Publicado 06/10/2022 19:50

Viviendas Municipales de Bilbao abre el acceso a inscritos en Etxebide con ingresos entre 15.000 y 39.000 euros

Se reduce a dos años la antigüedad en el empadronamiento en Bilbao exigible a las personas demandantes de una vivienda municipal

BILBAO, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Dirección de Viviendas Municipales de Bilbao ha dado luz verde al nuevo Reglamento para la adjudicación de vivienda pública que servirá de guía para la actuación de la entidad, y que incorpora mecanismos para dar opciones al acceso a una vivienda pública a las personas inscritas en Etxebide con ingresos entre 15.000 y 39.000 euros, así como un nuevo cupo de derecho subjetivo a la vivienda para personas sin recursos.

Según ha informado el Ayuntamiento de Bilbao, el documento se ha gestado tras un proceso abierto en el que trabajadores de la entidad, los grupos políticos integrados en el Consejo de Dirección de Viviendas Municipales, así como de organizaciones interesadas en esta cuestión o de la ciudadanía han planteado en los últimos meses sus sugerencias a través de la web de Viviendas Municipales.

El presidente de Viviendas Municipales y concejal del Área de Vivienda del Ayuntamiento de Bilbao, Jon Bilbao, ha destacado que "este nuevo reglamento busca incorporar criterios para reforzar la atención a todos los colectivos, sin excepción, que tienen derecho al acceso a una vivienda pública, garantizando, al mismo tiempo, priorizar a aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad".

Entre las principales novedades que presenta el nuevo Reglamento destaca la adaptación a la nueva exigencia legal sobre el derecho subjetivo a la vivienda, que implica la creación de un cupo de viviendas que se adjudicarán a aquellas personas que tengan acreditado su derecho subjetivo por carecer de recursos suficientes para acceder a una vivienda, y cuenten con cuatro años de antigüedad en el registro de Etxebide.

Otra de las novedades importantes del nuevo texto es la incorporación de un cupo de vivienda asequible destinado al colectivo de personas inscritas en Etxebide que tienen unos ingresos entre 15.000 y 39.000 euros anuales. Se trata de un grupo que, a pesar de cumplir los requisitos para acceder a una vivienda pública, tiene dificultades para poder disponer de un bien escaso, como es una vivienda pública.

La virtud del nuevo Reglamento es que esta nueva vía de entrada a una vivienda pública para este colectivo no impide mantener los criterios de prioridad para las personas con mayores necesidades, las más vulnerables, que tienen garantizado el acceso mediante la reforma del mecanismo de adjudicación por carencia sobrevenida y los nuevos supuestos que ha incorporado la modificación del servicio municipal de atención frente a desahucios.

En este último caso se encuentran, por ejemplo, las familias numerosas, de conformidad con la legislación vigente, una unidad familiar monoparental con hijos a cargo, una unidad familiar de la que forme parte un menor de edad, una unidad familiar en la que alguno de sus miembros tenga declarada discapacidad superior al 33 por ciento o las personas víctimas de violencia de género.

DIVERSIFICACIÓN EN LA ADJUDICACIÓN

En la práctica, la adjudicación de vivienda pública irá destinada en una tercera parte a personas en situación exclusión residencial, dentro de los supuestos que establece actualmente el Servicio Municipal de Atención frente a Desahucios y el mecanismo revisado de adjudicación por carencia sobrevenida, otra tercera parte a colectivos que reúnen condiciones específicas que les hacen acreedores al acceso a un piso social a través de los diferentes cupos (violencia de género, menores de 35 años, mayores de 65, discapacidad entre otros), y la otra tercera parte al cupo de vivienda asequible para las personas que cumplan los requisitos de Etxebide y tengan ingresos entre 15.000 y 39.000 euros.

Además, las personas en situación de vulnerabilidad también contarán con la opción de acceder a una vivienda pública a través de los acuerdos de Viviendas Municipales con organizaciones del tercer sector, que todos los años cuentan con pisos municipales para la atención de necesidades habitacionales especiales.

La oferta de vivienda social se completa con los alojamientos dotacionales con carácter rotacional (cinco años de duración del alquiler), destinados especialmente para jóvenes que inician su proceso de emancipación.

Se trata, por tanto, según ha manifestado Jon Bilbao, "de apostar por la diversificación en la adjudicación de la vivienda pública para garantizar que quien más lo necesita pueda disponer de un recurso habitacional digno, atendiendo a cada caso particular y sin excluir a nadie".

CANALES ELECTRÓNICOS PARA LA ATENCIÓN

Otro aspecto destacado del nuevo Reglamento es la adaptación a la ley de procedimiento administrativo, que implica la incorporación de canales telemáticos y electrónicos en la relación con el público y con otros organismos.

De esta forma, se apuesta por la modernización en la relación con la ciudadanía, sumando los canales telemáticos a los actuales canales telefónicos y presenciales en la relación con el público. En esta línea se enmarca la sede electrónica de Viviendas Municipales de Bilbao que está operativa desde febrero de este año.

Por primera vez el Reglamento incorpora mecanismos para la participación, estableciendo canales de comunicación directa con usuarios del servicio público municipal de vivienda, que persiguen el aseguramiento de la calidad del mismo.

El nuevo Reglamento también ha modificado el criterio de antigüedad en el empadronamiento en Bilbao exigible a las personas demandantes de una vivienda municipal. En este sentido, con la entrada en vigor de los nuevos criterios se contemplará una rebaja de un año a la antigüedad que se ha exigido hasta ahora, y pasa de 3 a 2 años.

Más información