Urkullu llama "la atención" a Rajoy por su "dejación" ante las necesidades de los vascos

Actualizado 03/02/2017 10:50:15 CET
EUROPA PRESS

El lehendakari no acudió a la Conferencia de Presidentes por "dignidad" institucional ante la falta de "respuesta" del presidente a sus propuestas

VITORIA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que no acudió a la Conferencia de Presidentes autonómicos del pasado 17 de enero como "llamada de atención" al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, ante su "dejación" respecto a las necesidades de los ciudadanos de Euskadi y su "incumplimiento" del Estatuto de Autonomía de Gernika.

Urkullu ha lanzado este mensaje al Ejecutivo español en el pleno de control que celebra este viernes el Parlamento vasco, en respuesta a una pregunta del PP sobre su decisión de no asistir a la cumbre autonómica que, presidida por Rajoy, se celebró el pasado 17 de enero en Madrid.

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha reprochado al lehendakari que no quiera participar "en nada que tenga que ver con España". Según ha dicho, Urkullu debería haber estado presente en la cumbre autonómica porque "tiene algo que aprender" de otras comunidades. Además, pese a denunciar su "dejación" de responsabilidades, ha considerado que el presidente del Gobierno vasco "ha iniciado el camino de la rectificación".

El lehendakari, que junto al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, fue el único dirigente autonómico que no asistió a la cita, ha asegurado que adoptó aquella decisión "por respeto" hacia sus responsabilidades institucionales y por una cuestión de "dignidad" ante el "incumplimiento" del Estatuto de Autonomía de Gernika por parte del Ejecutivo central.

Urkullu ha explicado que aquella decisión fue "una llamada de atención necesaria" a Rajoy ante su falta de "respuesta" a las propuestas que le planteó en la pasada legislatura en las cinco reuniones oficiales que mantuvieron.

SIN "RESPUESTA"

El lehendakari ha denunciado la "dejación" del presidente del Gobierno español ante los planteamientos que le planteó en aquellas reuniones sobre cuestiones relacionadas con las competencias pendientes de transferir a Euskadi, la "actualización" del sistema de autogobierno de Euskadi, la liquidación del Cupo --la suma que el País Vasco para al Estado por las competencias no transferidas--, las medidas necesarias para combatir la crisis económica y las "políticas del Estado" para lograr un "final ordenado" de ETA.

"No ha dado respuesta a los asuntos de Estado que, como máximo responsable de los intereses de todos los vascos, y no sólo de los del PP, le he planteado hasta en cinco reuniones", ha denunciado.

Por ese motivo, ha insistido en que su decisión de no participar en aquella reunión sirvió "como recordatorio de la singularidad del autogobierno vasco y como llamada de atención sobre las relaciones de carácter bilateral" que, de acuerdo al ordenamiento jurídico vigente, han de mantener los gobiernos central y vasco.

DECISIÓN "MEDITADA"

Su decisión, según ha añadido, fue "meditada" y comunicada a Mariano Rajoy en una carta que, tal como ya dio a conocer el Ejecutivo autonómico, fue remitida al presidente del Ejecutivo el pasado 16 de diciembre. Urkullu ha lamentado que casi dos meses después de enviar aquella misiva, sigue sin obtener respuesta "hasta hoy".

El lehendakari ha explicado que en la cumbre del 17 de enero se abordaban cuestiones sobre financiación autonómica que, tal y como ha recordado, no afectan a Euskadi, por ser una cuestión que, dado el régimen especial de la comunidad autónioma, "corresponde" abordar de forma bilateral entre los ejecutivos central y vasco.

Además, ha destacado que el resto de asuntos del orden del día, relativos a materias como la educación, el empleo o los servicios sociales, ya son objeto de debate en los foros sectoriales a los que Euskadi sí acude de forma regular, algo que, según ha dicho, "va a seguir haciendo" en defensa de "los intereses de los vascos".

En todo caso, se ha mostrado dispuesto a "mirar hacia el futuro en positivo", por lo que ha propuesto "reactivar la relación bilateral y el diálogo" con el Gobierno central.

Iñigo Urkullu ha recordado que esta propuesta también figuraba en el escrito remitido a Rajoy el 16 de diciembre, y ha lamentado, una vez más, la falta de respuesta a dicha carta.