conoció pese a su carácter secreto. Contactos que ni denunciamos ni recriminamos. Y ello a pesar de que, en sentido inverso, el PNV siempre ha recibido los reproches y las críticas más injustas cada que se ha movido y ha arriesgado, incluso en solitario, en la búsqueda de la paz", ha asegurado.

En esta línea, ha afirmado que su partido "jamás" pondrá "palos en la rueda" a quien "honestamente trabaje para conquistar la paz" y ha propuesto que se saque esta cuestión "de una vez y para siempre del cálculo político" porque "quien busca réditos quizás está poniendo u precio a la paz que la hará inconquistable".

Asimismo, ha considerado que la legalización de la izquierda abertzale "no comporta riesgo alguno para el Estado", sino que "sólo puede traer beneficios". Urkullu ha reiterado que la IA ha dado "los pasos que la mayoría le habíamos exigidos", aunque "no sé si con la boca grande o con la boca pequeña", y se ha mostrado convencido de que "si nos son capaces de mantener su apuesta, los grandes perjudicados van a ser ellos mismos".

El dirigente del PNV ha pedido que no se trate de "vincular y condicionar, por interés la legalización de la izquierda abertzale a la desaparición de ETA" y ha advertido de que "nos llevamos haciendo trampas demasiado tiempo entre quienes nos proclamamos demócratas", intentando "compaginar las posturas éticas con intereses electorales a muy corto plazo".

"Así la solución va a tardar mucho más en llegar. No nos hagamos trampas utilizando el listón de los principios como si fuera una barra regulable. Los principios no son un chicle", ha resaltado Urkullu, en cuya opinión "si ponemos los principios por encima de los juegos tácticos, el camino hacia el final de la violencia, por su no legitimidad y por su rechazo social, estará más transitado".

De este modo, ha instado a tener "la misma altura de miras" que se logró en la transición, cuando fue legalizado el Partido Comunista por "una decisión política", y del Pacto de Ajuria-Enea con el fin de "encauzar una nueva transición en Euskadi".

El dirigente jeltzale, que se ha mostrado convencido de que la izquierda abertzale "estará" en las elecciones "en el formato que haya decidido", ha indicado que "el abertzalismo tiene una fotografía un tanto dispersa" en el momento actual que se "va a aclarar".

A su entender, la "oferta" actual de formaciones abertzale, con el PNV, izquierda abertzale, Aralar, EA, Hamaikabat y Alernatiba, es "excesiva" y "tendrá su recomposición el día 22 de mayo". "Ojalá que tenga un recorrido corto en el espacio temporal y así como en mal llamado constitucionalismo existen dos formaciones políticas fundamentalmente, PSOE y PP, además de UPyD, en el ámbito del abertzalismo vasco puede haber también una concentración, un achique de espacios", ha reflexionado.

Preguntado si el PNV aceptaría los votos de la IA para gobernar las instituciones tras las elecciones de mayo, ha recordado que, "si tienen representación institucional es porque son legales y los ciudadanos les han votado" y, por tanto, ha cuestionado "por qué hay que, a priori, condicionar las posibles alianzas". En cualquier caso, ha indicado que no se sitúa todavía en "el debate de lo que puedan ser conciliación de proyectos y de programas" una vez realizadas las elecciones de mayo.

"NINGÚN PACTO"

Asimismo, ha replicado al alcalde de San Sabastián, Odón Elorza, que esta semana instó al PNV a aclarar si pactará con el PP en esta ciudad, que es él, que "tiene un pacto con Aralar y EB" y "provoca que el PP y el PNV estemos en la oposición", quien tiene que explicar "cuál es su pretensión de futuro" y si "comparte las tesis del PSE de extender el pacto PP-PSE" a otras las instituciones.

"El PNV no tiene ningún pacto", ha asegurado Iñigo Urkullu, que ha añadido que "el futuro está por escribir" y ha abogado por "la normalidad en la relación con todas las formaciones políticas" y "trabajar el presente". "En este presente con el PP todavía hay mucho camino que recorrer", ha indicado el dirigente del PNV, para el que "el PP quizá esté también haciendo sus cábalas sobre lo que pueden ser resultados hipotéticos" de las elecciones generales o "la responsabilidad que le pueda caber en cuanto al mantenimiento del pacto con el PSE" en Euskadi.

En relación a este acuerdo, ha afirmado que duda "mucho" que "se rompa", como se ha visto en relación a Sortu ya que "el lehendakari López ha cedido ante las presiones del PP", con el que tiene "una dependencia absoluta".

INTERESA "LO JUSTO"

Preguntado por la continuidad de José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que le interesa "lo justo" si "Rodríguez Zapatero sigue o deja de seguir o si Rayoy o si Rodríguez Zapatero son capaces o no son capaces".

De este modo, ha afirmado que lo que le preocupa es que Rodríguez Zapatero "gestionó muy mal" el reconocimiento de la existencia de la crisis, "ha tenido que ir a remolque de los imperativos" de instancias internacionales" y ha propuesto medidas que "nacían de una situación de debilidad extrema".

Del mismo modo, ha censurado que, ante esta situación, el PP ha tenido "una actitud pasiva" de "esperar a que caiga Rodríguez Zapatero, que no es "la mejor" porque es necesario "arrimar el hombro si se dan las condiciones".