Actualizado 06/06/2009 20:17 CET

El Museo de Cáceres escoge como pieza del mes una bicicleta de afilador de la segunda mitad del siglo XX

CÁCERES, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Cáceres ha escogido como pieza del mes de la sección 'Etnografía' una bicicleta de afilador de la segunda mitad del siglo XX, que perteneció al cacereño Antonio Torres Manga, quien continúa en el oficio después de más de 40 años.

El trabajo de afilador ha sido fundamental a lo largo de la historia para mantener en las "mejores condiciones" de uso navajas, chuchillos y tijeras, pero además todo tipo de aparejos domésticos, agrícolas o industriales.

Asimismo, se ocupaba del parcheado de enseres de loza y chapa o del arreglo de paraguas, y siendo especialmente importante para oficios como el de segador, esquilador, sastre, barbero o sangrador, según informa el boletín ECO y que recoge Europa Press.

El mecanismo de la bicicleta que se puede ver en el Museo de Cáceres consiste en que, mediante un simple cambio manual, la cadena de ésta conecta los pedales a la rueda afiladora o al piñón de la rueda trasera.

El apogeo de la "sacrificada" ocupación de afilador tuvo lugar durante los siglos XVIII y XIX, y "prácticamente desapareció" en el siglo XX, aunque "aún queden algunos profesionales que siguen ofreciendo sus servicios como reliquias de un mundo que se fue definitivamente".

Los afiladores se desplazaban con su "taller" a cuestas siempre en contacto directo con una clientela que podía extenderse por decenas, cientos o miles de kilómetros.

Cultura Extremadura ofrecido por
Cultura Extremadura

Lo más leído

  1. 1

    El Congreso aprueba la propuesta de Podemos para eliminar mensajes de odio en redes sociales

  2. 2

    Moreno se inclina por el cierre perimetral de Andalucía antes del puente y cambiará el horario del toque de queda

  3. 3

    Entra en vigor el estado de alarma tras su publicación en el BOE

  4. 4

    ¿En que consiste el nuevo estado de alarma? Estas son las principales medidas

  5. 5

    Captan la atmósfera de un mundo a 260 años luz que 'no debería existir'